Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 27 septiembre, 2020

Harald Ruckle: ¿Hay mayoría silenciosa en favor del Rechazo?

Master en Economía y Dirección de Empresas Harald Ruckle

La existencia de una aplastante mayoría silenciosa en favor del Rechazo, tipo iceberg, parece poco probable. Aunque no es imposible que esa opción gane. Como sea, podemos concluir con bastante certeza que la brecha entre ambas opciones será muchísima menor que la habitualmente gritada por los cuatro vientos.

 

Harald Ruckle Master en Economía y Dirección de Empresas
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En los últimos días, la imagen de un iceberg ha dado vuelta por los medios sociales. Estas masas de hielo se dividen entre lo visible, a una menor proporción, y la (mayor) parte sumergida. El meme pretende inducir una analogía en cuanto a las preferencias del Apruebo y del Rechazo. Las opiniones en favor del Apruebo serían mucho más visibles, por su desproporcionada presencia en twitter y los matinales, que se suma a la sobreexposición mediática de los políticos del Apruebo. Sugiere el dibujo que puede haber una mayoría silenciosa por debajo del agua, con menor vociferación pública.

Obviamente esta imagen representa el deseo de los adherentes activos del Rechazo. Se quiere animar a los partidarios pasivos a no rendirse, sino ir a votar, e impedir la inexplicable tendencia humana de votar por el supuesto favorito, para no “perder mi voto”. El argumento del iceberg va en directa contradicción a las encuestas profesionales; algunos han señalado porcentajes alrededor del 70% para el Apruebo. Solo a primera vista son irreconciliables. Experimentando un poco, junto a los lectores, detectaremos potenciales votantes del Rechazo escondidos en la oscuridad.

No vale la pena considerar las encuestas por twitter. Como ilustra muy bien el documental “Dilema social” , nuestras redes sociales personales son concentradas en nuestros “iguales de pensamiento”. Los algoritmos empleados por los proveedores de las plataformas refuerzan y multiplican esta (lamentable) polarización. Por ejemplo, al googlear la palabra “cambio climático”, no sale lo mismo para todos los buscadores. Si el algoritmo detecta que usted, por sus búsquedas previas, tiende a estar consciente del daño ecológico, la lista de posibles links estará encabezada por lecturas o videos que confirman su credo, hay un cambio climático preocupante. Con “antecedentes” distintos, la plataforma le enseñará primeramente títulos que ponen en duda la gravedad del cambio climático, hasta teorías conspirativas. Algo parecido, o peor, pasa con twitter, cuyas “encuestas” no son ni por lejos representativas. Pueden ser muy influenciadas por un solo twittero, el autor original o hasta un contrincante.

Volviendo a las encuestas de mayor credibilidad, veamos las preferencias por las dos opciones del plebiscito publicadas por Cadem, en su “Plaza Pública”. Llama poderosamente la atención que las últimas cifras disponibles se encuentran “8 encuestas atrás”, en la número 341 del 27 julio; hoy están en la 349 (del 21 de septiembre). ¡Eso contrasta con 13 encuestas anteriores al 27 de julio, todos en el año 2020, donde sí encontramos los porcentajes por el Apruebo y Rechazo! Merece una explicación de la empresa Cadem por tal sospechosa omisión durante los últimos dos meses.

Para el propósito de esta columna, veamos los 13 puntos de datos publicados hasta hace 2 meses. El Apruebo oscila entre 62% y 74%, el Rechazo entre 19% y 27%. Con las cifras “nuevas”, del 27 de julio, el Apruebo aparece con un 71% y el Rechazo un 20%. Se dice (página 2) que serían representativas, vía una ponderación (efectuada por Cadem) por zona, género y edad. Esta afirmación tiene un gran supuesto. Para llegar a los 707 encuestados, se llamó a un número de ciudadanos 5,2 veces mayor (3.648 llamadas). Se asume, sin explicitarlo, que la propensión de encontrar un ciudadano dispuesto a contestar la (larga) lista de preguntas claramente políticas sea igual para los “aprobantes” y los “rechazantes”. ¿Será razonable creer eso?

Se invita a los lectores hacer su propio “experimento social”, aprovechando nuestras redes sesgadas hacia “un lado”. Pregunte las preferencias por el Apruebo (A) y Rechazo (R) (sin argumentar ni solicitar justificaciones) a un grupo de WhatsApp con las siguientes características: más de 10 miembros, conocidos por usted sin ser demasiado cercanos ni demasiado lejanos y en los que usted tenga una convicción razonable que por lo menos un 80% se inclina por una de las dos opciones. Lo que seguramente encontrará es que en su “grupo del Apruebo” le contesten más personas que en un “grupo del Rechazo”. Podría ser el doble o el triple entre uno y el otro. Es decir, los adherentes del Apruebo estarían más dispuestos a demostrar su opinión que los del Rechazo.

Si aplicamos una ponderación a las cifras de Cadem de julio, de 1 a 2 (los aprobantes son 2 veces más proclives a admitir su preferencia), matemáticamente el Rechazo sube de 20 a 33%, el Apruebo baja de 71% a 59%. Si el sesgo fuese 1 a 3, las preferencias ponderadas serían 51% por el Apruebo y 42% por el Rechazo.

La existencia de una aplastante mayoría silenciosa en favor del Rechazo, tipo iceberg, parece poco probable. Aunque no es imposible que gane el Rechazo: utilizando el peak del Rechazo según Cadem (04 de febrero) y una ponderación de 1 a 3. Independiente del grado de validez numérica de estas simulaciones, podemos concluir con bastante certeza que la brecha entre el Apruebo y el Rechazo será muchísima menor que la habitualmente gritada por los cuatro vientos. Carrera por correr, todavía.

 

  1. Jacques RAAB Camalez dice:

    Está difícil; pero hay que votar RECHAZO.
    Pienso que vamos sobre el 1/3.
    Para cortar la violencia se requiere mas del 50%
    Sería también el mayor castigo para los políticos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete