Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 02 de julio, 2019

José Agustín Muñiz: #RompePaga: Écheme de su partido

¿Qué le respondería el secretario general del PS a un joven entusiasta que le pregunta: “Qué tengo que hacer para que me echen de este partido”?

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El día de mi examen de título de Periodismo me encontré en el patio con un profesor de la Facultad de Derecho que se extrañó de verme con corbata. “Hoy celebra, descansa el fin de semana y el lunes a las nueve, ven a verme”, me dijo cuando le expliqué mi inusual atuendo. Ese año había elecciones presidenciales y yo le había dicho que quería trabajar en una campaña política. Él fue mi primer jefe y ahí se acabó mi carrera periodística –dos horas antes de titularme.

Semanas después, un grupo de entusiastas que querían fundar un movimiento político se acercó a mi jefe para invitarle a participar de él. Le endilgaron una preciosa declaración de principios y un listado de valores según los cuales querían ordenar la vida común de los chilenos. Yo tomaba nota. Mi jefe les hizo una sola pregunta: “No me interesa saber a favor de qué están ni cuáles son sus principios; me interesa mucho más saber qué cosas tengo que hacer o decir para que me echen de su agrupación”. No hubo respuesta y tampoco hubo tal nueva agrupación política.

Todo partido político debería tener en su sitio web, junto a su declaración de principios, el listado de razones por las cuales se expulsó a los últimos 15 ó 20 militantes. Porque, si es por declaración de principios, son todas muy lindas, muy sanas y edificantes, y habría que ser un desalmado para no militar en todos y cada uno de ellos. Lo único determinante, en cambio, es la línea roja que no se ha de cruzar. Con esa línea sí que hay que estar de acuerdo. Todo lo demás, es objeto del noble arte de la política.

Ilustremos con un ejemplo hipotético. Christiane Endler Mutinelli, arquera y capitana de la selección chilena de fútbol, dijo en una entrevista que está a favor de la adopción homoparental, del matrimonio igualitario, del aborto libre y de la legalización del cultivo de marihuana, y que si la inscripción en un partido político fuera obligatoria, lo haría en RN. Si la sensación que dejó esa entrevista fue que algo no cuadra, no es por culpa de la capitana de la Roja. Y el encargado de los fichajes de RN las vería a cuadritos si le llegare esa hipotética solicitud de incorporación al partido.

En estricto rigor, la pregunta precisa de mi primer jefe debió ser qué expresión, acción u omisión me pone afuera de ese –o de cualquier– partido; qué tengo que pensar, hacer o decir; si soy diputado, qué debo votar para solito ponerme fuera del partido. Dudo que un secretario general de un partido político chileno pueda hoy mandar una carta al diario con ese sencillo listado sin que lo desautoricen.

El ejemplo hipotético de RN es de una frivolidad que raya en lo irresponsable si no lo comparamos con la infiltración del narcotráfico en el Partido Socialista. ¿Qué le respondería el secretario general del PS a un joven entusiasta que le pregunta: “qué tengo que hacer para que me echen de este partido”?

@jose_muniz

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: