Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 23 de diciembre, 2018

Jaime Jankelevich: Crisis que requieren unidad nacional

Consultor de empresas Jaime Jankelevich

Todo ocurrió en una semana: un paro que desató la violencia en Valparaíso, la inestabilidad que persiste en La Araucanía, una crisis en Carabineros que se profundiza día a día  y el artero ataque al Presidente del TC… hoy, más que nunca, la política debe actuar con unidad nacional.

Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Los siete últimos días nos hicieron olvidar rápidamente que estamos en víspera de celebrar la Navidad. El espíritu y los mensajes  de paz, de los buenos deseos, de celebrar en familia, fueron reemplazados por las noticias sobre la nueva y grave crisis en Carabineros, sobre la violencia desatada en Valparaíso, sobre el artero ataque al Presidente del Tribunal Constitucional, sobre los llamados a paro nacional por parte de los sindicatos portuarios con argumentos dignos de los años 60, todo lo cual señala que estamos frente a variadas crisis que afectan no solo la conducción del gobierno, sino que afectan al país como un todo.

Partiendo por la crisis en Carabineros, los videos que mostraron lo ocurrido en el caso del comunero Catrillanca y el desconocimiento del General Director de su existencia hacían imposible que siguiera al mando de la institución. Sobre lo que viene, el país requiere que quien sea asuma la Dirección General cuente con las habilidades de liderazgo, influencia y respaldo interno, así como el tonelaje personal que se necesita en estos difíciles momentos para recuperar la confianza perdida a todo nivel. Al cursarse el retiro de 47 generales en un año, el alto mando quedó desmantelado, lo que nos habla de una profunda crisis institucional, que implicó darle paso al surgimiento de una nueva generación de altos oficiales que se tendrán que hacer cargo de modernizarla, de erradicar toda sombra de duda sobre su honestidad y transformarla nuevamente en una institución admirada y respetada por todos los chilenos.  

La crítica de la oposición es indigna por lo oportunista, dado que el problema de Carabineros explotó en el gobierno de Bachelet.

Un país que no puede confiar en su policía está destinado a sufrir los peores problemas, por lo que hay que entender que la crisis de Carabineros es un problema nacional de la mayor gravedad. Digo esto, pues considero que todas las fuerzas políticas debieran confluir a darle una solución y no restarse a esta tarea, como lo han hecho algunos parlamentarios de la ex Nueva Mayoría, del Frente Amplio y de la DC, intentando sacar partido político de la situación. La crítica de la oposición es indigna por lo oportunista, dado que el problema de Carabineros explotó en el gobierno de Bachelet; el escándalo del fraude financiero y la operación Huracán se destaparon bajo la Dirección del General Bruno Villalobos, quien no fue removido de su cargo sino hasta el primer día de asumido el actual gobierno, junto a un importante número de generales del alto mando, que durante la era Bachelet siguieron en la institución como si nada hubiera pasado.

Lo mismo pasa con los puertos. El daño reputacional para el país es gigantesco, y la izquierda, en lugar de colaborar para que este grave conflicto se solucione, le echa bencina al fuego. Es así como el preacuerdo al que habían llegado el gobierno con el sindicato de trabajadores eventuales se vio tensionado con la presencia y apoyo de personajes como Marcel Claude, el líder de “No + AFP”, los dirigentes de la Unión Portuaria, miembros del Frente Amplio y hasta las feministas, lo que hicieron finalmente que Pablo Klimpel, líder de los eventuales, revirtiera su postura, logrando finalmente que la Asamblea decidiera continuar en paro.

La violencia en La Araucanía sigue ocurriendo, pero quedó opacada noticiosamente por el caso Catrillanca y el artero ataque al Presidente del TC. Todo ello exige que se tomen medidas con unidad nacional y no con oportunismo político para causarle problemas al Gobierno. Negarse hoy día a contribuir desde todos los sectores políticos a solucionar estas crisis es no poner los intereses de Chile por encima de mezquinos intereses políticos. Restarse de lograr acuerdos para solucionar el problema de los puertos, de Carabineros y de la violencia rural y urbana sería antipatriota. Hoy debemos exigir unidad nacional, y enfrentar estos problemas con políticas de Estado.

 

FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: