Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 21 de agosto, 2018

José Antonio Kast: Una reforma de verdad

Presidente Partido Republicano Jose Antonio Kast

Porque solo una reforma de verdad podrá impulsar nuestra economía, llegó la hora de exigirla con fuerza. Menos impuestos a las empresas, menos impuestos a las personas.

Jose Antonio Kast Presidente Partido Republicano
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Esta semana, de acuerdo a lo que ha trascendido, el Presidente Sebastián Piñera presentará su proyecto de modernización tributaria. Con él busca corregir en parte los errores de la desastrosa reforma de Michelle Bachelet y a la vez conseguir más recursos para suplir el déficit fiscal y financiar su programa de Gobierno. Más allá de estos cambios y propuestas, bajo el rótulo de modernización tributaria, lo más importante del proyecto es lo que no trae: la anhelada rebaja del impuesto corporativo.

 

Durante la campaña, de los siete candidatos presidenciales, sólo dos propusimos bajar los impuestos a las empresas, en el entendido que ayudarían a potenciar la reactivación del país y a fortalecer nuestra alicaída economía. Los chilenos, entonces, tenían una elección clara que hacer: o votaban por la izquierda, que prometía subir los impuestos; o votaban por la derecha, que prometía bajar los impuestos. Claro como el agua.

 

Sebastián Piñera ganó la elección y la ganó de manera contundente. Con un 55% de los votos, los chilenos elegimos al Presidente que, entre otras cosas, bajaría los impuestos y reactivaría la economía. Sin embargo, a los pocos meses, esa promesa fue quebrada y se decidió, de manera inexplicable, ceder ante la oposición obstruccionista y asestarle un golpe a nuestra reactivación económica.

 

No solo en el cierre de empresas se evidencia este mal momento económico, sino que las mismas encuestas grafican que el Presidente y su Gobierno han perdido apoyo, y que el optimismo que mostraban las percepciones económicas a comienzo de este año se han desplomado.

Hoy, vemos los resultados. Pese al cambio de clima evidente que mostró la economía en los primeros meses del 2018, sólo 15 días después de la cuenta pública, Maersk anunció el cierre de su planta en San Antonio. Un mes después lo hicieron Iansa en Linares, Cial en Temuco y Pastas Suazo en Curicó. Miles de trabajadores, y tras ellos miles de familias, con sus sueños arruinados y con la urgencia de tener que enfrentar un futuro inminente: la cesantía y la falta de recursos para llegar a fin de mes.

 

Pero no solo en el cierre de empresas se evidencia este mal momento económico, sino que las mismas encuestas grafican que el Presidente y su Gobierno han perdido apoyo, y que el optimismo que mostraban las percepciones económicas a comienzo de este año (en torno a un 70%) se han desplomado igual que el Ejecutivo, al marcar incluso menos de 45%. Un 65% de las personas cree que el país está estancado o retrocediendo, y sólo un 45% se siente optimista respecto del futuro de Chile. El índice de percepción económica, que se pegó un salto después de la elección, también está estancado y es inminente que comience a caer a futuro.

 

Peor aún, los datos de empleo tampoco evidencian un cambio positivo. Con el 7.2% de desempleo según la última cifra del INE, hemos llegado al punto más alto desde 2011 y la gente percibe el temor de quedarse sin su puesto de trabajo y no tiene expectativas de que vaya a poder encontrar algo en un mercado laboral tan incierto.

 

Todas estas noticias nos adelantan un futuro sombrío para el país y para el Gobierno. Los chilenos no eligieron a un Gobierno para “explicar” la economía, sino que para “resolver” los problemas y volver a poner al país en movimiento. Con todas las excusas y explicaciones, absolutamente válidas y responsables, y con el inminente rechazo de cualquier propuesta del Gobierno en el Congreso, la salida más fácil es no pelear por lo que se prometió y asegurarse un avance a medio camino.

 

El llamado a recuperar el liderazgo también tiene que ver con imprimirle carácter a la recuperación de la economía.

 

Lo que necesitamos es un Gobierno que de manera activa denuncie la mala gestión del anterior y que en los hechos, no solo en las palabras, demuestre su compromiso con la reactivación económica y el resurgimiento de nuestro país. Paradojalmente, los chilenos, que mayoritariamente votaron por un Gobierno que le prometió bajar los impuestos a las empresas y reactivar el país, son espectadores de uno que no baja los impuestos y que tiene cada vez menos convicción para hacer lo necesario, aun cuando sea difícil, para reactivar ese país.

 

Por eso es que el llamado a recuperar el liderazgo también tiene que ver con imprimirle carácter a la recuperación de la economía. No son las empresas las que tienen que mostrar empatía, es el Gobierno el que tiene que mostrar resolución.

 

Todas las luces de alerta están encendidas. Si el Gobierno no reacciona, los índices de aprobación seguirán cayendo y la economía se seguirá enredando. La hoja de ruta es clara y se encuentra en el programa de Gobierno y en las promesas que se hicieron en campaña y que la gente validó en las urnas.

 

Porque solo una reforma de verdad podrá impulsar nuestra economía, llegó la hora de exigirla con fuerza. Menos impuestos a las empresas, menos impuestos a las personas. Más beneficios para las PYMES, menos carga de impuesto para las familias. Menos operadores políticos, más eficiencia en el Estado. No se pide nada extraordinario, sino solo aquello que se prometió cumplir. Ni más, ni menos.

 

FOTO: HANS SCOTT / AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO