Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 22 de junio, 2020

José Antonio Viera-Gallo: Hoja de ruta

Abogado y político. José Antonio Viera-Gallo

Una cosa es cierta: el actual mandato del Presidente Piñera se dividió en dos tiempos, antes y después del 18 de octubre. Su gestión será evaluada básicamente por la forma en que enfrente la pandemia y logre dar el primer impulso a la recuperación del crecimiento y el empleo. Sus asesores pueden ahorrarse el trabajo de repensar un “relato” explicativo de su gestión o de perfilar un “legado”. La apuesta es clara y el desafío enorme.

José Antonio Viera-Gallo Abogado y político.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El equipo que asesora a un Presidente suele prepararle una hoja de ruta con el propósito de ordenar la acción gubernamental y planificar las intervenciones oficiales en forma coordinada y oportuna. En esos documentos se colocan los datos inamovibles y se busca anticipar los desafíos.

Intentemos esbozar una hoja de ruta, no para el Presidente, sino para los demás actores sociales y políticos y para los lectores.

El escenario de los próximos meses tiene un solo eje: la pandemia y la política sanitaria del gobierno. Hasta ahora esa política tuvo un brusco cambio: el país pasó de ser bien evaluado a ser uno de los epicentros de la peste. El nuevo ministro Paris tiene que recomponer las confianzas deterioradas y alcanzar resultados positivos a mediano plazo, en un ambiente adverso en que los ciudadanos comienzan a manifestar su descontento.

El campo económico no traerá buenas noticias. Se discute cuánto retrocederá la economía este año (entre un 5 y un 8%) y cómo será la recuperación del próximo año. El escenario internacional no es auspicioso. Sobre todo es volátil, como lo demuestra la fluctuación del dólar y de las bolsas.

Un punto favorable es el acuerdo Gobierno-oposición para usar los 12 mil millones de dólares de aquí al final del mandato de Sebastián Piñera en apoyo a las personas más vulnerables que han visto disminuir sus ingresos y a las pymes. El punto que provocará más discusión es la ayuda a las empresas estratégicas de mayor tamaño: ¿se seguirá el modelo alemán de participación accionaria del Estado?

Este acuerdo facilitará el despacho de la Ley de Presupuesto para el 2021.

La aplazada cuenta presidencial ante el Congreso, esta vez, no debiera traer un mayor respaldo al Gobierno, por el adverso contexto en que tendrá lugar. Por otra parte, las Fiestas Patrias tampoco serán un hito importante de esparcimiento y alegría con la llegada de la primavera: se han suspendido muchas manifestaciones y no se sabe si ocurrirá lo mismo con la Parada Militar.

El 25 de octubre tendrá lugar el plebiscito sobre el inicio de un proceso constituyente. Si no se altera la fecha por motivos sanitarios, la campaña será sobre todo virtual y por medios de comunicación. El Servel deberá organizar las mesas de sufragio de modo que se evite el contagio del virus. Lo más probable es que gane el “Apruebo” y la alternativa de una convención totalmente elegida. No es oportuno hablar ahora sobre la posibilidad de posponer el plebiscito. Se presta a malentendidos. Si hay causas sanitarias para hacerlo, ellas deben ser evidentes y se analizarán oportunamente.

A partir de noviembre los partidos políticos y organizaciones ciudadanas comenzarán a preparar la elección de alcaldes, concejales y por primera vez gobernadores regionales el 11 de abril del 2021, que coincidirá con la de miembros de la Convención Constitucional. No será sencillo establecer las alianzas electorales para los distintos cargos a elegir.

La elección de alcaldes y concejales tendrá una gran novedad: no podrán presentarse alrededor de 90 ediles que llevan tres períodos o más en sus cargos. Esta circunstancia coloca un signo de interrogación sobre sus resultados. En todo caso, esos comicios servirán de termómetro para las presidenciales del 21 de noviembre, junto con senadores, diputados y consejeros regionales, que tampoco podrán postular indefinidamente.

A partir de abril el actual Gobierno irá perdiendo protagonismo. Las miradas estarán puestas en el futuro y en la Convención Constitucional que comenzará sus debates para elaborar una nueva Constitución. Se quiera o no, habrá una interacción a distancia entre esa discusión y la campaña presidencial. Los candidatos tendrán que fijar posición sobre materias de fondo del texto constitucional, algunas más cercanas a la ciudadanía, otras más distantes. Será un enorme desafío para los nuevos liderazgos.

Si el Gobierno quisiera conservar la iniciativa política, más allá de la administración del Estado, tendría que poner en marcha medidas innovadoras cercanas a la vida de la gente, que vayan configurando el escenario post pandemia. Así podría incidir en los debates públicos y mantener la atención de la gente.

Esperando que el 2021 sea un año normal desde el punto de vista sanitario, la agenda estará copada por la Convención y por las campañas electorales. Habrá poco espacio para reformas importantes planteadas por el gobierno, como la previsional o de la salud. Si quisiera aprobarlas, tendría que trabajar desde ya en acuerdos sectoriales sobre temas en que haya consenso, dejando para el futuro Presidente los aspectos controvertidos.

Como en toda hoja de ruta, queda un amplio espacio para los imprevistos, que como hemos visto últimamente, pueden cambiar completamente el tablero. No sabemos si las manifestaciones de protesta ciudadana volverán, ni si tendrán una expresión política en las elecciones. Tampoco conocemos si habrá un rebrote de la epidemia u otros imponderables.

En el ámbito internacional, mucho depende del resultado de la elección en los EE. UU. Es probable que los gobiernos sigan concentrados en los mismos asuntos que ocupan al de Chile. Los encuentros multilaterales serán en su mayoría virtuales, como está ocurriendo ahora mismo con la ONU y sus agencias. Lo mismo sucederá con las relaciones bilaterales.

Una cosa es cierta: el actual mandato del Presidente Piñera se dividió en dos tiempos, antes y después del 18 de octubre. Su gestión será evaluada básicamente por la forma en que enfrente la pandemia y logre dar el primer impulso a la recuperación del crecimiento y el empleo. Sus asesores pueden ahorrarse el trabajo de repensar un “relato” explicativo de su gestión o de perfilar un “legado”. La apuesta es clara y el desafío enorme.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete