Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 05 de mayo, 2019

Jaime Jankelevich: La pequeñez de la oposición

Consultor de empresas Jaime Jankelevich

No hay duda de que la inclusión de los hijos del Presidente en su gira asiática fue una decisión errada. Pero que la oposición lo acusara de violar la Constitución por falta a la probidad, y que recurrieran a la Contraloría para que se pronuncie por la legalidad de su presencia, demuestra hasta dónde puede llegar la pequeñez.

Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Que el Presidente le brindó un regalo a la oposición para que tuvieran la oportunidad de atacarlo, no cabe ninguna duda. Que fue un desacierto que estuvieran presente Sebastián y Cristóbal Piñera en la reunión con las empresas chinas que hicieron una presentación de sus actividades a nuestra delegación, lo fue. Que la decisión de integrarlos en la gira no fue la más acertada, también. Pero de ahí a acusar al Presidente de violar la Constitución por falta a la probidad y recurrir a la Contraloría para que se pronuncie sobre la legalidad del viaje de los dos hijos nos demuestra cuánta pequeñez abunda en la política.

Digo lo anterior para contrastarlo con lo que pasó en la gira, como que en la Sesión Inaugural del Foro de Cooperación Internacional “Una Franja, Una ruta”, que es la iniciativa gubernamental que reviste la mayor importancia estratégica para China y que contó con la presencia de casi 40 mandatarios de los más diversos países, hubo solo tres oradores: el Presidente Xi Jin Ping, como anfitrión; Vladimir Putin, su actual gran aliado, y el Presidente Sebastián Piñera. Si consideramos la asimetría en importancia e influencia mundial entre China y Chile, que a un Presidente nuestro se la haya brindado la oportunidad de ser uno de los dos únicos oradores extranjeros en el acto inaugural de un evento tan relevante como el organizado por el Presidente Xi Jin Ping es simbólicamente una señal que denota la jerarquía que se le otorgó a la visita oficial del Mandatario y la importancia que los chinos le asignan a nuestro país dentro de su estrategia regional.

Y después de esta exitosa experiencia en China ocurrió la muy positiva visita a Corea del Sur, donde se firmaron sendos acuerdos de cooperación muy relevantes, existiendo la posibilidad que dicho país pase de miembro observador a miembro asociado a la Alianza del Pacífico. En pocas palabras, la gira fue un gran éxito para los intereses de Chile, pero eso no importó demasiado, porque más relevante era no perder la oportunidad de atacar con la mayor dureza posible al Presidente y por ende al gobierno. Se le ha acusado de carecer de la conciencia política que se requiere para ocupar el sillón presidencial; se le ha dicho que violó la Constitución; que la presencia de sus hijos era comparable con el caso Caval, que su actuar demuestra que hay que terminar con la sociedad de privilegios que éste representa… más un largo etcétera.

Como la oposición no tiene discurso, ni proyecto, ni unidad, ni nada que ofrecer a los chilenos, recurre a estas argucias, para intentar tener un minuto de fama, desprestigiando al gobierno a través de la figura presidencial, creyendo que así podrían llegar a recuperar el poder que tanto añoran. Esto es lo que demuestra la pequeñez que abunda en la política local y lo mal que le hace al país contar con una oposición cuya motivación principal sea que le vaya mal al gobierno, no importándoles lo negativo que esto sería para todos los chilenos.

Cuando se desprestigia al Presidente, de la forma como lo ha hecho la izquierda, creyendo que así podrían obtener espurios dividendos políticos, quiere decir que tenemos una oposición decadente. Si está de acuerdo con aquello, eso usted lo puede cambiar, concurriendo a las urnas cuando corresponda. Y por el bien de Chile, recuerde, no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: