Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 28 de abril, 2020

José Antonio Kast: Plebiscito: Ni ayer ni mañana

Presidente Partido Republicano Jose Antonio Kast

Esperamos que en las semanas y meses que vienen la elite política reaccione y se dé cuenta del tremendo error que significa mantener la discusión constitucional abierta.

Jose Antonio Kast Presidente Partido Republicano

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse
Este domingo recién pasado, los chilenos teníamos marcado en la agenda la realización del plebiscito. Muchos recordaron este fallido acto para volver a reiterar su compromiso con la realización del mismo, fijado ahora para octubre, porque -según ellos- es el camino que el país debe seguir una vez superada la pandemia.

Pero la verdad es que la oposición al plebiscito nunca ha sido ni debe ser un tema simplemente sanitario o administrativo. Al contrario, es un tema de principios y convicciones profundas que debe guiar a los chilenos comprometidos con nuestro país y sus instituciones. Ni ayer ni mañana: no habrá nunca una fecha para cambiar la Constitución porque Chile no necesita otra Constitución.

Chile ha vivido los 40 años de progreso económico y social más excepcionales de su historia y eso se lo debe a la actual Constitución, que es la que ha permitido una estabilidad institucional y política que ha transformado el país y lo ha situado en un nivel de desarrollo nunca antes pensado. Una Constitución que jamás ha sido pétrea y que ha sido modificada, para bien y para mal, cientos de veces, y complementada con leyes y reglamentos que la enriquecen o la debilitan, en las más diversas materias.

Precisamente, es esa matriz constitucional la que hoy nos permite enfrentar con entereza una pandemia tan devastadora como el Coronavirus y asimismo hacernos cargo de sus consecuencias económicas y sociales desde una mejor posición. ¿Cómo así? Los estados de excepción, las atribuciones del Ministerio de Salud y la capacidad financiera del Gobierno son todas respuestas que están contempladas y se alinean con nuestro ideario constitucional. Al contrario de lo que algunos ingenuamente creen, el rol del Estado en este tipo de calamidades está contemplado y previsto por nuestra Carta Fundamental.

No necesitamos otra Constitución para enfrentar el Coronavirus, ni hubo que cambiarla para que Chile afrontara, de manera correcta como lo ha hecho hasta ahora, el tremendo impacto que ha generado el virus y la disrupción social y económica que ha significado para todos los chilenos.

Esperamos que en las semanas y meses que vienen la elite política reaccione y se dé cuenta del tremendo error que significa mantener la discusión constitucional abierta. Después de la emergencia sanitaria, vendrá una verdadera catástrofe económica y social, porque los efectos de la paralización mundial y nacional del Coronavirus no dejarán indemne a ningún chileno. Por lo pronto, si queremos que la recuperación de Chile sea rápida, debemos generar más incentivos y no más obstáculos a quienes decidan invertir en el país.

Pero más importante aún es tener claro algo mucho más importante: la Constitución actual es la que nos permitió derrotar al socialismo en Chile y la que aseguró el crecimiento institucional y económico de las últimas décadas. Sólo ese marco constitucional es el que nos garantizará una recuperación ágil y plena de nuestras capacidades, permitiendo que millones de chilenos puedan ver el futuro con más optimismo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: