Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 17 de septiembre, 2018

José Antonio Viera-Gallo: La ultraderecha y el deterioro de la democracia     

Abogado y político. José Antonio Viera-Gallo

Hay grandes desafíos sin resolver en la sociedad. Frente a la incapacidad de las corrientes democráticas, resurge la tentación autoritaria.

José Antonio Viera-Gallo Abogado y político.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La sociedad vive en un constante equilibrio dinámico desde la revolución industrial y la expansión del capitalismo. No hay nada estable. Ni los mercados, ni los comportamientos de los grupos y clases sociales, ni los valores. La política también es sacudida por impulsos imprevistos, que no responden a fríos análisis racionales. Con el incremento universal de las comunicaciones, la sensación de provisionalidad aumenta. Diversos especialistas han comenzado a advertir que la economía global podría estar ad portas de una crisis parecida a la del 2008. Gordon Brown, el líder laborista que debió enfrentarla, señala que hemos entrado en la “era de la vulnerabilidad”. 

 

Este clima de incertidumbre provoca sensación de riesgo, como lo ha estudiado Ulrich Beck. En ese contexto han resurgido con fuerza los movimientos extremistas de derecha en EE.UU., en Europa, en Rusia, Turquía, Filipinas, y comienzan a levantar la voz en nuestra región luego del término de las dictaduras militares. No nos referimos, por cierto, a la derecha republicana y democrática, sino a los movimientos nacionalistas, racistas y autoritarios, que exaltan el uso de la fuerza, critican los avances logrados después de la Segunda Guerra Mundial a nivel internacional, promueven el proteccionismo comercial y defienden posiciones integristas. Son contrarios a la globalización. Algunos apoyan a los sectores más extremos del Estado de Israel, pero son antisemitas convencidos. Ante el choque de civilizaciones, defienden a brazo partido la supremacía occidental, aunque sea a costa de sus mejores valores y tradiciones.

 

En América Latina su principal representante es Jair Bolsonaro, el candidato con mayor adhesión para la próxima elección brasilera.

 

Madeleine Albright, ex Secretaria de Estado de EE.UU., ha advertido en un libro reciente sobre la emergencia del fascismo a nivel global. Grupos autoritarios gobiernan hoy en Hungría, Polonia, Austria e Italia y ganan terreno electoral incluso en los países escandinavos. En España coinciden con franjas del separatismo catalán. En América Latina su principal representante es Jair Bolsonaro, el candidato con mayor adhesión para la próxima elección brasilera. El populismo es un río sin orillas donde confluyen también estos movimientos, como lo demuestra la alianza que gobierna hoy en Italia. La experiencia de Hungría –hoy sancionada por el Parlamento Europeo por sus políticas nacionalistas y autoritarias– muestra la tentación de partidos tradicionales de derecha de asumir banderas extremas para ganar elecciones, terminando por traicionar su propia naturaleza. Es la historia del Primer Ministro Viktor Orbán. The Economist, en su número aniversario 175, ha llamado a revitalizar el liberalismo frente a la ola populista autoritaria.

 

La propuesta es simple: frente a las amenazas, el riesgo y la intranquilidad, seguridad.

 

Para ganar adeptos dejan de lado a sus dirigentes más impresentables –generalmente con simpatías nazistas o fascistas– y elaboran un discurso demagógico para ganar el apoyo de los sectores afectados por la globalización. Critican a los poderosos, a las elites y las empresas multinacionales. La propuesta es simple: frente a las amenazas, el riesgo y la intranquilidad, seguridad. Se dice que Donald Trump interpeló a sus asesores con una pregunta inquietante: ¿cuándo vamos a ganar una guerra?, siguiendo su lema “America First”. Incluso votantes de izquierda acostumbrados a rechazar “el sistema”, se dejan seducir por sus planteamientos.

 

Lo inquietante es el peso de estos movimientos en partidos tradicionales de derecha, como el Partido Republicano en los EE.UU., a través de  organizaciones como el Tea Party (en la foto) y un uso inteligente de las redes sociales. O como el euroescepticismo del British National Party influyó en el Partido Conservador y llevó al Brexit. Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, sostiene que el populismo crece porque los partidos tradicionales de derecha coquetean con sus ideas. Entre nosotros no han faltado voces que vuelven a justificar el recurso a la fuerza.

 

No es casual el auge de la ultraderecha. Hay grandes desafíos sin resolver en la sociedad. Frente a la incapacidad de las corrientes democráticas, resurge la tentación autoritaria. El informe de Latinbarómetro del 2017 da cuenta del declive de la democracia y de un aumento en la insatisfacción frente a sus resultados. Chile no es una excepción. Tal vez ello explique el éxito de un libro  de dos profesores de Harvard con el sugerente título: How democracy dies (Como muere la democracia) en que se analiza cómo la falta de respeto de las normas democráticas ha sustituido a los golpes de estado, y se hace un llamado para que los partidos y movimientos políticos jueguen un papel más activo a favor de la gobernabilidad democrática.

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete