Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 08 de junio, 2017

Huyamos por la derecha…

La falta de criterio, preparación y seriedad de algunos precandidatos ha hecho que en esta campaña de primarias se escuchen las más locas teorías sobre la igualdad social, con el solo argumento de que Chile la necesita.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Huyamos… ¡por la derecha!”. Así decía el león Melquíades, en su insufrible entonación británica, cuando trataba de arrancar del cazador Major Minor (para los más jóvenes, un dibujo animado de Hanna Barbera en los años 60). Hoy me suena que la izquierda quiere arrinconar las ideas de la libertad con planteamientos que a primera vista son, por decir lo menos, descabellados, y que se hacen con total irresponsabilidad por sus efectos sobre una economía pequeña como la nuestra.

Estatizar empresas “estratégicas” para financiar gasto corriente —como un tren de alta velocidad—, es temerario y no resiste el análisis serio de un alumno de primer año de Economía. Garantizar gratuidad universal en universidades estatales y financiar la educación de los más ricos que ingresan a ellas —en desmedro de los alumnos, mayoritariamente de clase media, que van a universidades no estatales o privadas— son medidas aberrantes.

Pero cuando pensé que ya lo había escuchado todo, aparecen propuestas como el sueldo mínimo de 400 mil pesos, sin ninguna consideración por su impacto en las pequeñas y medianas empresas y el consecuente efecto en el empleo. ¿O alguien duda que si aumentan así las remuneraciones mínimas, sin estar asociadas a incrementos en la productividad, no terminará cerrando un sinnúmero de empresas?

En medio de esta especie de pesadilla programática, la candidata del Frente Amplio encontró que los impuestos en Chile eran bajos, pero cuando le preguntaron cuán bajos, dijo no saberlo. En fin, retorica programática que trata de instalar en la opinión pública la idea de que casi se puede hacer de todo, que es cosa de llegar y cambiar partes de la estructura social, política y económica sin que eso tenga ningún costo.

Nada más alejado de la realidad.

La falta de criterio, preparación y seriedad de algunos candidatos ha hecho que en esta campaña para primarias se escuchen las más locas teorías acerca de la igualdad social, con el solo argumento voluntarioso de que Chile la necesita y sin ninguna evaluación seria de las consecuencias o de la magnitud de los cambios que pretenden hacer.

Mención especial tiene la candidatura de Manuel José Ossandón, que en el programa “Tolerancia Cero” demostró que de verdad no sabía mucho de un montón de cosas —él mismo adujo que no era experto en nada—, por lo que resulta difícil entender qué es lo que propone el senador.

A estas alturas, es claro que las propuestas de Sebastián Piñera son las más sensatas y realizables, porque tienen el sustento de un ex Presidente con una preparación profesional muy superior a los demás candidatos, lo cual que se agradece.

Por supuesto que hay que hacer cambios, pero no pueden hacerse destruyendo este modelo de sociedad que ha costado tanto desarrollar y que, de un plumazo, algunos quieren derribar. En definitiva, no me dejo arrinconar por ideas de izquierda que estoy convencido provocarán un daño irreparable a nuestro país, justo en el minuto que se requiere de confianzas para recuperar la inversión, el crecimiento y el empleo.

 

William Díaz, economista

 

 

FOTO: ALEJANDRO ZOÑEZ/AGENCIA UNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: