Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 16 agosto, 2020

Harald Ruckle: Todos Somos Camioneros

Master en Economía y Dirección de Empresas Harald Ruckle

Esta vez, quizás a diferencia del 1972, no se respiran ambiciones políticas. Son desesperados gritos por ayuda, solo quieren trabajar tranquilos. Ya están expuestos a la inevitable inseguridad de las rutas, lo que menos necesitan es que los asalten y les quemen su sustento vital.

Harald Ruckle Master en Economía y Dirección de Empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Me caen bien los camioneros. Son personajes con aura de rudos y buenos de dentro. Su trabajo solitario los convierte en amigos solidarios. Pasan horas, días y noches solos con su máquina y el viento, tienen tiempo para la contemplación de la existencia. Están ausentes, por días y semanas, de sus casas y sus familias. Las picadas camioneras constituyen su segundo hogar. Quien ha entrado en la ruta 5 Norte a una de las posadas, anunciadas con altas banderas flameantes para permitir frenar las toneladas en las espaldas, se encuentra no solo con comida casera, sino un ambiente casero. Basta con un cordial saludo a todos los comensales presentes para sentirse parte del grupo aventurero. En la carretera hay una extraña amistad entre los camioneros y los motoqueros, ambos vaqueros de nuestro tiempo. Una alianza entre los más fuertes y los más agiles, reflejados en mutuos bocinazos y saludos de mano; encuentros de valientes en el desierto.

Es un estilo de vida, y de una vida dura. Aparte del sacrificio familiar y la soledad, los camioneros llevan una gran responsabilidad. Chocar con cuarenta mil kilogramos puede causar mucho daño a ellos, y sobre todo a terceros, más aún si es carga peligrosa. La conciencia del riesgo se traduce a una constante concentración cansadora. Muchos transportistas son dueños de su vehículo, y sortean los vaivenes y el estrés de todos los emprendedores.

Su rol social es indiscutible, abastecen y conectan el país. Debemos agradecer su sobre-humanos esfuerzos y logros durante los disturbios y la pandemia de los últimos 10 meses. ¿Dónde estaríamos sin ellos? Corresponde moralmente escucharlos en estos momentos. A nadie le gustan los paros, y menos a los propios camioneros. Esta vez, quizás a diferencia del 1972, no se respiran ambiciones políticas. Son desesperados gritos por ayuda, solo quieren trabajar tranquilos. Ya están expuestos a la inevitable inseguridad de las rutas, lo que menos necesitan es que los asalten y les quemen su sustento vital.

Nos lleva a paralelos de muchas otras profesiones. Los micreros y los basureros. Los taxistas, los Uber, los Rappis y los del Cornershop. Los comerciantes con o sin almacenes. Todos forman parte de los vasos sanguíneos de la sociedad. Difícil de imaginar que les guste soportar, por una causa ideológica más bien nebulosa con beneficios dudosos, los daños muy concretos de interrupciones físicas y económicas. Como denominador común, es gente buena, autónoma y esforzada. “¡Déjennos trabajar!” es la consigna de la unión.

Se agregan los millones de trabajadores esenciales que sufren las mismas amenazas. Ya viven una realidad difícil, y no les interesan eslóganes vacíos que hasta ahora solo han empeorado sus ingresos actuales y perspectivas futuros. Todas nuestras rutas de vida se enfrentan con suficientes desafíos, riesgos e incertidumbres, sin que nos pongan piedras, barricadas y abismos en el camino. Queremos paz. Todos somos camioneros.

Pensándolo bien, ¿quiénes realmente quedan que se interesen por nuevas aventuras de estallidos y experimentos políticos? Estimado lector, contéstese usted mismo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO