Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 25 febrero, 2021

Gabriel Berczely: Piñera y terrorismo: pateando la pelota al córner con un zapato chino

Presidente de Horizontal Gabriel Berczely

El Presidente Piñera debiera asumir la voluntad real de dejar un legado en materia de seguridad pública, y ello pasa por reconocer que este gobierno, y todos los anteriores, fracasaron rotundamente en el manejo del terrorismo en todo el país (…) Cuanto antes se asuma ese desafío, mejor. Mientras tanto, deberemos convivir con la violencia organizada, y rezar porque no nos convirtamos en estados fallidos, tal como fue el caso de Colombia y México. Mientras tanto, para allá estaremos yendo.

Gabriel Berczely Presidente de Horizontal
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En una reciente declaración del 22 de Febrero, el Presidente Piñera comunicó, entre otras cosas, su firme voluntad de combatir, con todos los instrumentos que otorga el Estado de Derecho, los hechos de violencia y actos terroristas que hemos conocido en las regiones del sur.

Si bien indica que Carabineros y la PDI tiene el mandato de la sociedad para hacer uso de la legítima fuerza, nada indica en su comunicado si va a hacer uso de la misma. Y si bien menciona claramente que en la zona hay terrorismo, tampoco indica que declarará el Estado de sitio para que puedan intervenir las fuerzas armadas. Pareciera entonces que son declaraciones rimbombantes, pero destinadas a patear la pelota al córner.

En primer lugar, dice que pondrá máxima urgencia al proceso legislativo, para poder sacar de una vez por todas las leyes pendientes para combatir con mayor eficacia estos actos de violencia, terrorismo y narcotráfico. Pero todos sabemos que el parlamento no respeta plazos ni procesos. Peor aún, los sectores de izquierda no han condenado la violencia, no consideran que en el sur haya terrorismo, e incluso justifican el accionar violentista.

Evidentemente el Presidente tiene que sugerir este tipo de iniciativas, pero no seamos utópicos pensando que lo logrará, cuando algo tan sencillo como endurecer los castigos por el robo de madera no fue votado favorablemente por el Congreso, y algo tan complejo como los dichos de la parlamentaria diciendo “como no quieren que incendiemos todo”, no fueron debidamente condenados por los parlamentarios de izquierda, salvo algunas excepciones.

En segundo lugar, mandó al Ministro del Interior, al Director General de Carabineros y al Director General de la PDI al sur, para fortalecer y optimizar la acción de dichas fuerzas de seguridad en la zona. Es una buena iniciativa, pero poco eficaz, porque en un viajecito no se resuelven las cosas. Hubiese sido mucho más conveniente seguir el consejo del Senador Felipe Kast, y exigirle al Ministro del Interior que se instale un mes en el sur para coordinar las acciones necesarias, para movilizar recursos como drones y vehículos policiales, para juntarse con el poder judicial para que aplique correctamente las leyes vigentes y para reunirse con las víctimas de todos estos atentados terroristas. Algo similar a cuando se instaló el Ministro de Minería durante el rescate de los 33 mineros.

En tercer lugar, convocará a los distintos sectores políticos, y a las distintas organizaciones de la sociedad civil, para buscar un acuerdo nacional. Este camino suena lógico, pero no con las instituciones que tenemos. Dado que el Presidente de tonto no tiene nada, es de suponer que simplemente está pateando la pelota al córner, como ganando tiempo para ver que hacemos. El gran problema de Chile es que nuestro Presidente está pateando la pelota con un zapato chino.

Por diseño constitucional, tenemos un parlamento que simplemente no funciona, y un poder judicial que no administra el debido proceso ni la debida justicia. De ellos podemos esperar poco. Tenemos una fuerza policial que funciona bien con el crimen simple, pero no con el organizado. La mejor muestra es la incapacidad de 800 PDI de repeler el fuego de alto calibre de insurgentes y de ingresar a una zona. No solo se tuvieron que retirar, sino que ni siquiera volvieron con más fuerza. Es que eso tampoco hubiese servido, porque los de la PDI no están autorizados a portar armas de alto calibre. Y aquellos que si lo están, las Fuerzas Armadas, no pueden actuar si no se declara el Estado de sitio.

Pero, suponiendo que se declarara el Estado de sitio, cosa que muchos quisiéramos, ¿estamos seguros que las FFAA están capacitadas para enfrentar actos violentos, en donde es altamente probable que usen escudos humanos como niños y mujeres? ¿En zonas donde algunos estarán armados hasta los dientes y muchos sin arma alguna? ¿Tenemos la inteligencia necesaria para que las FFAA y del orden puedan actuar con inteligencia (valga la redundancia)? Porque si las respuestas a estas preguntas fueran dudosas, nos podría salir el tiro por la culata, tal como ocurrió cuando los carabineros intervinieron en el estallido de violencia de octubre del 2019. Simplemente no estaban capacitados para ello, ni contaban con la tecnología adecuada para hacerlo.

¿Cómo salir de este zapato chino? En primer lugar, el Presidente Piñera debiera asumir la voluntad real de dejar un legado en materia de seguridad pública, y ello pasa por reconocer que este gobierno, y todos los anteriores, fracasaron rotundamente en el manejo de la red del narcotráfico, del crimen organizado y del terrorismo en todo el país, no solo en la Araucanía. Reconocerlo es el primer paso para implementar políticas en serio, y no meros maquillajes o nombrando comisiones.

En segundo lugar, convertir la seguridad pública en el eje del Ministerio del Interior, y aquellas tareas que no lo sean, que sean repartidas en otros Ministerios.

En tercer lugar, reformulando y/o refundando Carabineros y la PDI, para que estén en condiciones de enfrentar adecuadamente manifestaciones del tipo Plaza Italia, el narcotráfico en los barrios, y el narcotráfico en gran escala.

En cuarto lugar, dejando la mejor inteligencia que seamos capaces de mantener y financiar, incluyendo el adecuado seguimiento de las platas que genera el crimen organizado en general.

En quinto lugar, capacitando a las FFAA en la represión del terrorismo, cuando sean llamados a hacerlo.

Cuanto antes se asuma ese desafío, mejor. Mientras tanto, deberemos convivir con la violencia organizada, y rezar porque no nos convirtamos en estados fallidos, tal como fue el caso de Colombia y México. Mientras tanto, para allá estaremos yendo.

  1. Eugenio Lagos Baquedano dice:

    Totalmente de acuerdo con lo que plantea Gabriel. No se entiende que un gobierno serio no enfrente seriamente (como ha sido el caso de la pandemia) un problema que amenaza con arrastrarnos a una condición de Estado fallido, donde existen zonas que en que no existe el estado de derecho. Y no es solo en la Araucanía, es también en el resto del país ¿o alguien entiende que todos los viernes haya chipe libre para vandalizar Plaza Baquedano y no pase nada?

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO