Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 10 de julio, 2019

Gerardo Varela: Brexit: «To be or not to be»

Cuando William Shakespeare escribió esta frase en el soliloquio de Hamlet, nunca se imaginó la vigencia que adquiría cuatro siglos después. Hoy el Reino Unido se debate entre qué líder conservador elegir como primer ministro y cuál debe ser su estatus dentro del concierto de naciones de Europa.

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Me tocó asistir el lunes pasado en Londres a un encuentro organizado por el diario “The Telegraph”, en que dos periodistas sucesivamente entrevistaban en forma individual a los dos candidatos a suceder a Theresa May como líder del Partido Conservador y Primer Ministro de Gran Bretaña. Así, tuve la fortuna de ver en primera persona al ex alcalde y ex ministro de RR.EE. Boris Johnson y al actual ministro de la misma cartera Jeremy Hunt.

El formato era interesante, porque incluía preguntas del público; éste, en forma muy escueta y educada, hacía preguntas claras, concisas y precisas sin que ninguno diera la lata de exponer su posición y robarse el micrófono, como lamentablemente ocurriría en Chile.

Existen más coincidencias que discrepancias entre ambos candidatos, por lo que me temo que la elección se reducirá  a votar en función de dos características; carisma personal y seguridad de salir rápido de Europa.

La plataforma conservadora es clara y consensuada: Brexit con o sin acuerdo; fomentar el crecimiento económico y el emprendimiento, bajando impuestos a la tasa irlandesa de 12,5%; promover el libre comercio mundial; conservar el medioambiente, para lo cual se necesita la riqueza que genera el crecimiento; ordenar la inmigración y preocuparse de los sectores que quedarán dañados por el Brexit.

Ambos candidatos se oponen a llamar a elecciones generales antes de concluir el Brexit el próximo 31 de octubre y ambos también consideran que su deber es evitar que los laboristas lleguen al poder sobre una plataforma que califican de “retrógrada y neo-marxista”.

Los ingleses creen en el Parlamento y en su reina, pero no en Bruselas ni en una burocracia internacional que no dirigen y que no paga ningún costo por sus equivocaciones.

Lo que me ha quedado claro escuchando a los ingleses es que el Brexit tiene más que ver con reivindicar su soberanía política que con intereses económicos. Tres años después que votaron, están claros que pueden sobrevivir económicamente sin Europa, aunque prefieren mantenerse comerciando con ella. Lo que no están dispuestos a aceptar es que, a cambio de comerciar, Bruselas les diga cómo deben vivir, pensar y comportarse. Los ingleses creen en el Parlamento y en su reina, pero no en Bruselas ni en una burocracia internacional que no dirigen y que no paga ningún costo por sus equivocaciones. Por eso, si se votara de nuevo, me da la impresión que el Brexit arrasa por estos lados.

Los ingleses creen que Europa no les ha agradecido lo suficiente el hecho de que, que en defensa de la democracia y la libertad, hayan estado a dispuestos a sacrificar sus sangre, su riqueza y su imperio en la Segunda Guerra Mundial. Si Europa no camina a paso de ganso es por el esfuerzo inglés, y da la impresión que los ingleses consideran que políticamente debieran ser un primus inter pares en el continente, lo que éste parece considerar inaceptable. Como reflexionaba un amigo mío que estudió en colegio francés, “a nosotros, de la Segunda Guerra Mundial nos hablaban de la resistencia y de De Gaulle; ni una palabra de Churchill o los ingleses”.

Para nuestro país, el Brexit traerá buenas noticias: un tratado de libre comercio con Reino Unido que nos beneficie a ambos, mientras mantenemos nuestras buenas relaciones con el resto de Europa.

Mi vaticinio respecto del desenlace del Brexit es que Boris Johnson será elegido primer ministro, el Reino Unido saldrá de la comunidad económica europea pero llegará a un acuerdo de libre comercio y la economía británica estará bien preparada para cualquier escenario. En síntesis entre “to be or not to be”, ya han decidido “mejor …not to be”.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: