Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 8 julio, 2021

Jacqueline Deutsch: Sesgo cognitivo y el trabajo de los convencionales

Los estudios apoyados en la neurociencia han demostrado que los seres humanos tendemos a no pensar demasiado a la hora de tomar decisiones y para esto utilizamos poco la razón o la lógica.

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Tratar de entender la naturaleza humana ha sido de interés de la sociedad en todos los tiempos. Expertos en ciencias evolutivas, en psicología y el comportamiento humano se preguntaban una y otra vez qué es lo que hace que los seres humanos decidan por una cosa o la otra, por qué eligen un camino y no otro para alcanzar cierto objetivo

La pregunta es seria porque las consecuencias que tiene el tomar decisiones basadas en experiencias que no han traído buenos resultados, a veces pésimos resultados, y seguir porfiadamente eligiendo ese mismo camino nos hace pensar en cómo aprende el ser humano y qué hace con ese aprendizaje. ¿Es consciente o no de sus errores, está siendo manipulado sin darse cuenta para que repita una y otra vez una conducta que a todas luces es errónea?

Finalmente, la psicología (1972) encontró una respuesta. La interpretación errónea y sistemática de la información disponible que ejerce influencia en la manera de procesar pensamientos, emitir juicios y tomar decisiones la denominó sesgo cognitivo.

Los estudios apoyados en la neurociencia han demostrado que los seres humanos tendemos a no pensar demasiado a la hora de tomar decisiones y para esto utilizamos poco la razón o la lógica. Es la influencia social y la memoria de experiencias pasadas las que determinan nuestras respuestas porque el cerebro “ahorra” en el proceso de pensamientos mas complejos. Es así como nuestras respuestas obedecen más bien a experiencias inconscientes para nosotros. La lógica y la razón dicen una cosa, pero el sesgo cognitivo interpreta la realidad de forma equivocada. ¿Por qué? Porque nos acomodamos a lo que creemos basados en experiencias anteriores sin incorporar nuevas evidencias que pueden llevarnos a salir de nuestra zona de confort. A esto se le denomina sesgo confirmación. Así como fue, volverá a ser. Lo interesante aquí es que la persona busca información que le confirme su tesis y no se aventura a buscar nueva información para modificarla.

Lo mismo ocurre con el sesgo de anclaje. La persona se queda con la primera información que recibe en vez de examinar otras opciones racionalmente.

Una forma muy interesante de sesgo cognitivo ocurre cuando se toma una decisión y se busca otras personas que hayan tomado la misma. Es curioso porque uno diría que para tomar buenas decisiones debiésemos escuchar opiniones divergentes y así enriquecer el resultado. Pero la persona que posee un sesgo cognitivo adhiere porfiadamente a lo que cree. Suena mucho al tipo de pensamiento extremista o radical.

El quedarse solo con los aspectos negativos de las otras versiones respecto de un mismo hecho es también característico de quienes poseen un sesgo cognitivo. No son capaces de ver aspectos positivos o neutrales en una posición divergente.

Otras veces, incluso para confirmar este sesgo, las personas suelen ir hacia el lado opuesto con el objetivo de confirmar que el otro está equivocado, por lo tanto, si uno elige derecha, el otro inmediatamente elige la izquierda sin mediar reflexión alguna

Como los sesgos cognitivos forman parte de la memoria inconsciente, es difícil hacerle ver a alguien que esta infiriendo un resultado solo con las partes del todo. Dejando fuera los aspectos positivos de opiniones divergentes, quedándose solo con la primera impresión y rodeándose de personas que piense igual a él porque, si estas no son las mismas, inmediatamente el giro es hacia el lado contrario.

Toda esta información la ciencia ha logrado detectarla a través del uso de tecnología basada en la Inteligencia Artificial junto con el magneto encefalografía. Así podemos detectar lo que la persona realmente valora y lo que ocurre cuando adherimos a un tipo de pensamiento sin recurrir al juicio y la razón que nos entrega una visión completa y racional de la realidad.

Si extrapolamos las características del sesgo cognitivo a un grupo de personas que deben tomar decisiones fundamentales como el diseño de una hoja de ruta, por ejemplo, la nueva Constitución, debemos apelar sin lugar a duda a la urgente necesidad de dejar de dividir la convención en grupos que no tienen interés en escuchar a nadie que piense diferente.

La experiencia en la toma de decisiones, la tolerancia y la capacidad de observar racionalmente los hechos, desprovisto de cualquier sesgo cognitivo, debiese ser un requisito sine qua non para pertenecer a tan fundamental proceso. Aunque parece ser demasiado tarde para eso.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO