Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 15 de marzo, 2020

Jaime Jankelevich: La tormenta perfecta

Consultor de empresas Jaime Jankelevich

Hace exactamente 150 días, la tranquilidad, como condición indispensable para el normal funcionamiento del país, le cedió el paso a la incertidumbre, causada por el continuum de violencia que aún nos aqueja. Y como si esto fuera poco, el coronavirus nos genera más intranquilidad, con lo cual, sin duda, estamos viviendo la tormenta perfecta.

Jaime Jankelevich Consultor de empresas

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El coronavirus, creo yo, a pesar del riesgo que representa, nos brinda una gran oportunidad. Es el momento para detenernos a reflexionar cuán vulnerables y frágiles somos, y cómo esa fragilidad nos obliga a volver a la racionalidad para dialogar sin soberbia, sin pretender imponer la verdad que yo sostengo, pues de lo contrario, si no se acepta, la violencia lo hará posible.

Cómo no detenernos a reflexionar sobre nuestra insignificancia cuando una nano entidad biológica, incapaz de auto reproducirse, compuesta por una simple cadena de RNA y una cubierta proteica, que no somos capaces de ver ni reconocer a simple vista, tiene al mundo amenazado, asustado, sin saber aún cómo detener su avance y viviendo una de las mayores crisis conocidas. Una crisis que no solo es sanitaria, sino que está afectando la economía global, los mercados, provocando la caída de las bolsas, cerrando fronteras, cancelando viajes y eventos y que no distingue entre ricos y pobres, entre negros y blancos, entre jóvenes y viejos, entre líderes o indigentes, porque para el virus somos todos iguales… una simple máquina biológica que le permite vivir y expandir su existencia.

Algo parecido ocurre con la irracional violencia que nos ha invadido desde hace 150 días, que nos tiene amenazados, que ha deteriorado la economía a niveles impensados antes del 18-O, que le ha empobrecido la vida y complicado la existencia a quienes más lo necesitan, que impide impartir educación en forma continua y que, infelizmente, es validada por un porcentaje importante de la población.

Cómo no parar y reflexionar sobre la insensatez de no condenar abiertamente y sin vacilaciones la violencia, porque hay sectores políticos de oposición que plantean que de hacerlo fortalecerían al oficialismo y, por el contrario, de seguir presente, seguiría debilitándose el gobierno y por lo tanto obligado a ceder más y más. Esta es la insensatez e irracionalidad infantil con que parte importante de la oposición está actuando. Y se ha llegado a tal infantilismo, que hay políticos que han diseminado el rumor que lo del coronavirus es una invención del gobierno para que no se realice el plebiscito de abril. ¡Que inconciencia engañar así a la población!

Y como si la tormenta perfecta que se creó con la presencia del Covid-19 fuera poco, el senador Guillier, acompañado por tres diputados del FRVS, no encuentran nada mejor que intentar destituir al Presidente, por impedimento físico o mental y llamar a elecciones anticipadas. ¡Pero que irresponsabilidad!

La soberbia que afecta a muchos políticos y que ha surgido con mayor fuerza en la crisis, nos impide hasta ahora reencontrarnos como sociedad. Esa misma soberbia con que se pretende imponer una verdad es la que nos tiene polarizados como nunca y mantenidos en un estado de incertidumbre generalizada que impide llegar a acuerdos racionales y efectivos para reencausar al país por la senda del crecimiento, factor indispensable para poder satisfacer las necesidades que la ciudadanía reclama.

Es por eso que creo que el coronavirus nos brinda esa oportunidad salvadora, que cada cierto tiempo se nos presenta en nuestras vidas, para detenernos y reflexionar todos y cada uno de nosotros,  sobre lo destructivo de estos 150 días, en que la violencia ha secuestrado nuestras vidas y concluir que llegó el momento de volver a la racionalidad, de terminar con el caos que los violentistas siguen pretendiendo imponernos y dedicarnos entre todos, a reconstruir puentes, a reconstruir la amistad cívica,  y a ponerle fin a esta interminable crisis, que hoy se ha convertido en la tormenta perfecta.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete