Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 17 de diciembre, 2019

José Agustín Muñiz: #RompePaga: Mis tesis

Yo también tengo mis tesis. Las he venido masticando por dos meses y agradecería que alguien les pusiera música y coreografía para que dieran la vuelta al mundo. Gracias de antemano.

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse
  1. Hay tipos peligrosos. Los que no han cambiado de opinión, aquellos a quienes los hechos recientes sólo han servido para confirmar lo que ya creían o siempre supieron –si tienes poder, eres aprendiz de dictador; si no lo tienes, eres carne de cañón o tonto útil.
  2. Tampoco es sano que una crisis haga que cambies todas tus opiniones –si tienes poder, eres aprendiz de populista; si no lo tienes, eres un “idiota”.
  3. Hay tipos más peligrosos todavía. Los incapaces de reconocer que un oponente político pueda querer hacer algo bueno; ven todo en clave de maldad pura –están intoxicados por la ideología.
  4. Un axioma de la política es que antes de evaluar una decisión hay que ver cuál era la alternativa. El Presidente Piñera lleva 60 días tan, pero tan malos, que pocos valoran la única decisión rotundamente buena que ha tomado: llamar a la paz la noche del martes 12 de noviembre –y en cierta derecha se vio como cobardía.
  5. Es fácil exigir mano dura cuando tu mano no firma el decreto que la autoriza ni tampoco empuña el arma que cumple con esa exigencia –recuerde esos nombres irresponsables; algún día le pedirán su voto.
  6. Con carabineros y militares en la calle no se logra la paz; se somete a la gente. El sometimiento implica que la violencia queda reprimida y se sublima en forma de odio y resentimiento –por eso, la dictadura no pacificó Chile; sometió cierta violencia y el odio persistió.
  7. La violencia que brotó en la calle, estaba antes en las palabras –la paz no va a llegar a la calle si no está antes en las palabras.
  8. Si hay algo mal distribuido en Chile son los tipos peligrosos (tesis 1 a 3): se concentran en la tele, en la radio y en las carreras de artes, ciencias sociales y humanidades. Lo bueno de esto es que te das cuenta de que son muchos más los tipos buenos y los inteligentes –y los encuentras en casi en todas partes.
  9. Lo que sí escasea en Chile, y por eso explotó la crisis, son las instituciones inteligentes: están diseñadas de un modo, funcionan bien con personas normales y, cuando las lideran personas mediocres, la misma estructura evita que causen tanto daño a la comunidad. Como dice Daniel Innerarity, si el Banco de Inglaterra fuera gobernado por monos, la economía del reino no colapsa –no deberíamos abordar una nueva Constitución sin detenernos antes en esto.
  10. A diferencia del sociólogo Ricardo Greene, veo que habemos simios a los dos lados de la barricada; los de un lado tienen más plata y los del otro son más creativos. Las estrategias discursivas deshumanizadoras, la discriminación y la violencia está en ambos lados, pero sólo uno es cool –lo dijo Cerati: “Lo que para arriba es excéntrico, para abajo es ridiculez”.
  11. Los vendedores callejeros pre-barricada siguen las mismas conductas del salvaje neoliberal de una empresa gigantesca, con la única diferencia que el vendedor callejero tiene más éxito a la hora de disfrazar de bien común su afán de lucro –en un estanque, indistinguibles de un tiburón blanco.
  12. Suba la presión ambiental un par de grados y la elite de Isidora Goyenechea se comporta igual que el lumpen al que tanto temen. Lo comprobé un día en que un taco sobrenatural me obligó a caminar ese barrio y corrí más peligro en 10 cuadras que en 30 días trabajando en Plaza Italia. Al volante de un Porsche Cayenne son igual de mortíferos que una banda de narcos –punto para Ricardo Greene.
  13. Reconozcamos que ha sido una crisis harto democrática, pues toda forma institucionalizada ha quedado a poto pelado ante la ciudadanía en su mediocridad –toda, incluida la ciudadanía misma.
  14. Somos tan mediocres como ciudadanos, que nos merecemos de vecinos los unos a los otros como castigo –esa es la base de igual dignidad sobre la que debemos construir el nuevo pacto de convivencia.
  15. No se camina hacia la salida dando pasos largos y decididos, sino cuando en los pasitos que demos haya una dirección reconocible por todos –estamos condenados a vivir juntos.

@jose_muniz

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete