Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 03 de agosto, 2020

Jorge Martínez B.: ¿Peligran los ahorros previsionales?

Profesor en la Universidad Católica San Pablo Arequipa (Perú) Jorge Martínez

El grotesco paternalismo sugerido por el proyecto de “nacionalización” de los ahorros previsionales (que en realidad es una expropiación), implica un desprecio flagrante a la justicia. Ciertamente, y por curioso que pueda sonar, para estar a favor del bien común social no hay que ser comunista ni socialista.

Jorge Martínez Profesor en la Universidad Católica San Pablo Arequipa (Perú)
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En la segunda mitad del siglo XIX, nació en Sicilia una organización cuyo propósito era la venta de “protección” de bienes pertenecientes a personas que, hasta ese momento, ignoraban que sus propiedades y su misma existencia corriesen algún peligro en caso de no contratar dicha protección. Como todos sabemos, el verdadero peligro eran los mismos que deseaban vender ese “servicio”.

Pues bien, hace algunos días leí en la prensa que un grupo de senadores propone la creación de un Instituto de Seguridad Social de Chile, el cual reemplazaría a las actuales AFP. El primer objetivo de ese instituto, declaran sus promotores, es el de “proteger la propiedad de los trabajadores”. Aun cuando no queda claro de qué codicia habría que proteger esa propiedad, lo realmente novedoso es enterarnos de que ella estuviese en peligro. De todos modos, una vez que la intangibilidad de los ahorros previsionales para fines que no sean los previstos por la ley ya fue abolida, ¿por qué habríamos de suponer que el tentador botín de tales dineros quedaría a salvo de la marea populista?

Ciertamente, la analogía entre los propósitos de la organización siciliana mencionada al principio y los del futuro Instituto de Seguridad Social de Chile, no es del todo apropiada. La diferencia esencial salta a la vista: en un caso se trata de acciones al margen de la ley, mientras que en el otro se aspira a una institucionalización jurídica.

Sin embargo, no pueden dejar de mencionarse algunas inquietantes semejanzas. La principal de ellas está en la supuesta necesidad de “protección” de bienes que, hasta el momento de proponer tal necesidad, no se ve que realmente estuviesen en peligro.

Por otra parte, la propuesta es una falsificación de la verdadera solidaridad: ¿por qué sería solidario que todos los ahorros previsionales fuesen a parar a una fosa común? Esto no es solidaridad; es lisa y llanamente una injusticia distributiva. La auténtica solidaridad no es incompatible con la justicia. En este caso, en cambio, asistimos a una de las tantas malas ideas nacidas de la forma mentis socialista-comunista, cuyo motor suele ser el resentimiento antes que la promoción del bien común. Por otra parte, no es posible defender el bien común obviando su articulación esencial con la justicia. El grotesco paternalismo sugerido por el proyecto de “nacionalización” (que en realidad es una expropiación) de los ahorros previsionales, implica un desprecio flagrante a la justicia. Ciertamente, y por curioso que pueda sonar, para estar a favor del bien común social no hay que ser comunista ni socialista.

No se puede sino concluir que, efectivamente, los ahorros previsionales están en peligro, especialmente respecto de quienes sostienen la necesidad de “protegerlos”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete