Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 10 septiembre, 2020

Gabriel Berczely: ¿Es conveniente una democracia de propietarios?

Presidente de Horizontal Gabriel Berczely

Que los trabajadores sean accionistas de una empresa no es ninguna garantía de mejora de bienestar material ni relaciones laborales estables. No obstante, pueden existir razones políticas que compensen con creces los aspectos negativos de ello.

Gabriel Berczely Presidente de Horizontal
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Después de tres años de conversaciones, los trabajadores de Friosur adquirieron recientemente el 20% de la empresa mediante una deuda que se irá pagando en 15 años con los dividendos a ser repartidos por la pesquera. Con esta operación, a través de una cooperativa especialmente formada, los trabajadores accederán a un puesto en el Directorio de Friosur.

Esta movida trajo aparejada una gran cantidad de comentarios, la mayoría tendientes a presentarla como el camino que debiera seguir el mundo empresarial. De hecho, Carlos Peña, en su columna de esta semana Una democracia de propietarios, manifiesta, entre otras cosas, que sería deseable que este ejemplo cunda pues mejora el bienestar material y autonomía de los trabajadores, y las relaciones laborales en las empresas. Peña se pregunta si lo de Friosur es una utopía, un lavinismo, o una forma ocurrente de llamar la atención. Yo creo que le faltó preguntarse si además hubo alguna razón política que justificara la transacción, tema que comentaré al final de esta columna.

Partamos analizando el supuesto de que la participación accionaria de los trabajadores mejora su bienestar material. Si la empresa tiene utilidades, este supuesto es correcto. La pregunta que cabe hacerse es si los resultados de las empresas son siempre positivos y estables en el tiempo. La realidad muestra que las utilidades no solo son volátiles, sino que en la mayoría de los casos cuesta mantenerlas, sea por pérdida de competitividad o por nuevos modelos de negocio que van erosionando el negocio de los incumbentes. Un ejemplo reciente es el negocio de las grandes tiendas que, por primera vez en décadas, no solo muestra un resultado negativo generalizado, sino que además genera dudas sobre su viabilidad en el tiempo. ¿Cuán dispuestos están los empleados de una empresa con pérdidas a ver reducidos sus ingresos? ¿O incluso a tener que aportar plata para hacerla sostenible? El problema es que a todos nos gusta ser socios en las buenas, pero preferimos ser empleados en las malas. A nivel agregado, la democracia de propietarios suena fantástica cuando miramos casos exitosos como Apple, Amazon, Google, Facebook, y las empresas victoriosas del momento, pero estas son excepciones que confirman la regla, esta es, que es muy difícil ser exitoso y mantener resultados positivos crecientes en el tiempo. Basta ver la gran cantidad de empresas exitosas del pasado, que dejaron de serlo, y que incluso desaparecieron. Ser accionista de una empresa no es ninguna garantía de mejora de bienestar material.

También es interesante analizar el supuesto de que la participación accionaria de los trabajadores estabiliza las relaciones laborales. Si todo va bien, ello es esperable. Pero la experiencia muestra que ante resultados malos, incluso mediocres, comienzan a generarse conflictos societarios derivados de recriminaciones sobre quién tiene la culpa: ¿Decisiones equivocadas del Directorio? ¿Gestión inadecuada del management? ¿Factores externos? ¿Organización anquilosada y confortable? ¿Todas las anteriores? Difícil pensar en relaciones laborales estabilizadas, en empresas con dificultades económicas, por el solo hecho de tener empleados socios.

Por último, cabe preguntarse si la participación accionaria de trabajadores alinea mejor sus intereses con los de la empresa. A diferencia del emprendedor, que sueña con una visión de largo plazo, el empleado (al igual que el inversionista de oportunidades) solo suele ver el corto plazo. Si, por ejemplo, un emprendedor/empresario decide incorporar dos gerentes de alto nivel para desarrollar oportunidades de futuro, en una empresa mediana de 100 trabajadores, ese mayor costo, que no se verá reflejado en utilidades en el corto plazo y que tendrá un alto impacto en las utilidades a distribuir, ¿será bien visto por los empleados socios? Lo mismo pasaría si se decide incorporar un ERP (enterprise resource planning), o si se decide ampliar la infraestructura física, que tengan costos en el corto plazo y resultados en el largo. Qué hablar si el desafío pasa por eliminar áreas completas que pueden tercerizarse, o cambiar roles de empleados por los nuevos desafíos tecnológicos que enfrenta la empresa. Todas aquellas decisiones que impliquen afectar los resultados de corto plazo, o los intereses de los empleados, necesariamente terminarán generando conflicto laboral, especialmente si los socios trabajadores visualizan una reducción de sus ingresos.

En definitiva, no todo lo que brilla es oro. No obstante, pueden existir razones políticas que compensen con creces los aspectos negativos antes mencionados. Por ejemplo, puede ser muy conveniente asociar a la comunidad cuando se requiere su apoyo o beneplácito para instalar una empresa. En el caso de la industria de la pesca, que puede verse muy afectada por los cambios a la ley que se están negociando en el parlamento, puede ser muy necesario asociar a trabajadores, y a la comunidad, a los efectos de lograr un buen alineamiento de intereses. Y en el caso específico de Friosur, cuyo modelo de negocio está muy relacionado con la compra de cuotas de pesca no utilizadas por los pescadores artesanales, algo que algunos en el Parlamento quieren eliminar, nada mejor que conformar una democracia propietaria para alinear los intereses de los empleados, sindicatos y comunidad.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO