Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 15 de febrero, 2020

Harald Ruckle: Hienas al ataque

Master en Economía y Dirección de Empresas Harald Ruckle

Pensar y actuar. No hemos visto mucho de eso. Presenciamos una lucha despiadada de puro poder cruel. Un país cayéndose sin defensa. Nos imaginamos las notorias risas de estos animales. Triste e inquietante espectáculo.

Harald Ruckle Master en Economía y Dirección de Empresas

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Muchos hemos visto estos horribles videos con hienas atacando a una cebra o un búfalo. Por supuesto, muchas hienas contra uno. Una y otra vez hunden sus afiliados dientes en la carne viva, el animal grande defendiéndose, las cobardes hienas huyendo, solo para volver a la carga. Al tumbarse la presa, aterrizan y acompañan los simpáticos buitres.

Los incontables asaltos salvajes contra el país hacen recordar al invocado escenario. Numerosos “humanos hienizados” tratando de devorar a la indefensa cebra, nuestro Chile. Impresionan los múltiples puntos de ataque al cuerpo y alma nacional. Se han extirpado los vasos sanguíneos de la sociedad, el transporte público. Desde luego la cabeza es un blanco favorito, el gobierno vía “acusaciones constitucionales”. Se descuartizan las piernas, pezuñas y garras, nuestra policía y las fuerzas “amarradas”. Las crías son presas fáciles, nuestros colegiales. Se aísla a la víctima de un entorno esperanzador, quemando iglesias y museos. Siguen los mordiscos con insensatas propuestas de leyes, obstruyendo otras razonables, y con las trampas legislativas. Se suman los saqueos, las barricadas y el simple vandalismo. Aliados de las hienas sobran, “pobrecitos, solo quieren agarrar su pedacito”. ¿Chile dando una batalla perdida?

¿Cómo se defiende uno de los simultáneos ataques sin merced ni respiro? Con seres nocturnos regularmente juntándose a la fiesta cruel. Están cebados, como dicen en el campo. En YouTube, las películas suelen terminar mal. La cebra entra al sistema digestivo; después se buscará nuevos objetivos.

Pocas veces el animal afectado logra huir, son demasiados atacantes. En contadas ocasiones, la manada llega para la defensa colectiva. El ataque parece la mejor defensa. Cuando ocurre, suele ser exitoso y las hienas se alejan.

¿Se puede aprender algo de la naturaleza? A diferencia del reino animal, el ser humano cuenta con consciencia, capacidad de aprender y procesar conclusiones con ideas creativas. Se supone.

Observamos unas ovejas bonachonas que abogan con ingenuidad por el diálogo con las hienas. Sin respuesta positiva, hasta ahora. Demandar a “quienes resulten responsables” no logra castigar las embestidas. El agresor ya desapareció, rápidamente reemplazado por otros; apuntando a otro lugar del debilitado organismo nacional.

Se necesita la fuerza de la manada, y de la unión. ¿Quizás aplicar una inteligente voracidad? Sin matanzas, la sangre solo atraerá más atacantes. Basta con dispersar al adversario, para que vuelva a su condición de carroñero, respetando al país donde se vive. Todavía esperamos a los jaguares de los años noventa, la Concertación, hoy con crisis de identidad creyéndose hienas. Ojalá se acuerden de su intelecto y fortaleza interior; y vuelvan a ser los protectores del país.

En simples palabras, pensar y actuar. No hemos visto mucho de eso. Presenciamos una lucha despiadada de puro poder cruel. Un país cayéndose sin defensa. Nos imaginamos las notorias risas de las hienas. Triste e inquietante espectáculo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete