Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 11 febrero, 2021

Gabriel Berczely: JAK y sus 10 políticas migratorias: Una oda al populismo

Presidente de Horizontal Gabriel Berczely

En una primera lectura, todos aquellos que estamos preocupados y molestos con la inmigración ilegal podemos sentirnos identificados con esta postura dura. Pero, si tenemos un mínimo de criterio, cuestionamiento y sensatez, debemos reconocer que no tienen ningún asidero realista.

Gabriel Berczely Presidente de Horizontal
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

José Antonio Kast es un buen ejemplo de un político de derecha que propone ideas populistas y/o demagógicas. En su reciente propuesta “Recuperemos Chile: plan par detener la invasión migrante ilegal”, propone diez medidas, entre las cuales figuran frenar el traslado de inmigrantes ilegales desde las localidades fronterizas, la creación de un recinto transitorio de inmigrantes ilegales, la construcción de zanjas en los perímetros cercanos a estos países, torres de vigilancia, cordones migratorios cercanos a las fronteras que permitan identificar a indocumentados para trasladarlas al Refugio Transitorio, crear un campamento militar en la zona de Colchane, exigir a los gobiernos de Bolivia, Perú y Argentina que refuercen sus fronteras y se hagan cargo de las caravanas de migrantes ilegales, convocar a las instancias multilaterales a nivel regional y mundial que permitan visibilizar la grave crisis humanitaria que enfrenta Venezuela para que exijan a ese país el control de sus fronteras, e investigar, identificar y sancionar a las ONG que presten ayuda y orientación a inmigrantes ilegales. En una primera lectura, todos aquellos que estamos preocupados y molestos con la inmigración ilegal podemos sentirnos identificados con esta postura dura. Pero, si tenemos un mínimo de criterio, cuestionamiento y sensatez, debemos reconocer que no tienen ningún asidero realista. Veamos por qué.

¿Frenar el traslado de inmigrantes ilegales de las localidades fronterizas? Suena muy lindo. Pero, ¿cómo hacerlo en la práctica? ¿Construir una zanja? ¿En una frontera con miles de kilómetros, y obviamente muy anchas para que cumplan su cometido? ¿A qué costo y en cuánto tiempo? Más allá de la factibilidad, resuena al famoso muro de Trump.

¿Poner torres de vigilancia y soldados? ¿Al estilo de Alemania Oriental, disparando a troche y moche? Porque si no pueden disparar, ¿para qué sirven? Y si se trata de hacer redadas y tomar presos, debiéramos partir de la base que tendremos enfrentamientos violentos y muertes. Imagínense las repercusiones que tendrían imágenes de adultos y niños, desprovistos de armas, repelidos a tiros por querer entrar a Chile.

¿Construir recintos transitorios para meter a los ilegales? Eso suena a campos de concentración, porque la única manera para que sean efectivos es cercarlos, vigilarlos y reprimiendo a cualquiera que quiera escaparse, caso contrario no sirven para nada. ¿Se imaginan la repercusión mundial que ello traería, no solo políticas sino también económicas?

¿Exigir a los gobiernos de Perú, Bolivia y Argentina que refuercen sus fronteras y se hagan cargo de las caravanas de migrantes ilegales? ¿Acaso se puede exigir a otros gobiernos soberanos? ¿Qué pasa si hacen oídos sordos a esas exigencias? ¿Los vamos a invadir? Porque hacer exigencias sin poder enforzarlas es un simple saludo a la bandera.

¿Convocar a las instancias multilaterales a nivel regional y mundial exigiendo a Venezuela que controle sus fronteras? Esa propuesta es más vieja que el hilo negro, y ya sabemos el nulo efecto que ha tenido. Otro saludo a la bandera.

La inmigración ilegal es obviamente un gran problema para todos los países que la sufren, y por ende debe ser minimizada. Pero, al mismo tiempo, estas inmigraciones tienen un origen humanitario que no puede soslayarse. Esos migrantes se arrancan de su país por la situación desesperante en la que viven y, por ende, son fenómenos que deben tratarse con cautela, velando al mismo tiempo por su minimización y por el respeto a los derechos humanos.

En lugar de hacer propuestas rimbombantes y populistas, los políticos serios deben proponer “el arte de lo posible”. La reciente sanción de la ley migratoria, que debiera quedar regulada en marzo permitirá, entre otras cosas, la expulsión inmediata de los ilegales, cosa que hasta ahora no podía hacerse. La contratación de 15 aviones para devolver a los ilegales a su país de origen es un buen camino. La terminación de los vuelos chárter provenientes de Haití, que tenían un gran tufillo de corrupción, también llegaron a su fin.

Por el contrario, propuestas tales como construir zanjas y campos de concentración, y repeler a la fuerza, solo pueden terminar mal, porque son impracticables y porque transforman a los victimarios en víctimas. Es muy fácil criticar, y ofrecer soluciones populistas cuando se está en la oposición, pero no son las que quisiéramos escuchar de políticos serios.

  1. Eugenio Lagos Baquedano dice:

    Es evidente que JAK ha hecho propuestas que no son practicables, sin embargo muestran una preocupación por un gravísimo problema que el actual gobierno parece reacio a enfrentar.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO