Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 26 de agosto, 2018

Ignacio Arteaga: Crecimiento multidimensional

Presidente de USEC - Unión Social de Empresarios, Ejecutivos y Emprendedores Cristianos Ignacio Arteaga

Buena parte del estancamiento en el crecimiento y la inversión no se debió a la “mala suerte”, sino a medidas o a políticas públicas estructurales mal diseñadas. Las reformas a las leyes laborales y tributarias tuvieron impacto directo en la baja productividad nacional.

 

Ignacio Arteaga Presidente de USEC - Unión Social de Empresarios, Ejecutivos y Emprendedores Cristianos
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Esta semana se dieron a conocer los resultados de la encuesta Casen 2017. Las cifras generaron una serie de reacciones en diversos sectores, algunos acusaron manipulación de datos para perjudicar al gobierno anterior, otros dijeron que “hay que aplicar retroexcavadora si queremos un Chile más justo” y desde la vereda del frente, apuntaron a las políticas de la Nueva Mayoría como las responsables de que “los chilenos vivieran peor”.

 

En varios aspectos los resultados de esta medición, que se hace cada dos años, son positivos, porque nos muestran que Chile, a diferencia del resto de Latinoamérica, ha podido disminuir la pobreza medida por ingresos. Mientras nuestros vecinos presentan tasas de pobreza cercanas al 31% de la población -cifras comparables con las que Chile tenía hace unas décadas-, nuestro país esta vez alcanzó un 8,6%. También es destacable que Chile haya mostrado una disminución en la tasa de pobreza respecto a la medición anterior que indicaba un 11,7%.

 

Sin embargo, los datos respecto de la distribución de ingresos no pueden dejarnos indiferentes, pues reflejan un estancamiento en la reducción de la desigualdad. El sondeo mostró además que la disminución de la pobreza multidimensional se detuvo, algo que no había pasado desde que se aplica esta encuesta. Seguramente son necesarios varios análisis específicos que permitan dar con las causas de tal o cual cifra. Estos análisis son los que nos permitirán, como país, ir corrigiendo lo que se debe corregir. Sin embargo, no podemos dejar de mencionar que el problema de la caída en la tasa de crecimiento ha sido una de las causas evidentes de los resultados menos favorables

 

Necesitamos, con urgencia reformas estructurales que nos permitan recuperar el crecimiento económico para generar más y mejor empleo, mayores ingresos y disminución de la desigualdad.

 

Los números son consistentes con esa lógica, puesto que hay un correlato entre los años de crecimiento económico más alto entre 2010-2015 y el crecimiento de los ingresos del primer quintil (personas con los menores ingresos). Durante ese periodo el aumento de los ingresos de dicho quintil fue siempre superior al experimentado por el quintil más rico, constatando que el crecimiento ha contribuido efectivamente a la disminución de la desigualdad. En cambio, en los periodos de crecimiento bajo o negativo, los ingresos del primer quintil crecen de manera desproporcionadamente más baja que los de los más ricos.

 

Buena parte del estancamiento en el crecimiento y la inversión no se debió a la “mala suerte”, sino a medidas o a políticas públicas estructurales mal diseñadas. Las reformas a las leyes laborales y tributarias tuvieron impacto directo en la baja productividad nacional. Pueden haber sido hechas con la mejor de las intenciones, pero su mal diseño, mala implementación y, sobre todo, la ceguera provocada por el tinte ideológico que las impulsó, las apartó de la realidad nacional, afectando las condiciones laborales de los más vulnerables. Por lo tanto, necesitamos, con urgencia reformas estructurales que nos permitan recuperar el crecimiento económico para generar más y mejor empleo, mayores ingresos y disminución de la desigualdad. No hay mejor programa de ayuda social que la generación de buen empleo, productivo y sostenible, a través de mayor capacitación, mejoras en la productividad, y aumento en el nivel de nuestras competencias laborales.

 

El crecimiento económico es necesario, pero ¿es suficiente? En USEC creemos que no. Sí queremos crecimiento, pero que no sea sólo económico, sino que integral. Un crecimiento que permita el desarrollo no solo material, sino que también personal, social, cultural y espiritual. El gran desafío entonces es cómo lograr ese desarrollo integral que nos permita “pasar de condiciones menos humanas a condiciones más humanas alcanzando a todo el hombre y a todos los hombres”.

 

La buena noticia es que el desarrollo integral no depende sólo de lo que haga o no haga un gobierno de turno, sino que fundamentalmente de la contribución que cada uno de nosotros haga diariamente por los demás. Y qué mejor instrumento para hacerlo que nuestras propias empresas. Ellas son la clave para la necesaria transformación de la sociedad.

 

FOTO: HANS SCOTT / AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO