Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 14 marzo, 2021

Jaime Jankelevich: La rendición del Estado

Consultor de empresas Jaime Jankelevich

El viernes de madrugada, el monumento al General Baquedano fue removido de su sitial, 92.5 años después que el Presidente Carlos Ibáñez del Campo lo inaugurara el 18 de septiembre de 1928, como un homenaje al gran líder de la Guerra del Pacífico. Una turba desquiciada consiguió lo que nunca ejército alguno logró: la rendición del Estado.

Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Nuestro ejército, “siempre vencedor jamás vencido”, debe sentirse muy conmocionado por el retiro de la estatua del General Baquedano desde el sitial que ocupara durante cerca de un siglo, pues representaba un símbolo de orgullo para decenas de generaciones de chilenos, ya que nos recordaba que hubo quienes, dispuestos a perder su vida si fuera necesario, nos permitieron ser hoy el país que somos, con el territorio que tenemos y no se doblegaron jamás, hasta conseguir la victoria.

¡Qué gran contraste con lo sucedido hoy, cuando el Estado, con todo el poder que tiene, se sometió ante la audacia de quienes amparándose en la impunidad existente frente a la violencia, logró lo que ejército alguno jamás había logrado: su rendición incondicional!

Difícil de aceptar lo que nos está pasando. Difícil comprender que no se haya podido contener a un minoritario grupo de individuos que viernes tras viernes han transformado la Plaza Baquedano en una verdadera orgía de desenfreno, estimulada por la droga que circula libre e impunemente, celebrada con artificios a su llegada. Ese escenario se prestó para que cada semana se vandalizara la estatua del General Baquedano, la que no alcanzaba a ser restaurada cuando nuevamente era motivo de vejación, hasta llegar al extremo de quemarla y finalmente arremeter contra su estructura con la intención de derribarla. Todo esto ante la impasividad de nuestro Estado.

En lo que queda del monumento en la Plaza Baquedano está la tumba donde yacen los restos del “Soldado Desconocido de la Patria”, rindiéndole homenaje a los miles de héroes anónimos que dieron su vida por Chile, con un orgullo y espíritu de sacrificio digno de ser recordado. La pregunta que surge ante lo sucedido es cómo se va a proteger el lugar contra el ataque de los vándalos, porque no se podrá decir ahora que hay que trasladar los restos para una restauración del lugar.

Hoy está detenido uno de los responsables del atentado final al monumento, pero no es muy difícil imaginar que detrás de dichas acciones hay uno o más autores intelectuales, porque no improvisaron en nada. Llegaron con combos, galletera eléctrica, cordeles y overoles blancos, logrando causar el daño estructural en las patas de Diamante, que llevó al CMN a decidir su remoción del lugar para repararlo, aunque sabemos que hacer una restauración in situ es perfectamente plausible.

Lo ocurrido en la Plaza Baquedano cae en la categoría de la llamada violencia colectiva, definida como el “uso instrumental de la violencia por parte de personas que se identifican como miembros de un grupo, contra otro grupo o conjunto de personas, con el fin de lograr objetivos políticos, económicos o sociales”. Este tipo de violencia incluye, entre otros, el terrorismo, los conflictos políticos violentos dentro de los estados y el crimen violento organizado.

Es esa violencia el factor común de los graves problemas que enfrentamos hoy como país. Violencia urbana, violencia rural, violencia en la macrozona sur, violencia delictual. Y en todos los casos, el Estado está en deuda. La responsabilidad no recae solo sobre el Gobierno, porque en el Congreso la oposición obstruye todos los proyectos que permitirían combatirla mejor; desde el poder judicial, la Fiscalía tiene unas falencias deplorables y desde el Ejecutivo, aún persiste la ilusión de la unidad nacional, que sabemos, la izquierda no está dispuesta a brindar.

Así las cosas, la tarea más importante es identificar a los grupos que incentivan y practican la violencia, tomar las decisiones que permitan neutralizarlos y desarmarlos, hasta lograr la ansiada paz que nunca llegó, sin tener que seguir lamentando hechos tan desgraciados como los vividos desde hace ya demasiado tiempo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO