Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 28 febrero, 2021

Jaime Jankelevich: Lo que está en juego en la Macrozona

Consultor de empresas Jaime Jankelevich

En la semana que termina, La Araucanía nos volvió a impactar con atentados terroristas de un nivel de violencia y maldad, que cuesta asimilar. Lo sucedido a la familia García es conmovedor, y el nivel de agresividad empleado, indignante. El dolor y frustración de esa familia es similar al que afecta por años a miles de víctimas, que ya forman parte del olvido ciudadano.

Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El artero ataque terrorista a la propiedad de la familia García fue un atentado más de los miles que han ocurrido en la Araucanía durante ya demasiados años, sin que el Estado se decida a hacer todo lo que sea necesario para devolverle a la macrozona la posibilidad de tener una vida normal, y sus habitantes no vivir aterrorizados porque llegarán un día a quemarles todo lo que, honestamente, con esfuerzo, dedicación y cariño, han logrado tener.

Como no sentir indignación al escuchar a Micaela Becker García relatar lo que fue el atentado a la propiedad familiar, especialmente cuando cuenta que los terroristas estaban dispuestos a quemar la casa con su madre aún en el interior, porque estaba descansando en su dormitorio, y lo que logró detener ese acto de barbarie fue la decidida actitud de don Héctor, empleado de la Sra. García, quien les imploró que la dejaran salir, y así logró salvarla.

Como no sentir impotencia y rabia a la vez ante la actitud de uno de los terroristas -digna de un psicópata-  quien, amenazando con su arma a la Sra. Carolina García, mientras bajaba desde su dormitorio para salir, le dijo: “Ud. ha gozado mucho tiempo de su casa, ahora nos toca a nosotros gozar mirando como la quemamos”.  Y así lo hicieron.

También esta semana, a un querido amigo mío, le quemaron en Traiguén un campo de 70 hectáreas de eucaliptus. Atacaron un primer día, donde lograron quemarle solo un 10%, pero al día siguiente volvieron por el resto que no habían logrado incendiar, arrasando todo el campo con el fuego. Y por supuesto, sin seguros comprometidos, porque las compañías no están dispuestas a asumir esos riesgos.

La impunidad en la macrozona es despiadada, porque les permite a los terroristas que actúen a sus anchas. La impunidad es una vergüenza nacionaly el reportaje en El Libero del viernes pasado es un impactante testimonio de dicha realidad. Cómo es posible que de 2000 causas por violencia, 1800 están archivadas y solo 2; sí, leyó bien, solo 2 tuvieron resultados desde 2017 a comienzos de 2020.

Por otra parte, los daños materiales son gigantescos. Baste mencionar un dato. En los atentados a la industria forestal y sus contratistas, las pérdidas en siete años de ataques continuados, hasta enero de 2021, ascienden a cincuenta y tres mil veinte millones de pesos. ¿Quién les responde a las víctimas por eso?

Pero aún hay más, y es algo de lo que no se habla. Es del daño psicológico que todo esto provoca a las víctimas desamparadas por el Estado. Y aunque nosotros nos indignamos cada vez que ocurre un atentado, luego de unos días, la vida sigue igual y eso pasó al olvido. Peor aún, en muchos casos ni siquiera se sabe lo ocurrido, y así, cientos o miles de víctimas inocentes a quienes les han destruido sus sueños, su trabajo de años, sus herencias patrimoniales, quedan solos, acompañados por la desesperanza, la impotencia, la depresión y además, endeudados.

Cómo calificar entonces al Estado. ¿Inútil, indolente, incapaz, inoperante, tolerante, capturado? Es que no se logra entender que se haya permitido que el problema escalara al nivel que está hoy, donde el poder de fuego, de organización y de peligrosidad nos habla de un enemigo interno que solo se podrá derrotar con decisión, que escasea;  con inteligencia de primer nivel, que no se tiene;  con leyes que incrementen las penas, que no se aprueban; con fiscales que investiguen, pero se cierran los casos; con jueces que castiguen severamente, lo que no ocurre y con el legítimo uso de la fuerza cuando sea necesaria aplicarla, pero se le quita el respaldo a Carabineros. Y  para que seguir. 

Lo que está en juego es más que la Macrozona, es no convertirnos en un país fallido, donde un territorio está tomado por narco-terroristas que hacen y deshacen y el Estado es incapaz de imponer el orden, la legalidad y el Estado de Derecho.

  1. Manuel Rojas Asenjo dice:

    Que claridad Jaime en tu comentario es de una gravedad extrema lo que ocurre en esa zona – que ya se va acercando a la mía- el Presidente debiera ir al Congreso y hablar fuerte y golpeado pidiendo le aprueben las leyes pendientes y el Estado de Sitio, pero no se atreve, así al menos le traspasaría la responsabilidad a los parlamentarios, pero desgraciadamente es un tipo pusilánime y cobarde, solo nos va a quedar las reacciones de los particulares en defensa de sus bienes y derechos

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO