Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 08 de diciembre, 2019

Jaime Jankelevich: El fin de un camino

Consultor de empresas Jaime Jankelevich

El 17 de octubre podría ser recordado como el fin del camino que Chile había escogido para llegar a ser un país desarrollado. A partir del 18, cambió, y quizás para siempre. De aprobarse el plebiscito para escribir una nueva Constitución, será la culminación de una época que permitió dar un gran salto hacia el desarrollo, pero marcaría el inicio hacia algo desconocido.

Jaime Jankelevich Consultor de empresas

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El viernes pasado, el Presidente del Senado Jaime Quintana declaró que se quedó corto con su frase de la retroexcavadora porque, según él, Chile necesita al menos tres: cambiar la constitución, un nuevo sistema tributario y terminar con las AFP. Es decir, el senador Quintana insiste en destruir los cimientos del sistema económico que, basado en la libertad y sostenido por la constitución, permitió el surgimiento de nuestra gran clase media y los enormes logros en materia de calidad de vida de toda la población.

En contraste con el senador Quintana, el Presidente del Banco Central urge al sistema político a lograr acuerdos para bajar la incertidumbre, considerando que el panorama económico no puede ser más desalentador. En el IPoM publicado el jueves, el organismo emisor advierte que el crecimiento proyectado para este año será del 1% y en 2020 estaría entre 0.5% y 1.5%, siempre y cuando se logre terminar definitivamente con la violencia y se logren acuerdos que mejoren la institucionalidad y la gobernabilidad. Más grave aún, su presidente Mario Marcel dijo ante la comisión de Hacienda del Senado que si el desempleo alcanzara una cifra cercana al 10%, lo que es probable suceda a inicios de 2020, y la inflación llegase al 6%, Chile retrocederá 27 años en el combate de la desigualdad.

Visto lo anterior, es de una irresponsabilidad inaceptable que el Presidente del Senado se permita hablar de pasar retroexcavadoras sobre los cimientos del modelo económico que, a pesar de todo lo que digan, ha producido un gran progreso y desarrollo. Ilustro el punto con lo señalado en el estudio del Banco Mundial “Objetivos de Desarrollo Sostenible” de 2018, donde Chile lidera la disminución de la pobreza y queda entre los 10 mejores países en disminuir la desigualdad, ubicándose en el sexto lugar en el ranking de solo 61 naciones del mundo, cuyo 40% de población más pobre mejora económicamente más rápido que el promedio mundial.

La pregunta que hay que hacer entonces es por cuál sistema, que sea exitoso en el mundo, pretenderían los auspiciadores de este cambio estructural, reemplazar al actual. Desgraciadamente, lo que la experiencia señala es que la izquierda es estatista por excelencia y querrá probablemente eliminar el rol subsidiario del estado por uno más intervencionista en todas las esferas de actividad, lo que implicaría cambiar libertades por regulaciones, con todas las consecuencias en el crecimiento del país que aquello conlleva.

Está claro que nos falta mucho por avanzar, por mejorar las condiciones existenciales de muchísimos chilenos y por terminar con malas prácticas, pero éstas son producto más bien de la condición humana que del sistema. Porque abusos existen en el estado, en las personas, en la política, en la justicia, en el sector privado y en donde existan seres humanos. Pero nada explica ni menos justifica la barbarie con que se destruyó el país en pocas semanas. Ni si fuera cierto que el único motivo fuera rabia contenida por 30 años de abusos, ni por motivo alguno, excepto que hubiera una motivación política local o influenciada foráneamente, para desestabilizar nuestra democracia, lo que no es en absoluto descartable.

Cuesta creer entonces que queramos desviarnos del camino que tanto progreso nos ha brindado para incursionar en una aventura incierta cuyos resultados son actualmente impredecibles. La incertidumbre que trae aparejado el lanzarnos a escribir una nueva constitución durante dos años puede terminar generando un deterioro aún mayor de la economía a lo expresado por el presidente del Banco Central, y eso nos puede costar muy caro.

El fin de un camino conocido para incursionar por uno totalmente desconocido no es gratis. Es de esperar que prime la cordura, la moderación y no se opte por meterle retroexcavadora a todo el edificio institucional, por el daño irreversible que nos puede causar.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete