Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 22 de octubre, 2015

¿Hacia dónde nos convoca la derecha?

Si los partidos de derecha pretenden ser efectivos en cautivar a una ciudadanía cada vez más indiferente con el sistema político y sus dirigentes, antes que cambiar el nombre del conglomerado, tiene el deber de presentarle un proyecto político al país.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Chile Vamos” es el nuevo nombre con que los partidos de oposición (UDI, RN, PRI y Evópoli) denominaron al conglomerado electoral con el que pretenden enfrentar los comicios municipales del próximo año y las presidenciales y parlamentarias del 2017. Se trata de un ejercicio reiterativo en el sector: colocar la marca antes de definir el producto.

De hecho cuesta distinguir si el nombre es una arenga o más bien una invitación a algún destino que desconocemos, y que al parecer la derecha tampoco tiene claro. Como sea, esta estrategia tiene un primer error capital, cual es que precisamente carece de una estrategia de largo plazo. En comunicaciones es una regla de manual que para que una marca sea exitosa debe tener identidad, la cual se construye a partir de contenidos (lo que algunos llaman relato). Y en política esta premisa también es válida.

Desde la campaña presidencial de Joaquín Lavín en 1999 -donde se usó el concepto del “cambio”, que casi le otorgó un inesperado triunfo a la derecha frente a Ricardo Lagos- este sector político (especialmente la UDI) ha abusado del marketing político como recurso para maximizar los votos en los procesos electorales. Fórmula que si bien les dio resultados satisfactorios en gran parte de la década anterior, hoy, con las reformas que se han aplicado al sistema electoral, ya no serán suficientes para salir airosos en las urnas. Un anticipo de ello fueron los malos resultados que obtuvo el bloque en los comicios del 2013, donde seguía vigente el sistema binominal.

Si los partidos de derecha pretenden ser efectivos en cautivar a una ciudadanía cada vez más indiferente –irritada, en muchos casos- con el sistema político y sus dirigentes, antes que cambiar el nombre del conglomerado, tiene el deber de presentarle un proyecto político al país, aspecto que cobra especial relevancia en el actual escenario, donde el gobierno de Bachelet y la Nueva Mayoría intentan modificar la estructura institucional del Chile de las últimas tres décadas. En la medida que ese proyecto no exista, será cada vez más difícil para la oposición convencer a los chilenos de que le entreguen su respaldo en las elecciones. Es más, incluso se corre el riesgo de que quienes se identifican con el sector expresen su desafección.

Pero presentar un proyecto político al país no significa ofrecer un programa de gobierno con sus encabezados –como ocurrió en la última campaña de Michelle Bachelet, donde nos enteramos varios meses después de haberse iniciado su administración en qué consistían las reformas que prometió-, sino que una propuesta detallada de hacia dónde quieren conducir a Chile en las próximas décadas y cómo pretenden hacerlo. Hasta ahora no hay nada de eso; la derecha sigue siendo reaccionaria. Un ejemplo de esto es que a pesar que el Ejecutivo anunció hace tiempo que iniciaría un proceso para reemplazar la Constitución, la oposición recién se comienza a activar en ese tema.

Un segundo error que la derecha no puede cometer es asumir una actitud mesiánica frente a los chilenos. Esto es, pensar que podrán obtener buenos resultados en los comicios venideros apelando a un discurso de “salvación” frente al magro estado de la economía y al amplio rechazo que generan las reformas en la población. Es cierto que un alto número de chilenos no está conforme con este gobierno –y así lo manifiestan en las encuestas-, pero para que opten por una alternancia en el poder se requiere bastante más que liderazgos marcadamente personalistas que se unjan a sí mismos como los profetas que nos llevarán a la tierra prometida. Antes que todo se requiere que nos indiquen a qué nos están convocando y en qué consiste el proyecto al que nos invitan a formar parte.

 

Carlos Cuadrado, periodista.

 

 

FOTO: JORGE FUICA/AGENCIAUNO

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: