Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 20 mayo, 2021

Isabel Plá: Mirada en vuelo rasante a las elecciones

El domingo ganó una izquierda radical en todas sus expresiones (cultural, ambiental, social) que reconoció anticipadamente esos cambios (las movilizaciones del 2011 fueron un campanazo) y quien mira primero el horizonte, tiene más posibilidades de llegar con ventaja a la siguiente estación.

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Sería arrogante pretender explicar las elecciones del domingo en una columna, y transcurridas apenas 72 horas. Nos vamos a demorar un tiempo en comprenderlos en su real profundidad (espero que no demasiado, por el bien de Chile).

Me atrevo a darle una mirada en vuelo rasante a los resultados, en tres dimensiones: el cambio cultural que viene gestándose al menos desde hace una década; el fuerte rechazo a una manera de hacer política; y la estrategia electoral y de conexión con los electores.

La forma de vida, los temores y aspiraciones de los chilenos experimentaron un cambio enorme en los últimos años, producto precisamente del progreso económico y social del país: una ciudadanía más educada, más conectada con el mundo, más exigente y, por tanto, cada vez más crítica de las instituciones y del sistema político. Cambian las aspiraciones, surge con mucha fuerza la preocupación por los animales, el clima, el agua, el ambiente; la valoración del tiempo libre; y, muy especialmente, la percepción de inseguridad de una clase media que se ha consolidado, pero teme a la pobreza si pierde su fuente de ingresos o enfrenta una enfermedad de alto costo, y a la delincuencia cuando percibe un ambiente de impunidad.

El domingo ganó una izquierda radical en todas sus expresiones (cultural, ambiental, social) que reconoció anticipadamente esos cambios (las movilizaciones del 2011 fueron un campanazo) y quien mira primero el horizonte, tiene más posibilidades de llegar con ventaja a la siguiente estación. Ganó una izquierda con una narrativa sin piedad para identificar el enemigo más conveniente; con talento para conectar palabras y memes con la rabia y la frustración (que no son nuevas, pero ahora no se disimulan); y literaria y gentil para convocar a los chilenos a elegir entre las exigencias de la responsabilidad, el trabajo, el ahorro, etc., o el anhelado “buen vivir”.

La dimensión más evidente es el rechazo a la política tradicional, la del cuoteo, la operación burda, la captación de figuras mediáticas sin arraigo territorial, el ensimismamiento en cuestiones que solo les importan a los políticos. Un punto aparte es la rendición de posiciones en temas importantes sobre economía, democracia y libertades, dejando la cancha despejada a la demagogia y a la política de las emociones (corre tanto para la ex Concertación, que le regaló la interpretación de la historia al Partido Comunista; como para la derecha, que creyó ingenuamente que el simple progreso explicaba por si solo las ideas que lo hicieron posible). Un repaso rápido a algunos de los triunfos especialmente de la Lista del Pueblo muestra el valor de hacer política de otra manera: en torno a causas concretas, desde las comunidades y con un discurso que no admite matices, ni condescendencia (mucho menos diálogo, acuerdos o responsabilidad para tomar decisiones).

Defendí con fuerza la unidad para enfrentar estas elecciones. Creo, sin embargo, que hay aspectos de estrategia electoral que vale la pena mirar. La izquierda tiene un amplio predominio a partir del domingo, porque se diversifica en múltiples listas, cada una con causas distintas y la mayoría de ellas con la palabra mágica: “independientes”. Recordaba esta semana una encuesta de Criteria de octubre pasado, en la que un 84% de los encuestados prefería que el órgano constituyente estuviera integrado “mayoritariamente” por independientes.

Hay preocupación. Mucha. Y justificada. Es un error evaluar lo ocurrido mirando solo los resultados de la elección de la Convención y parapetarnos en el reproche al acuerdo constitucional para explicar la derrota de las dos grandes coaliciones que gobernaron al país durante treinta años. Hay una evidente izquierdización del país a juzgar por el resultado en las otras tres elecciones y los botones de muestra son el triunfo inédito del PC en Santiago, los del Frente Amplio en Ñuñoa, Viña del Mar y Maipú; y los resultados de las gobernaciones regionales en la Región Metropolitana y Valparaíso.

Anteceden a estos resultados una crisis social de proporciones, la pandemia y sus consecuencias (temor a la enfermedad, a la muerte y a la pobreza, distancia de la familia y los amigos y la pérdida de miles de empleos) y un clima político que normalizó la violencia en las calles y la degradación de las reglas de toda naturaleza (desde las constitucionales, hasta las que indican decoro en el atuendo y cuidado en el aseo personal para asistir al Congreso).

Chile Vamos y todas las redes de la centroderecha están activadas, primero para interpretar con coherencia lo ocurrido; y luego, para diseñar el camino a seguir hacia la elección presidencial y la parlamentaria. La tarea de fondo, sin embargo, es mucho más que electoral y no se hará en cuatro meses. Nos vemos en una próxima columna, para abordar las claves de ese cambio que obligatoriamente la derecha está obligada a hacer.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO