Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 12 de enero, 2020

Jaime Jankelevich: Bienvenidos a la jungla

Consultor de empresas Jaime Jankelevich

La semana que termina nos deja un saldo muy negativo, por el fracaso de la institucionalidad en garantizar que se rindiera la PSU con tranquilidad, en igualdad de condiciones para todos los alumnos, y sin filtraciones. Por el contrario, las amenazas de la ACES se hicieron realidad, imponiendo, como en la jungla, la ley del más fuerte en desmedro de los más vulnerables.

Jaime Jankelevich Consultor de empresas

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La ley de la jungla se usa popularmente en las sociedades para referirse a un comportamiento en que lo que rige es la ley del más fuerte, sin importar las reglas y normas de convivencia implícitas en un Estado de Derecho. En la jungla, quien manda es el más poderoso y quienes más sufren son los más vulnerables, pues no cuentan con los medios para defenderse de los depredadores, quienes terminan dominando el territorio donde conviven.

Lo sucedido con la PSU se asimila a uno de esos documentales de National Geographic, donde siguen a los leones cazando en la jungla, los que, agazapados en los altos pastos de la savana, otean a sus víctimas, los animales más vulnerables, esperando el momento preciso para atacar y derrotarlos; aun cuando la manada, al olerlos, advierte del peligro, no todos alcanzan a escapar a tiempo y caen derrotados por la fiereza y violencia de los felinos.

A la PSU, la ACES la amenazó tempranamente con impedir su realización, explicitando que iban a boicotear su normal desempeño. Esa amenaza no fue considerada seriamente por el Cruch y el Demre, los responsables de la prueba, porque no solo ocurrió que no tomaron las debidas precauciones para evitar que los violentistas pudieran lograr su objetivo, sino que la suspensión definitiva de Historia demuestra que no tenían previsto ningún plan de contingencia. Esto es una vergüenza nacional y nos causa un grave desprestigio internacional.

Lamentablemente, otra vez se impuso la ley de la jungla, afectando, una vez más, a los más vulnerables. Tal como lo informara El Líbero el jueves pasado, el 70% de las 26 comunas donde se saboteó la PSU tienen un índice de pobreza mayor que el promedio nacional. Siete de cada 10 alumnos de esas comunas no han superado los 491 puntos ponderados en los ensayos de PSU, vs 573 donde estudiaron los voceros de la ACES, Chanfreau y Salgado.

Esos alumnos que con un gran esfuerzo familiar y personal llegaron el lunes y martes a rendir la ya postergada PSU, vieron frustradas sus ilusiones porque un soberbio grupito de violentistas, que se sintió fuerte frente a una presa fácil, fue capaz de imponerse por la fuerza, violando los derechos humanos de miles de jóvenes. ¿Y quién va a garantizar que no ocurra lo mismo el 27 y 28 de enero, cuando se tomen las pruebas que no se pudieron rendir?

Esto que sucedió en la PSU es un episodio más de la anomia existente, donde se ha impuesto la ley de la jungla, porque hasta ahora, los violentistas que atacan, insultan, apedrean, balean, queman, destruyen, profanan y violan los derechos de circulación, de disenso y ahora de educación, se sienten libres de hacerlo porque los ha protegido una sorprendente e inaceptable impunidad.

La legitimación de la violencia para el logro de objetivos es un gravísimo daño inferido al país y si esto continúa sin que el gobierno se decida a restaurar el orden público, actuando con decisión y coraje y utilizando todos los recursos legales y constitucionales a su disposición, es muy difícil que lleguemos a superar la situación actual, pues de  seguir  imperando la ley de la jungla, es imposible visualizar una solución a la crisis.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: