Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 08 de abril, 2020

Jacqueline Deutsch: El principio de la incertidumbre y el aislamiento social

Junto con las medidas tomadas por el Ministerio de Salud para prevenir el colapso de los hospitales y clínicas, la falta de respiradores artificiales y mantener estable la curva de contagios, se debiese contar con medidas para paliar las consecuencias del aislamiento y la incertidumbre de la población en general.

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Parece muy poco probable que un concepto propio de la física cuántica, como lo es el Principio de la Incertidumbre, propuesto por Heisenberg, resulte aplicable a las ciencias sociales y, en este caso, a la psicología y el estudio de la psiquis. Este principio supone que la materia es dinámica y no por completo predecible, sino que se encuentra en continuo movimiento y no es posible medir un determinado aspecto sin tener en cuenta que, al hacerlo, otros se ven alterados.

En la contingencia actual, tenemos un todo, que llamaremos Coronavirus (COVID-19). El abordaje proviene fundamental y necesariamente desde una entidad sanitaria, ya que este es un problema de salud pública y grave: una pandemia mundial. El abordaje ha tenido consecuencias en distintos niveles ya sean políticos, jurídicos y económicos entre otros, los que han afectado la vida de todos los individuos, sin importar edad, raza, nivel socio económico o cultural, religión ni país de origen. El Principio de la Incertidumbre se instala en la dinámica del problema. La ciencia intenta resolverlo por todos los medios posibles y, en su camino, las partes del todo se ven afectadas.

Uno de los primeros descubrimientos es que la cadena del contagio es vertiginosa y que, de los métodos esenciales para romper con esta cadena, es el aislamiento social. Desde la perspectiva psicológica el distanciamiento social se resume en dos palabras: aislamiento e incertidumbre. El aislamiento puede ser real, palpable porque implica barreras de contacto, el uso de equipos de protección, como mascarillas y guantes, el distanciamiento social y la separación entre una persona y otra a través de vidrios. Pero también existe el distanciamiento simbólico, como lo son las separaciones de los seres queridos y cómo esto afecta la vida emocional de las personas. El no poder tocarnos, el comunicarnos a través de pantallas y dejar de sentir la presencia física del otro cerca.

El otro aspecto crucial es la incertidumbre. Quienes están enfermos y se encuentran aislados no están seguros si sobrevivirán. Aquellos que están sanos, pero en cuarentena no están seguros si enfermarán o no. Quienes tienen a sus seres queridos en cuarentena por sus síntomas tampoco saben cómo evolucionarán y ellos no lo saben tampoco. Todos debemos lidiar con la incertidumbre de lo que ocurrirá con nuestro trabajo, cómo lograremos sobrevivir, cómo seguirán nuestros hijos estudiando si dejan de existir los colegios.

Es un panorama casi dantesco, sin embargo, tomar en forma urgente las variables psicológicas del aislamiento y la incertidumbre en las primeras etapas de la planificación es, a mi juicio, la manera de prevenir un grave problema que se sumaría y que puede aumentar el número de contagios.

Las medidas de salud pública deben ir más allá de los aspectos psicológicos que se puedan ver afectados por el método de prevención o manejo utilizado. Sin embargo, las implicancias en la salud mental deben tomarse en cuenta desde el principio y presupuestarse en el curso de la acción, de modo que se puedan tomar las medidas necesarias para reducir los efectos del aislamiento y abordar la incertidumbre que genera ansiedad y desesperación al ser prolongada en el tiempo. Una de las causas de que la salud mental de los individuos se pueda ver seriamente afectada es la condición previa al evento en cuestión. Desafortunadamente, estábamos en una mala condición, porque ya veníamos arrastrando una gran carga de temor e incertidumbre producto del estallido social del 18 de octubre pasado. Si a esto le sumamos el aislamiento, podemos entender en parte por qué se ha observado un aumento en las denuncias por violencia intrafamiliar.

Por lo tanto, junto con las medidas tomadas por el Ministerio de Salud para prevenir el colapso de los hospitales y clínicas, la falta de respiradores artificiales y mantener estable la curva de contagios, se debiese contar con medidas para paliar las consecuencias del aislamiento y la incertidumbre de la población en general. Contagiados o no, con o sin síntomas.

Cientos de estudios científicos han demostrado que estas medidas facilitan una mayor adherencia de la población a las indicaciones que van emanando desde las autoridades y un aumento en la motivación en la medida que, si nos comprometemos con cumplir responsablemente con las medidas de autocuidado y prevención, estas tendrán un mejor resultado. Estaremos más motivados a seguir las instrucciones y saldremos de esto más temprano que tarde.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿YA RECIBES EL PODCAST “DETRÁS DE LA NOTICIA”?

Cada noche el director de El Líbero, Eduardo Sepúlveda, cierra la jornada con un comentario en formato de audio enviado por WhatsApp, donde en pocos minutos analiza los hechos que marcaron el día y proyecta escenarios para el futuro próximo.

Sí ya eres parte de la Red Líbero, solicita el podcast escribiendo a red@ellibero.cl

Sí aún no eres parte de la Red Líbero, suscríbete y ayúdanos a seguir creciendo.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete