Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 02 de diciembre, 2018

Jaime Jankelevich: Bachelet 3

Consultor de empresas Jaime Jankelevich

No, no estoy pensando en que será nuevamente candidata a la Presidencia ni menos que vuelva a La Moneda. No se preocupe. Cuando hablo de Bachelet 3 pienso en su actuación como Alta Comisionada de DDHH de Naciones Unidas, en la que muestra sesgos importantes. 

Jaime Jankelevich Consultor de empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

 A raíz de la muerte del comunero Camilo Catrillanca, Michele Bachelet, en entrevista con CNN en español, se refirió a este caso diciendo lo siguiente: “Yo espero que se haga una investigación profunda, donde se pueda descubrir los responsables y éstos sean llevados a la justicia. Esperamos que las instituciones funcionen en Chile para que su familia y el pueblo de Chile sepan la verdad de los hechos, y haya justicia».

 

Estas declaraciones realizadas después que el Gobierno ya había tomado inmediatas y drásticas medidas no solo contra los carabineros que actuaron en Temucuicui sino que también destituyendo a los más altos oficiales de la zona, no guardan relación con lo que fue su actuar durante su mandato en el mismo conflicto, lo que quedó reflejado en las declaraciones de Héctor Llaitul, líder de la CAM, quien, refiriéndose a lo expresado por la Alta Comisionada dijo: “La señora Bachelet no tiene ninguna moral para decir hoy que se debe hacer justicia por el caso Catrillanca, cuando en su gobierno nos asesinaron, también por la espalda, a Matías Catrileo”.

 

Es curioso que ante lo sucedido en la Araucanía se manifestara de inmediato con un llamado a investigar, y a que las instituciones chilenas funcionen, para que haya justicia. Como si esto no fuera así y el gobierno no hubiera actuado. Y lo digo porque su actitud frente a la situación de derechos humanos en Venezuela y Nicaragua es bien diferente: ella no hace una severa denuncia de las graves violaciones que allí están ocurriendo, como lo han manifestado tantas veces opositores a ambos regímenes. Las declaraciones suyas, en ambos casos, se refieren a las innumerables personas que están abandonando dichos países por causa de la crisis y el deterioro de los derechos humanos, pero no condena a los regímenes. En el caso de Nicaragua, dijo que su oficina continuará documentando las violaciones de derechos humanos desde fuera del país. Pero no objeta decididamente lo que allí está pasando ni tampoco pide sanciones.

 

La posición de la Alta Comisionada en relación a los derechos humanos en la región pareciera tener un sesgo favorable a los regímenes por los que siente cercanía ideológica y es, en cambio, más estricta frente a países como Brasil e incluso Chile, donde gobiernan regímenes contrarios a su posición política.

 

Muy distinta es su actitud en el caso de Brasil, pues recién electo Jair Bolsonaro, aseguró en una reunión en París que estará atenta a que en ese país se sigan respetando los derechos humanos y la democracia. Cómo no iba a ser así, cuando ella estuvo a favor que se dejara participar en las elecciones a Lula de Silva, preso por corrupción, estando ya nombrada como Alta Comisionada.

 

De los derechos humanos en Cuba hasta ahora no se ha pronunciado, lo que no es de extrañar, pues no olvidemos que, estando de visita en la isla, salió corriendo para reunirse con su admirado Fidel. Y en relación a Venezuela, es difícil que critique abiertamente al régimen, porque ella fue muy amiga de Chávez. Cuando fue Presidenta en Chile, su actuar en relación a Venezuela fue tibio y nunca se manifestó preocupada por la situación de derechos humanos en ese país. Aún más, no recibió a Lilian Tintori, esposa del encarcelado Leopoldo López, por “problemas de agenda”.

 

En resumen, la posición de la Alta Comisionada en relación a los derechos humanos en la región pareciera tener un sesgo favorable a los regímenes por los que siente cercanía ideológica y es, en cambio, más estricta frente a países como Brasil e incluso Chile, donde gobiernan regímenes contrarios a su posición política. Es de esperar que su actitud cambie, y actúe decididamente para detener las graves violaciones que ocurren en Venezuela, Nicaragua y Cuba.

 

FOTO: RODRIGO SAENZ/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: