Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 09 de diciembre, 2018

Jaime Jankelevich: Las confianzas extraviadas

Consultor de empresas Jaime Jankelevich

La semana que termina nos sorprendió nuevamente con temas relacionados a la confianza, lo que nos obliga a reflexionar sobre este relevante tema para el futuro de nuestra sociedad y del país. Sin confianza es muy difícil que los países progresen, por lo que es urgente abordar este problema y evitar que siga expandiéndose.

Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

No pasa un mes sin sorprendernos con temas de confianza. Después del gravísimo problema del fraude en Carabineros, que llevó al actual gobierno a limpiar el alto mando recién asumido el poder y nombrar al General Hermes Soto a cargo de la institución, creíamos que lo peor había pasado y un nuevo amanecer despejaba todas las dudas sobre este fundamental organismo público.

 

Pero no fue así, y una vez más lo sucedido en la Araucanía ponía en tela de juicio la confianza en Carabineros de Chile. Este hecho es de la mayor gravedad, porque si un país no puede confiar en su policía, está condenado a vivir constantemente en la incertidumbre, dado que quienes tienen la misión de protegernos, no estarían cumpliendo con el mínimo deber de ser confiables.

 

Hay que ser optimistas, porque hoy todo es más transparente; lo que hasta ayer talvez se permitía sin consecuencias, hoy es inaceptable, y por ende, lo único que puede pasar es que todo mejore.

 

Pero no solo en Carabineros se generó un serio problema de credibilidad y confianza. La Contraloría General de la República tampoco estuvo exenta de polémica. La Corte Suprema falló unánimemente en favor de la destituida sub contralora Dorothy Pérez y el contralor se vio obligado a reintegrarla. Sorprendentemente, el fallo constató una ilegalidad en el despido, lo que resulta complejo, siendo que es este organismo, y en particular el contralor, el encargado de velar por la legalidad de los actos del Estado de Chile. Después le tocó el turno a los parlamentarios, cuando se informó que recibían viáticos nacionales en cantidades importantes que no se justificarían, teniendo amplia cobertura en la prensa local. No nos olvidemos lo que pasó hace muy poco con el Comandante en Jefe del Ejército, que fue citado a Defensa para dar explicaciones por sus dichos, entre los cuales estuvieron sus denuncias de ventas de armas por parte de uniformados a narcotraficantes. Pero además, no debemos olvidar la limpieza del alto mando a raíz del tema pasajes. Siguió la semana con las dudas sobre las estadísticas del INE, particularmente en el tema laboral, al no tomar en cuenta el efecto causado por la presencia de los inmigrantes, lo que fue expuesto por el Banco Central y motivó amplio debate entre los economistas.

 

Pareciera ser que nadie se salva, pero creo que hay que ser optimistas, porque lo acá expuesto nos indica que hoy todo es más transparente; que lo que hasta ayer talvez se permitía sin consecuencias, hoy es inaceptable, y por ende, lo único que puede pasar es que todo mejore. Ya sabemos lo que está mal, la ciudadanía clama por ponerle fin, el diagnóstico sobre lo que hay que hacer está claro, las autoridades están actuando, se están creando nuevos códigos de conducta y estableciendo nuevos procedimientos. Por lo tanto, solo cabe esperar que las instituciones fundamentales de la Nación mejoren y así recuperen la confianza que nunca debieron perder, pues sin una institucionalidad confiable, los países no pueden progresar.

 

La confianza es la base de una sociedad exitosa. Debemos poder confiar no solo en nuestras instituciones sino que también entre nosotros los ciudadanos, pues tenemos un rol fundamental que cumplir para recuperar las confianzas perdidas, con el fin superior de hacer de Chile un país en el que todos nos sintamos seguros y orgullosos de pertenecer a él.

 

FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: