Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 04 de noviembre, 2018

Jaime Jankelevich: Proteger a un asesino es indigno de Francia

Consultor de empresas Jaime Jankelevich

Ricardo Palma Salamanca, condenado en Chile por el asesinato del senador Jaime Guzmán, obtuvo el asilo político otorgado por la Oficina Francesa de Protección de los Refugiados, OFPRA. Vergüenza para Francia.

Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La Oficina Francesa de Protección de los Refugiados, OFPRA, concedió asilo político al prófugo de la justicia tanto mexicana como chilena, Ricardo Palma Salamanca. En México, junto al “Comandante Emilio” -el ex frentista Raúl Escobar-, se dedicó al secuestro, hasta que los servicios de inteligencia de dicho país desbarataron una de esas operaciones, logrando apresar a Escobar. Lamentablemente, Ricardo Palma logró huir antes del arresto con rumbo a Francia, previa escala de 13 días en Cuba.

 

En Francia fue arrestado, pero posteriormente dejado en libertad condicional, ocasión en que pide asilo político en dicho país. Y aunque el Presidente Sebastián Piñera abordó el tema con su par Emmanuel Macron, señalando que Chile sólo quería que Palma Salamanca pueda volver donde fue juzgado y condenado por un delito terrorista, Francia le otorgó asilo político.

 

Es inentendible que un organismo como la OFPRA haya decidido en favor del asesino de Jaime Guzmán y de quien además fuera partícipe del secuestro de Cristián Edwards. Y digo que es inentendible porque en su sitio webse puede leer que entre sus fines está la lucha contra la impunidad de los crímenes internacionales más graves. Dice también que Francia es competente, en ciertas condiciones (especialmente si el autor está en Francia o si es francés) para investigar sobre crímenes y violencias graves, como por ejemplo los atentados contra la vida y también la muerte.

 

Proteger asesinos no es lo que uno espera de una democracia como la francesa.

 

El caso de Ricardo Palma Salamanca no puede ser más claro. Fue apresado, juzgado y condenado a presidio perpetuo por el asesinato cometido en plena democracia, bajo el gobierno de Patricio Aylwin, del senador en ejercicio Jaime Guzmán. Como es de público conocimiento, escapó en helicóptero de la Cárcel de Alta Seguridad el 30 de diciembre de 1996, en una operación cinematográfica en la cual participaron terroristas del Ejército Republicano Irlandés, IRA.

 

Conocidos todos estos antecedentes, resulta incomprensible que en un país europeo que dice preocuparse por los derechos humanos se le haya otorgado asilo político a un asesino, a la vez que secuestrador. Francia debe darle explicaciones al gobierno chileno por esta decisión, del todo reprochable, injustificable y que debiera avergonzar a sus autoridades.

 

Las aclaraciones son necesarias e impostergables, para entender las razones que la OFPRA tuvo en cuenta para otorgarle asilo político a Palma Salamanca. Nuestro país vive en plena democracia, la justicia funciona, Palma Salamanca tuvo un debido proceso, fue condenado por sus actos y logró huir sin cumplir su condena. Proteger asesinos no es lo que uno espera de una democracia como la francesa. Chile debe exigir explicaciones.

 

FOTO: SEBASTIAN BELTRÁN GAETE/AGENCIAUNO

 

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: