Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 de mayo, 2019

Iván Vera: Alemania corriendo a velocidad digital

Socio Fundador y Presidente de INNSPIRAL Iván Vera

A pesar de su inmenso tamaño, las grandes empresas alemanas están adoptando la agilidad y la velocidad de la economía digital. Pero no son solo los ejecutivos e ingenieros de las empresas alemanas quien es van a alta velocidad. Industrie 4.0 es una política de gobierno.

Iván Vera Socio Fundador y Presidente de INNSPIRAL
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Es jueves 9 de mayo y llueve en Baviera. Escribo esta columna de regreso a München desde las instalaciones de la Digital Factory de Siemens. Toda esta semana hemos estado visitando empresas, startups, hubs y centros de investigación en innovación digital en Köln, Stuttgart, Karlsruhe, München, Augsburg y Amberg, en Alemania.

En una visita organizada por la Cámara Chileno-Alemana de Comercio e Industria (Camchal) e Innspiral, con altos ejecutivos y directores de varias empresas nacionales y multinacionales que operan en Chile vinimos a conocer qué está diseñando y materializando Alemania en lo que ellos mismos denominaron “Industrie 4.0” en 2011. Este concepto se refería al advenimiento de fenomenales cambios, oportunidades y desafíos que enfrentarán empresas, gobiernos y todo tipo de organizaciones producto de la cada vez mayor conectividad de personas, máquinas y objetos a través de una internet de creciente alcance, velocidad y diversidad.

Durante este “viaje de estudio” nos presentaron sus innovaciones y métodos de innovación en DE.HUB (Digital Hub Initiative); ZD.B (Zentrum für Digitalisierung in Bayern); el startup Pro.Glove y las empresas Bosch, DHL, Festo, Kuka, y Siemens. Todas estas organizaciones, públicas y privadas, están diseñando y materializando el “futuro figital” de Alemania. Con “figital” nos referimos al emerger de una creciente expresión digital que gradualmente va complementando la realidad física de nuestras vidas.

Alemania acuñó el término Industria 4.0 y va protagonizando esta revolución mundial. En ZD.B nos comentaron que el gobierno federal destinó 5 billones de euros para fomentar en 5 años la digitalización de la economía y sociedad del estado de Baviera, que es uno de los 16 estados que componen Alemania. La apuesta es seria. Es un aporte de capital relevante que están canalizando hacia la creación de startups, la digitalización del gobierno, la innovación y la infraestructura digital, y la innovación en la educación en todos los niveles escolares.

En Kuka nos dijeron que la diferenciación estará en el software, que determina lo que los robots son capaces de hacer. Y ya están trabajando en la inteligencia artificial (AI) que tendrá incorporada cada robot como individuo y como comunidad de trabajo colaborativo.

Kuka es una de las cinco principales empresas proveedoras de robots para la industria mundial de manufactura de automóviles, aviones, buques y para todo tipo de centros de distribución logística. Nuestro anfitrión fue Erich Lohrmann, ingeniero chileno-alemán (Deutsche Schule Valparaíso y UTFSM), quien nos mostró lo más avanzado de la robótica mundial. Kuka facturó 3.200 millones de euros en 2018, produciendo 10 familias de robots y más de 300 modelos distintos para muy diferentes aplicaciones. En la compañía trabajan 14.235 personas. Cada vez más robots automatizan la fabricación propia. La compañía se vuelve más competitiva, a pesar de estar en el estado más caro del país más caro de Europa. Hoy vimos robots fabricando robots. Por la noche las luces de la fábrica son apagadas, pero los robots del tercer turno siguen trabajando solos. Hace tres años participé también de una visita a Kuka. Hoy me resultó impresionante cómo la compañía estaba ya produciendo no solo robots, sino también Software As A Service (SAAS). “Los robots se están commoditizando”, nos comentó el mismo anfitrión de hace tres años. “No podemos dejarnos llevar por la competencia por bajos precios”. La diferenciación estará en el software, que determina lo que los robots son capaces de hacer. Y ya están trabajando en la inteligencia artificial (AI) que tendrá incorporada cada robot como individuo y como comunidad de trabajo colaborativo.

En Festo nos mostraron – sin posibilidad de fotografías – la más moderna planta de fabricación de sistemas de control automático mediante válvulas neumáticas. Al igual que las fábricas automatizadas y crecientemente robotizadas de Bosch y de Siemens, la planta de Festo era nueva, con no más de tres años desde su fundación. Inversión en automatización, robotización y economía circular. El calor producido en cada máquina de mecanización con control numérico es conducido por tubos hacia las piscinas de galvanizado de piezas. Los residuos de la mecanización son reprocesados y despachados en unidades uniformes a su reutilización. Pero la principal novedad es que todas las máquinas están conectadas y automáticamente -sin intervención humana – reportando data, en tiempo real, de calidad, producción, y disponibilidad a un computador central, el cual permite la asignación de tareas optimizando la producción. Lo que pronto vendrá será la colaboración entre las máquinas y los robots.

Sumar a la gente en los cambios es una estrategia de agilidad y velocidad que se puede advertir en cada una de las visitas de esta semana. Si todos sentimos que nos beneficiaremos, todos colaboraremos para que ocurra.

En Bosch nos mostraron una nueva planta de fabricación de placas de circuitos integrados para los computadores que son parte fundamental de los automóviles BMW, Mercedes-Benz o Porsche. La nueva planta, completamente automatizada, está siendo crecientemente robotizada. El Director de Producción, quien nos guió personalmente durante la visita, nos comentó la relevancia que tuvo para ellos el no despedir personal producto del proceso de robotización. Su enfoque ha sido producir más con la misma gente. Los primeros robots móviles comenzaron a recorrer los pasillos para que todos en la planta se familiarizaran con ellos y preguntaran todo lo que quisieran. La primera robot móvil fue bautizada Margarette, mismo nombre de la hija del muy recordado y querido fundador Robert Bosch. Sumar a la gente en los cambios es una estrategia de agilidad y velocidad que se puede advertir en cada una de las visitas de esta semana. Si todos sentimos que nos beneficiaremos, todos colaboraremos para que ocurra. En Kuka había una instalación en el Hall central: “Todos somos una sola Kuka. Cada uno de nosotros: ¡Inigualable! ¡Juntos somos imbatibles!”.

En DZ.B nos hablaron ayer del concepto “Digital Twin”, un modelamiento y visualización digital del proceso de fabricación en el computador que permite analizar la producción, la productividad, la calidad y seguridad de las operaciones para su constante perfeccionamiento por parte de los ingenieros. Para nuestra sorpresa, hoy en Siemens, durante la visita de la fábrica más moderna de PLCs para su uso en la automatización de fábricas y centros de logística, nos mostraron la aplicación integral de su Digital Twin. Siemens está ya haciendo uso concreto de la data de sus máquinas y procesos de fabricación, proyectándose al mundo digital en el uso de la Inteligencia Artificial en sus procesos productivos y servicios SAAS. Siemens factura 70 mil millones de euros al año. Un gigante cambiando a alta velocidad.

Los alemanes están cambiando. Su sociedad y su economía está avanzando muy rápido hacia un uso notablemente eficaz de la data que genera su actividad productiva. A pesar de su inmenso tamaño, las grandes empresas alemanas están adoptando la agilidad y la velocidad de la economía digital. Pero no son solo los ejecutivos e ingenieros de las empresas alemanas quien es van a alta velocidad. Industrie 4.0 es una política de gobierno. De muestra un botón: 5 billones de euros destinados a la digitalización de Baviera. Los políticos alemanes también van corriendo a velocidad digital. Chile debe aprender de Alemania, que como conjunto va corriendo a velocidad digital.

@ivanveram

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: