Se preguntará qué tiene que ver esta fábula con la elección. Es que al escuchar a Gabriel Boric en campaña para segunda vuelta y en el debate del lunes, pareciera que hubiera desaparecido todo rastro del revolucionario de octubre que le gritó a un militar en Plaza Italia; el de las primarias; el de la polera del Senador Guzmán; el que alaba al FPMR. Un Boric que, como el escorpión, intentó presentarse como transformado, con una postura que esconde su verdadera naturaleza.

En su íntimo yo, no existe ese moderado, lo que se vio claramente al maltratar sin razón alguna después del debate a un periodista de Radio Bío Bío por hacerle una pregunta sobre su test de drogas, que le incomodó. Y como se ha visto en tantos otros “errores” por los que tuvo que pedir perdón.

Hasta el debate nos dijo que no tenemos de qué preocuparnos, porque sus propuestas se habían morigerado. Como el escorpión, se presentó como moderado, porque su programa cambió, porque tiene buenos asesores. Sin embargo, al momento de votar, no les hace caso, como ocurrió en la votación del cuarto retiro.

Pero la verdad tiene su hora, y el Boric escorpión apareció el jueves en su cierre de campaña, proclamando a los 4 vientos: “no vamos a cejar en nuestros principios y convicción para hacerlos realidad”.

Y para repasar esos principios, acá cito ejemplos del programa que presentó junto al FA para las primarias de julio pasado, donde expusieron lo que verdaderamente piensan y quieren para el país:

Un nuevo sistema de previsión social sin AFP y solidario.” En el debate dijo que era transable; en el cierre de campaña salió el escorpión y lo aseguró gritándole a sus adherentes: “NO+AFP”.

“Existe en el actual orden económico y social, una violencia transversal –en lo económico, social y cultural–, no solamente hacia las mujeres, sino a la sociedad en su conjunto”.  

“La reactivación entendida de manera integral no busca que la economía retome su curso normal previo a la pandemia. No podemos volver al pasado, la reactivación es el inicio de un proceso de transición económica hacia un nuevo modelo de desarrollo que supere el excesivo foco en el aumento del PIB y priorice el bienestar de la sociedad y la sostenibilidad de la vida.”

“Por su parte, el Estado debe convertirse en un Estado emprendedor, el que jugará un rol activo en la economía”.

Queremos modernizar y transformar el sistema agroalimentario chileno, abandonando la mirada sectorial y agroexportadora, fortaleciendo una mirada intersectorial con énfasis en el rol de la agricultura familiar campesina (AFC) y la pesca artesanal”.

En educación, “ajustar marco normativo y de política en coherencia con lo que establezca la nueva constitución y con la eliminación del enfoque neoliberal en educación”.

“Impulsar la ley de educación sexual integral, incorporar transversalmente al currículum la educación inclusiva LGBTIQ+”.

Hay innumerables ejemplos como estos en todos sus programas. El Boric escorpión del cierre de campaña nos mostró su verdadera naturaleza. Y así es como gobernaría si fuera elegido Presidente.

Hoy estamos parados en un cruce de dos vías y hay que optar por una. La de la izquierda es pedregosa, y termina en un pueblo ruinoso. La de la derecha es asfaltada, con lomos de toro, con curvas ascendentes y descendentes, con muchos baches, difícil de recorrer, pero al final del camino se observa progreso, desarrollo y esperanza por un futuro mejor.

Antes de ir a votar, piense en la moraleja de la fábula de la rana y el escorpión, que dice así: “No trates de engañarte con alguien creyendo que es o puede ser igual que tú; hay personas que sacarán su maldad sin importarles las consecuencias de sus actos, ni dañarse incluso a sí mismos”.

Deja un comentario

Cancelar la respuesta