Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 21 octubre, 2021

Fredy Cancino: Violencia, ambigüedad y política

Profesor Fredy Cancino

Identificar las causas es un ejercicio provechoso y debido para elaborar y aplicar políticas públicas que erradiquen el mal de la violencia social, nunca para exonerar al destructor de su propia responsabilidad personal. Eso se llama paternalismo y de verdad atenta a la dignidad y a la autonomía de los sujetos, eximiéndolos de responder por los daños o delitos, como si fuese un infante sin discernimento alguno.

Fredy Cancino Profesor
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La expresión “el día después” se entiende como el balance –bueno o malo– de algún acontecimiento de impacto. El martes 19 de octubre fue uno de esos días. El cómputo de los daños en las personas (2 fallecidos) y en las cosas (destrucciones y saqueos) en  conmemoración del 18-O del día anterior ha sido impresionante. Nuevamente, la oscura cara B de los miles de manifestantes que pacíficamente marcharon por la calles de varias ciudades del país.

En rigor, no es propiamente violencia política; los vándalos y saqueadores no concurren a los hechos con ideologías militantes, pero sí operan con animus ideológico que identifica los símbolos del poder político y económico como los demonios que se deben abatir. Si eso no es política… Y qué decir de las causas y las consecuencias políticas de sus desmanes. Fernando Atria arribó a justificar la violencia como la impulsora del proceso constituyente del cual él es un feliz integrante. Nos recordó a Marx y su “partera de la Historia”, explicación sociológica que encubre académicamente los peores horrores que la violencia ha provocado a la humanidad.

La violencia social y política nace, la mayor parte de las veces, de situaciones en las que los atacantes perciben que no pueden recorrer las normales vías políticas –reguladas por las leyes y las instituciones del Estado– para lograr las transformaciones que reivindican y que consideran nobles y justas.

Son dos años de calles asoladas (territorio público, de todos), con los paréntesis impuestos por la pandemia y con citas y lugares rituales –los viernes de plaza Baquedano, por ejemplo–. En un anterior artículo hablamos del mal oscuro de la rabia social y política, de ese sustrato que nos acompaña, pronto a salir en condiciones propicias, como el lunes pasado. También hemos expresado los peligros que conllevan las acciones de los enrabiados: el debilitamiento de las instituciones de la democracia y de las normas de convivencia civil y pacífica. Un camino de imprevisibles consecuencias, entre las cuales algún autoritario populista –de derecha o de izquierda– espera a la vuelta de la esquina.

Ahora bien, si los asoladores en su gran mayoría no son revolucionarios profesionales, a tiempo completo, sí lo son quienes, apertrechados de ideología, hacen de la ruptura institucional su estrategia de llegada al poder. La pelotera destructora se aviene muy bien a su diseño. Ellos adoptarán, consecuentemente, la explicación justificatoria del vandalismo, el “despertar” de Chile será el respaldo moral de las tropelías, sin importar los daños presentes y futuros, tampoco los riesgos que corra la democracia. Al final, del caos nacerá el orden nuevo.

Pero hay otros modos de ubicarse frente a la violencia pos 18-O: el del silencio y el da la ambigüedad. El primero, el silencio, puede explicarse por dos razones: o la reserva se debe a una legítima duda y consecuentemente a la debida prudencia antes de emitir un juicio (prudencia excesivamente larga, dos años); o el callar obedece a la perspectiva de evitar el reproche (insultos y funas) de sectores útiles en el cálculo electoral. Baste considerar cuán poco fructífero era el discurso condenatorio de la violencia callejera en un candidato a la Convención Constituyente, por ejemplo.

Por las mismas razones (incertidumbres o cuentas electorales) puede explicarse la ambigüedad en asumir con decisión y sin equívocos la postura política y moral contra la violencia. Se prefiere el rodeo y el provechoso “pero…” insertado tras una tibia y formal condena a la furia destructora. A ese “pero” le siguen intentos, que pueden ser bien intencionados, de comprender las causas de la violencia y los violentos, mas comprender no es lo mismo que justificar. Identificar las causas es un ejercicio provechoso y debido para elaborar y aplicar políticas públicas que erradiquen el mal de la violencia social, nunca para exonerar al destructor de su propia responsabilidad personal. Eso se llama paternalismo y de verdad atenta a la dignidad y a la autonomía de los sujetos, eximiéndolos de responder por los daños o delitos, como si fuese un infante sin discernimento alguno.

Queremos dirigir esta reflexión especialmente al centro y a la izquierda democrática, de la cual formamos parte. Fue la centroizquierda de los años 80 la que levantó la causa de la democracia, la que precisamente optó por la vía política y no violenta para terminar con la dictadura. Ese bien reconquistado, la democracia, aquella institucionalidad erigida en los años siguientes como dique y defensa del estado de derecho, deberían ser razones para liderar un frente transversal y unitario contra los peligros de la violencia en contra de esos preciosos bienes sociales. Aún hay tiempo.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO