Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 10 de mayo, 2020

Jaime Jankelevich: Aprovechemos las oportunidades que surgen de la crisis

Consultor de empresas Jaime Jankelevich

Mientras la mayoría de la población sigue aún temerosa de contagiarse con el virus, las consecuencias de la pandemia que se están observando en la economía, obligan a tomar conciencia de la grave crisis socioeconómica que se avecina, lo que nos exige pensar ahora ya en las soluciones que nos permitirán sacar al país adelante, como tantas veces lo hemos hecho.

Jaime Jankelevich Consultor de empresas

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hay quienes en la oposición intentaron crear una falsa dicotomía cuando el Gobierno mostró preocupación por el efecto de la pandemia en la economía, tratando de desarrollar en la opinión pública el sentimiento que al Gobierno le interesaba más la economía y los negocios que la salud de la población.

Esa falaz afirmación ha sido dolorosamente desvirtuada por los graves efectos en miles de hogares, ante la falta de actividad económica. Despidos, cesación de pagos, paralización de actividades, empresas que se tornan inviables, etc., debieran ser suficientes ejemplos para que la gente entienda que además de preocuparse por la crisis sanitaria, es igualmente importante ocuparse de la crisis económica que se avecina, porque si no se hace, las consecuencias de corto y mediano plazo podrían ser dolorosamente graves.

La situación de la economía es para estar preocupados. En agosto de 2019, la estimación del PIB tendencial de mediano plazo era de 3%; pues bien, hace unos días, el comité de expertos del Ministerio de Hacienda, lo rebajó a 1.8%, crecimiento que en el mediano plazo implica que el Estado dispondría de menos recursos de los que se necesitarán para satisfacer todas las demandas socio-económicas.

Para abril se espera una caída en la economía entre un -8% a un -11%, y a fin de año, la proyección de crecimiento es del orden del -2%, producto del shock de oferta causado por la pandemia. Sin embargo, la crisis sanitaria no es lo único que influye en este comportamiento, pues veníamos con una economía debilitada por lo ocurrido antes del coronavirus

Y no nos olvidemos que estamos ad-portas de un calendario electoral intenso, que partiría teóricamente con el plebiscito del 25 de octubre, y de ahí en adelante no para. Esto implica que la política se va a dedicar a satisfacer sus intereses partidistas, por lo que las soluciones que se requieren entrarán seguramente en cuarentena.

El escenario así planteado es de gran incertidumbre, porque una economía estancada, sin crecimiento, afecta a mucha gente, como ya se observa incluso en los países más ricos, como EE.UU., que solo en abril perdió 20,5 MM de empleos. Es por eso que es imperativo preocuparnos de la economía.

Pero de las crisis surgen las oportunidades. Los chilenos hemos demostrado una y otra vez que somos capaces de levantarnos ante las desgracias, reconstruir desde los escombros y sacar a Chile adelante. Y esta es la gran oportunidad para modernizar el país. Partiendo por profundas reformas al Estado; aprovechando las infinitas posibilidades que ofrece la tecnología para exportar servicios, mejorar la educación o implementar de Arica a Punta Arenas la telemedicina. Hacer la carretera del agua para derrotar la escasez hídrica y entre otras cosas, desarrollar un tremendo potencial del que se habla poco: el hidrógeno.

En 2017, el Washington Post catalogó a Chile como “la Arabia Saudita de las renovables”. Tenemos un potencial de generar 200 MT anuales de hidrógeno como fuente de energía limpia, lo que representa el triple de la producción mundial actual, y al menor costo a nivel global.  El valor de esta energía puede representar cientos de miles de millones de dólares anuales, brindándonos más recursos que el cobre.

Chile está en mucho mejor pie que cualquier país de la región y estamos en el 5° lugar del mundo en cuanto a buen manejo de la pandemia. Hoy debemos pensar en las soluciones, en cómo aprovechar las enormes posibilidades que tenemos para hacer una nueva revolución silenciosa y estar listos para poner manos a la obra, cuando el coronavirus termine siendo un mal recuerdo del pasado.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: