Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 22 de septiembre, 2017

Ideas para un Chile que espera #TiemposMejores

Veinte comisiones fueron mandatadas para formular un proyecto que tuviera mayor profundidad que los simples titulares de buenas ideas. Y que reflejara el espíritu que Sebastián Piñera ha comprometido para un próximo período presidencial.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Representantes de veinte comisiones entregaron ayer al ex Presidente Sebastián Piñera las carpetas con sus respectivas propuestas para un próximo gobierno. Fue un acto simbólico, que resume el trabajo que han realizado durante meses cerca de mil personas —entre especialistas, independientes y militantes de partidos políticos, líderes de la sociedad civil y de gremios, académicos, etc.— que han colaborado en el programa del candidato presidencial de Chile Vamos.

Como formo parte de la Fundación Avanza Chile, la plataforma que ha organizado a esos equipos, puedo asegurar el esfuerzo gigantesco de seriedad con el que han trabajado. Y también de la voluntad para integrar todas las miradas posibles, dentro de una línea compartida por Chile Vamos, una coalición más diversa que las anteriores de centroderecha, pero con diferencias sustantivas respecto de la izquierda.

Las veinte comisiones fueron mandatadas para formular un proyecto que tuviera mayor profundidad que los simples titulares de buenas ideas. Y, sobre todo, que reflejara el espíritu que Sebastián Piñera ha decidido comprometer para un próximo período presidencial, y que ha expresado reiteradamente en al menos cinco condiciones.

Primero, que a diferencia del Chile oscuro y quebrado por la desigualdad que marcó el diagnóstico de la Nueva Mayoría y la Presidenta Bachelet hace cuatro años, las comisiones #TiemposMejores miraran a un país optimista, reconociendo su progreso y el esfuerzo de su gente, planteando desafíos a partir de esa realidad.

No cae del cielo, y merece un reconocimiento, que un país en el que casi la mitad de su población vivía en condiciones de pobreza hace treinta años, vea hoy cómo va consolidándose una creciente clase media que ha dado un salto en calidad de vida. Y que no está dispuesta a transar en sus aspiraciones, exigiendo respuestas para mitigar los naturales temores de quien recientemente ha dejado atrás condiciones de vida difíciles: a una enfermedad que lo despoje de todo; a vivir tantos años que se acabe la jubilación; a la delincuencia, que frena el progreso de miles de familias; al desempleo.

En segundo lugar, que las propuestas conjugaran los principios que inspiran la candidatura de Sebastián Piñera y el horizonte de Chile Vamos: libertad y justicia; progreso y solidaridad. Pienso que es un marco que interpreta mejor a una mayoría que el tono sectario e inflexible que marcan otras candidaturas, más cercanas al Gobierno de la Presidenta Bachelet (y, por esa razón probablemente, más distantes de las aspiraciones que expresan hoy los chilenos).

Tercero: que fueran políticas responsables, aterrizadas, posibles de implementar, sin populismos y considerando las severas restricciones presupuestarias que probablemente va a enfrentar la próxima administración. Le toque a quien le toque, tendrá que gobernar a partir de marzo de 2018 con más gastos que recursos disponibles y con una pesada mochila de compromisos que dejó amarrada la Nueva Mayoría. No se puede prometer aquello que no es posible cumplir y en eso las veinte comisiones han sido especialmente disciplinadas.

En cuarto lugar, que las ideas para un próximo gobierno reflejaran el fin de la cultura de la retroexcavadora y plantearan desafíos que impulsen la búsqueda de diálogo y acuerdos, para resolver problemas que afectan hoy a miles de chilenos y que, con buena voluntad política, pueden resolverse. La mayoría de las comisiones ha revisado los programas de Felipe Kast y Manuel José Ossandón, las propuestas que dejó planteadas el Presidente Ricardo Lagos antes de deponer su candidatura, y mociones parlamentarias de todo el espectro político, buscando buenas ideas para enfrentar desafíos compartidos.

En quinto y último lugar, que todas las propuestas fueran planteadas en un horizonte de cuatro y de ocho años plazo. Creo que Sebastián Piñera ha dado en esa exigencia una potente señal a Chile Vamos: aspira entregarles a los chilenos un buen gobierno, cumpliendo con las metas de cuatro años, y dejando abierta la puerta para que un siguiente Mandatario de la misma coalición avance en desafíos de largo plazo, que permitan a Chile ser uno de los 30 países con mayor desarrollo humano del mundo.

Recoger experiencias y pensar en buenas ideas para los tiempos mejores que esperan muchos chilenos ha sido una experiencia preciosa y exigente. Espero que la voluntad democrática de una mayoría permita implementarlas a partir del próximo 11 de marzo.

 

Isabel Plá, Fundación Avanza Chile

@isabelpla

 

 

FOTO: FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: