Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 24 mayo, 2021

José Antonio Viera-Gallo: La lechera, el voto esquivo y el empedrado

Abogado y político. José Antonio Viera-Gallo

Muchas de las reacciones ante el remezón sufrido en las últimas elecciones me han traído a la memoria esa antigua narración. Predomina el voluntarismo y el anhelo de encontrar un atajo para llegar a La Moneda.

José Antonio Viera-Gallo Abogado y político.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Esopo es el autor de la conocida fábula de la lechera que se dirigía al pueblo a vender una vasija de leche y en el camino empezó a soñar cómo multiplicaría el dinero, hasta que tropezó, el cántaro se rompió y la leche se derramó: sus sueños se desvanecieron. Se sentó y pensó: era tan fecunda mi imaginación, volveré a soñar…

Muchas de las reacciones ante el remezón sufrido en las últimas elecciones me han traído a la memoria esa antigua narración. Predomina el voluntarismo y el anhelo de encontrar un atajo para alcanzar el voto esquivo y llegar a La Moneda.

Es un ejercicio de simplificación, como ha escrito Carlos Peña.

La derecha sueña con reinventarse mediante una apertura hacia “lo social” y la clase media, incluso aceptado el pluralismo valórico. Lavín insiste en que no basta un gobierno de derecha sin indicar con quiénes piensa ampliar su base de sustentación. Desbordes abraza el modelo republicano-social criticando el esquema neoliberal: tampoco señala cómo concretar ese nuevo enfoque a partir de la realidad concreta del pueblo en los territorios. Sichel las emprende contra los líderes de los partidos tradicionales y convierte la independencia en un valor. Mientras Briones busca compatibilizar la matriz liberal con la nueva sociedad que emerge. Y, por fin, Kast busca apoderarse del mensaje de Díaz Ayuso y defiende los principios tradicionales que darían identidad a la derecha conservadora.

¿Cómo logrará ese abanico plural de propuestas sintonizar con un electorado tan variado como volátil? La primaria de Chile Vamos dará una primera respuesta: ¿Cuántos votarán y en favor de cuál candidato? Luego el triunfador tendrá que recomponer las piezas de un mosaico difícil de armar.

Al frente también cunden los sueños. Pero aquí la lechera va por un camino más escarpado y pedregoso, sorteando obstáculos. Las disputas han dejado heridas que no será fácil curar.

La Unidad Constituyente -aún sin candidata definida- busca recomponerse luego de jornadas de desencuentros y deslealtades. ¿No es acaso el conglomerado más serio que ha dado pruebas de poder gobernar? Pero en la imaginación de muchos de sus dirigentes esa experiencia ha sido desvalorizada: son los 30 años denostados en las redes. Entonces -imagina la lechera- será fácil despojarse de esa vestidura y proponer un camino nuevo. Apostaron a la unidad de la oposición y el portazo resonó estridente. Heraldo Muñoz propone superar el esquema actual de partidos y afirma que el PPD tiene sus días contados, da por fenecido el sostén de su candidatura.

El Frente Amplio y el Partido Comunista sueñan con constituir un polo de izquierda que agrupe a la mayoría ciudadana descontenta. Convocan al PS, pero siempre que se someta a sus reglas del juego, excluyendo a quienes califican de social demócratas neoliberales. Frente al bochorno sectario y autoritario, Giorgio Jackson afirma que no podrán gobernar solos y que tendrán que apoyarse en quienes participaron de la Concertación sin contaminarse con el neoliberalismo. Las fabulaciones de la lechera llegan a su máxima expresión: el gobierno ya está ganado, entonces se tenderá la mano a algunos de la “vieja guardia”. Jadue ha tomado la misma actitud triunfalista y soberbia.

El problema para ellos es que a su izquierda ha surgido otro actor, que también sueña con el poder construido desde las organizaciones territoriales gracias al empuje del movimiento de protesta del 2019. Es la Lista del Pueblo formada por el grupo Klan kiltro, constituido por profesionales que compartieron la experiencia de la protesta, con profundas heridas de la represión de la dictadura, desilusionados de los partidos políticos y que hoy, sorprendidos por su éxito electoral en la Convención Constitucional, diseñan una candidatura presidencial propia con la respectiva lista parlamentaria. También ellos -como la lechera- van soñando con un movimiento de protesta que en poco tiempo se transforma en mayoría electoral. Su diagnóstico se funda en que “Chile cambió”, señalando el ejemplo de la Región de Valparaíso. Sus propuestas hasta ahora son menos revolucionarias que sus discursos y actitudes contestatarias.

¿Podrá alguna de estas tres expresiones de un pensamiento que va desde el centro izquierda hasta el izquierdismo radical, excluyendo al anarquismo que no participa del “juego electoral”, alcanzar el número suficiente de votos para ganar en una eventual segunda vuelta? Las tres disputarán un mismo electorado, sin una primaria común previa. Aquí el mosaico es más complejo de armar.

No sabemos si alguno de estos sueños encantará al electorado. Veremos qué sucede con la segunda vuelta de gobernadores el 13 de junio, la misma fecha en que Chile debuta en la Copa América 2021, y las primarias presidenciales y parlamentarias de Chile Vamos y del Frente Amplio y el PC el 18 de julio.

Puede correr mucha agua bajo los puentes. A veces los acontecimientos políticos se aceleran vertiginosamente. Algunas cosas parecen claras desde ya: la próxima contienda presidencial se definirá en segunda vuelta y el futuro Parlamento estará más fragmentado, incluso el Senado que se renueva sólo parcialmente. Es probable que la abstención se mantenga. El futuro gobierno tendrá que hacer frente a los enormes desafíos que habrá dejado la pandemia y la crisis económica y social, y asumir los resultados de la Convención Constitucional.

Reconozcamos que en la nube de embrujos se oyen potentes voces de racionalidad entre no pocos convencionales. Prefiero no nombrarlos. Pertenecen a diferentes grupos. En ellos están puestas las esperanzas de tener una nueva Constitución que guíe el desarrollo futuro del país, sin exclusiones, y procurando ampliar las libertades y la igual dignidad de todos. No es tarea fácil. Pero tampoco imposible.

Los retos de la realidad parecen alejados de los sueños de la lechera. Esopo nos advierte del peligro de tropezar y que la leche se derrame; aunque termine indicando que se puede volver a soñar…. total la fábula siempre es más dulce que la realidad.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO