Después de transcurridas tres semanas en que la nueva administración está ejerciendo el poder, inquietantes signos de descoordinación y de falta de gobernabilidad continúan expresándose, con ministros claves del equipo político experimentando reveses en la conducción de la gobernabilidad, que el país necesita para estabilizar la crisis política y económica. Y para mitigar la incertidumbre que viene desplegando la Convención Constitucional en sucesivas materias y en votaciones que han provocado un retroceso en la moderación. En efecto, la eliminación del Senado fue acordada a través de un acuerdo que pretende disfrazar el unicameralismo, es decir, la existencia de una sola cámara, por el llamado bicameralismo asimétrico. La búsqueda de normas, como ocurrió con el sistema de justicia continúa, claramente, con el fin de concentrar el poder y alejar a la república de la democracia.

Connotadas figuras, como los senadores Ximena Rincón y José Miguel Insulza, han advertido sobre los peligros que la fórmula propuesta por esa comisión de la Convención, pero no ha importado. En el estilo impuesto de “pasar máquina”, solo ha importado la mayoría circunstancial, que domina la extrema izquierda en la Convención Constitucional.

En cuanto al gobierno, sin duda la peor expedición, la ha tenido Izkia Siches, que sumó a la frustrada visita a la Región de la Araucanía, la cual terminó con balas sobre su cabeza, quemas de vehículos y amenazas, un lenguaje ilegal como la denominación de “Wallmapu” a esta zona y el carácter de presos políticos mapuches a quienes se encuentran detenidos allí por sanciones provenientes de los Tribunales de la República. En Chile no hay presos políticos, y ella lo sabe. Además protagonizó un incidente diplomático frente a la reacción de políticos argentinos que sienten amenazada la soberanía con las expresiones de la ministra. Ella pidió excusas (no disculpas) para evitar un escándalo, ahora que el Presidente Boric realiza una visita al vecino país, acompañado de una nutrida comitiva.

Mientras tanto la violencia continúa en la macrozona sur de La Araucanía y se organizan mesas de trabajo para enfrentar a los violentos que continúan asaltando y quemando la llamada zona cero de Santiago. La destrucción de la oferta gastronómica en el barrio Lastarria, y por enésima vez, el intento de quema de la Fuente Alemana con trabajadores en su interior, condujeron a sus dueños a blindar con fierros su vista a la Alameda, reservando una pequeña puerta para el ingreso de sus clientes.

Hasta aquí la seguridad pública se encuentra comprometida y refleja la incapacidad de la titular de la cartera de Interior, quien continúa mostrando un sesgo de protección hacia victimarios y perpetradores, en detrimento de las víctimas. 

Además, las expresiones que emitió con la ministra del Trabajo, respecto que las cuentas de capitalización individual podrían ser expropiadas, revelan nítidamente su carácter extremista y su sesgo ideológico. Con gran alarde comunicacional, la ministra del Trabajo desmintió la especie, a sabiendas de que los tenedores de esas cuentas no quieren que sus fondos sean expropiados. Veremos cuando se discuta el tema de la previsión social, cómo quedará esta situación.

El único miembro de la administración que está haciendo su trabajo con seriedad y altura para las necesidades del país es Mario Marcel, quien pasó la semana en el Congreso y con el Presidente de la República, con un reporte por escrito que apunta a estabilizar los graves desequilibrios, fiscal e inflacionario, que enfrenta la economía, señales para profundizar el mercado de capitales, como también un programa de reactivación del empleo. Creo que es un punto de partida serio, ponderado y realista. Tal vez uno no esté de acuerdo con todo, especialmente la reforma tributaria, pero apunta a lo básico, atender los desequilibrios de la economía, y sentar las bases para su reactivación. El ministro anunció, por escrito que durante abril se reunirá con los empresarios, para conocer sus opiniones.

La extrema izquierda, especialmente el PC, busca sacarlo. Si lo logran será una señal clarísima de que la crisis económica y política se profundizará. La entrega del último IPOM, el miércoles recién pasado, estableció que la desaceleración de la actividad continúa a un ritmo más pronunciado, incluyendo una caída de la inversión cercana al 4%, que la inflación no se acercará al rango meta y los sucesos del este de Europa, más un eventual quinto retiro, empeorará la trayectoria de los precios: estancamiento con inflación a la vista.

Habrá anuncios pronto de la autoridad económica para enfrentar esta difícil coyuntura. Veremos cómo reacciona la coalición de gobierno que hoy presenta dos almas, la que quiere gobernar en democracia y la que está dispuesta a todo para conseguir el poder total, aunque no cuente con apoyo democrático.

*Alejandro Alarcón es economista

Deja un comentario

Cancelar la respuesta