Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 03 de febrero, 2019

Jaime Jankelevich: La vergonzosa actitud de la ONU con el chavismo

Consultor de empresas Jaime Jankelevich
Hay 35 muertos, 850 detenidos, 976 presos políticos, y la ONU aún no encuentra que existan condiciones para que Michelle Bachelet vaya a Venezuela a constatar el deterioro de los derechos humanos en el país y enfrentar a Maduro.
Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Desde que Juan Guaidó juró el miércoles 23 de enero, el grupo de Lima, EE.UU., Canadá, la OEA y ahora el Parlamento Europeo, lo han reconocido como el único mandatario legítimo a cargo de Venezuela. Esto quiere decir que las principales democracias del mundo no le otorgan validez alguna a la dictadura de Nicolás Maduro y sus adláteres para estar al frente de los destinos de su país. Pero como buen dictador, no está dispuesto a renunciar al poder, y por el contrario, se encierra más en su obstinación, aumentando la represión, las detenciones ilegales, la persecución a los opositores, los asesinatos de civiles, la restricción a la libertad de prensa, dándose incluso el lujo de mandar allanar la casa de Juan Guaidó, para interrogar a su esposa y así intentar amedrentarlo.

Es importante conocer lo que denunció Rafael Uzcátegui, director de la ONG Programa Venezolano de Educación-Acción en DDHH, sobre lo que está ocurriendo en Venezuela desde el día en que Juan Guaidó juró ante el pueblo, en esa gigantesca manifestación opositora a favor del retorno a la democracia. Uzcátegui comunicó recientemente en rueda de prensa que la acción represiva del gobierno durante las actuales jornadas de protesta ha causado 35 muertos y se han detenido hasta ahora 850 personas, asegurando que la cifra está corroborada con la identificación plena, con nombres y apellidos, de cada una de las víctimas. También denunció la existencia de ocho ejecuciones extrajudiciales en barrios populares, en manos de las Fuerzas de Acción Especiales de la Policía, FAES. Adicionalmente, el Foro Penal, una ONG venezolana de asistencia a víctimas de violaciones a los derechos humanos, denunció que se ha elevado a 976 el número de presos políticos bajo el régimen de Maduro.

Después que Jair Bolsonaro fuera electo Presidente de Brasil con el 55% de los votos, e incluso antes de asumir el cargo, Bachelet le advirtió que estaría atenta vigilando el respeto a los derechos humanos en ese país. Pero con Venezuela no hay ni advertencias, ni comunicados, ni condena, ni menos una pronta visita.

35 muertos, 850 detenidos y 976 presos políticos. Pregúntese entonces cuáles son las condiciones que faltan para que la ONU estime que Michelle Bachelet puede visitar Venezuela y compruebe in situ lo que está sucediendo. Esta reprochable e indecorosa actitud de la ONU y de la Alta Comisionada ante el chavismo, no tiene justificación alguna, porque ni siquiera han emitido un simple comunicado atacando el grave deterioro y el quebrantamiento reiterado de los derechos humanos de la población venezolana.

Y esto resulta aún más inexplicable al contrastar esta actitud con la asumida por Bachelet inmediatamente después que Jair Bolsonaro fuera electo Presidente con el 55% de los votos. En dicha ocasión, e incluso antes de asumir el cargo, Bachelet le advirtió que estaría atenta vigilando el respeto a los DDHH en Brasil. Pero con Venezuela no hay ni advertencias, ni comunicados, ni condena, ni menos una pronta visita. Lo que se presume es que la ONU considera que no hay garantías de seguridad para la Alta Comisionada, pero de ser así, estaría más que claro que Maduro y su dictadura ilegítima violan sistemáticamente los derechos humanos de la población, razón más que suficiente para que emitan una dura condena contra los usurpadores.

Internacionalmente, muchos líderes y el mismo Juan Guaidó, le han solicitado reiteradamente a Bachelet, que vaya a Venezuela a ver lo que está ocurriendo en materia de derechos humanos, pero hasta ahora no han tenido éxito. Es una vergüenza que frente a la tragedia humanitaria, social, económica y política que aflige a los venezolanos, sea la indiferencia la actitud asumida por la ONU y su Alta Comisionada para los DDHH.

Es hora de que Michele Bachelet asuma la responsabilidad de su mandato y que pase de la indiferencia a la acción. Venezuela lo requiere, el mundo lo demanda.

 

FOTO: RODRIGO SAENZ/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: