Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 19 enero, 2021

Jaime Pinto Kaliski: El legado de la diplomacia transaccional de Donald Trump

Cientista político Jaime Pinto Kaliski

Una mirada integral al periodo de Trump permite apreciar mejor su impacto en el ámbito internacional y, por ende, tomar conciencia de la resonancia que en los años venideros seguirá teniendo, quiérase o no.

Jaime Pinto Kaliski Cientista político
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En América Latina se suelen confundir las condiciones particulares de un líder puntual con la propia política que finalmente lleva a cabo, como si el carácter del personaje determinara el devenir de su gobierno. Esto es válido para muchos analistas que no han dejado de socavar la figura de Trump, poniéndolo al mismo nivel que un populista de la periferia. El disgusto que provoca su figura en la región suele impedir una mirada global de su legado, como si sus cuatro años hubiesen sido un lamentable paréntesis de aislacionismo y su “América primero” fuese sólo la expresión de los arrebatos de un sujeto ajeno a la real tradición de la política estadounidense, representada por los demócratas y republicanos tradicionales. El asalto al Capitolio ha sido el evento propicio para aquellos que no escatiman esfuerzos por manifestar su larvado antiamericanismo; pero sobre Venezuela, nación suramericana en donde ya ni siquiera existen visos de democracia, no emiten palabra alguna.

Sin embargo, el análisis parcial no sólo no ayuda a comprender a este particular liderazgo representado por un exitoso empresario, sino que no permite siquiera acercarse a la comprensión de los fenómenos que permean al actual orden internacional. La diplomacia transaccional de Trump sí tuvo resultados, y aunque en algunos casos no son visibles, sí tendrá impacto en la conducción del gobierno de Biden en su política exterior. No hay retorno posible al gobierno de Obama, en ningún tema sustantivo, aunque se pretenda volver al acuerdo nuclear con Irán, se intente contener el avance militar norcoreano, se reimpulse discursivamente a la OTAN, etc.

El Medio Oriente ha sido geopolíticamente transformado gracias a la política de Trump. Israel ha establecido relaciones diplomáticas con cuatro países del mundo árabe en tiempo récord, consolidando junto a Egipto y Jordania un nuevo andamiaje regional que aporta estabilidad y un marco de referencia para el resto de los países árabes. Las transacciones hechas por Trump, ya sea por armamento avanzado, mejoras económicas o reconocimiento territorial, a favor de Israel, marcan un punto de inflexión en esta región y tendrán múltiples consecuencias hacia el futuro; ya sea en las relaciones árabes con Irán y Turquía, así como en la búsqueda de soluciones al conflicto palestino/israelí, sin olvidar a las guerras de Siria y Yemen. Su asesor en esta región, Jared Kushner, ha tenido un papel preponderante, y estuvo presente recientemente en Arabia Saudita para la histórica cumbre entre los seis países del Consejo de Cooperación del Golfo que puso fin al largo conflicto diplomático con Qatar.

En relación a Europa, se suele llamar la atención a la falta de consideración de Trump frente a sus aliados, a la manifiesta desconfianza que expresan diplomáticos europeos por doquier ante las políticas norteamericanas. Lo que se olvida en estos análisis es que las quejas europeas ya venían desde Obama, puesto que fue su gobierno el que impulsó el pivote estadounidense hacia el Asia-Pacífico. De hecho, el Acuerdo Transpacífico (TPP) tenía precisamente esa intención en sus inicios, hasta que Trump se retiró intempestivamente de él; no obstante, en lo sustantivo, la política era la misma: cercar a China en su propia zona de influencia. Objetivo, a la luz de los últimos acontecimientos, fracasado, pero que dada la exacerbación de la tensión bilateral podríamos bien argumentar que ha habido una continuación de la misma política desde Obama, sólo que por otros medios, más unilaterales y, mediáticamente hablando, más frontales. Entonces las relaciones sino-estadounidenses han venido degradándose durante un buen tiempo, sólo que Trump le dio un impulso adicional a la confrontación geopolítica.

Y a esta confrontación se le suma la vigente con Rusia, en donde la OTAN seguirá ocupando un papel preponderante gracias al actuar de Trump, quien forzó a los europeos a aumentar sus escuálidos aportes financieros, fortaleciéndose así a la mayor organización militar del orbe. Y, a su vez, la subyacente irritación europea está acarreando que el tan anhelado proyecto francés de la “Europa de la defensa” pueda al fin ver indicios de su desarrollo, motivándose de este modo una mayor autonomía por parte de los tradicionales aliados norteamericanos, y con ello, beneficiando a la posición estratégica de los Estados Unidos en el largo plazo.

Con respecto a América Latina, cabe mencionar el impulso dado por el gobierno de Trump a las sanciones económicas contra Cuba y Venezuela, como mecanismos de máxima presión para forzar un cambio de postura con respecto al régimen de Maduro, y viabilizar su transición democrática. No habrá posibilidad real de retornar a los años de Obama y reanudar los vínculos con La Habana como si estos cuatro años hubiesen sido una mera anécdota; más aún con el reintegro de Cuba a la lista norteamericana de países patrocinadores del terrorismo, lo que podría conducir a imponer nuevas sanciones hacia la isla. La especial conexión que hizo Trump entre el castrismo y el chavismo, en base al aporte conceptual de John Bolton y Mauricio Claver-Carone, condicionará sin duda el accionar de Biden en la región. Inclusive, pudiera haber una que otra flexibilización en relación a las sanciones impuestas, que ya son considerables, pero seguirá siendo de interés geopolítico de Washington el promover la vía democrática en el hemisferio occidental.

Una mirada más integral al periodo de Trump entonces nos permite apreciar mejor su impacto en el ámbito internacional y, por ende, tomar conciencia de la resonancia que en los años venideros seguirá teniendo su diplomacia transaccional, quiérase o no.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO