Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 22 diciembre, 2020

Fredy Cancino: Populismo, una convivencia obligada

Profesor Fredy Cancino

La fuerza actual del populismo coincide con la expansión de la democracia a nivel global, robustecido con el tejido instantáneo de internet que ha sido su principal motor de propagación. En otras palabras, el populismo es propio de la democracia, se desenvuelve con los instrumentos y derechos democráticos, aunque también dictadores y déspotas recurren a su retórica para fascinar a los pueblos que los soportan. Ejemplos hay para regalar.

Fredy Cancino Profesor
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Reformismo y populismo son dos palabras que, si las pronuncias, riman, pero que se contraponen a diario en la sociedad política de aquí y de todo el mundo. Dos ideas que ruedan libremente, que a veces no se distinguen y sin embargo se excluyen. Mientras una valora los avances graduales y posibles, la otra despliega sus ofertas fáciles y a menudo deslumbrantes si existe el justo clima, el auditorio que vive las crisis en carne propia o que se encanta con el espejismo de los enemigos y culpables que se inventan o se exageran. En eso, las redes sociales funcionan como regueros de pólvora, imparables, campeando en la mente de quienes no se informan sino a través de sus vías.

Naturalmente, Chile no tiene la exclusividad de este fenómeno social.

En ese cuadro circula el populismo a la chilena, es decir, se muestra adornado de buenas intenciones, oyendo la voz del pueblo (la calle), aquella que el adversario por supuesto no escucha. Es un terreno móvil por donde el populismo se mueve transversalmente en la amplia plaza democrática, une a izquierdistas y derechistas, a gente de buena voluntad y a pragmáticos del rendimiento político (léase el anuncio y el anunciante del tercer retiro de 10 % de los ahorros previsionales); por lo demás ahora todo es móvil, en contra  de quienes invocan la certeza de viejos bloques de ideas y valores, o doctrinas que antaño iluminaban los horizontes políticos.

La fuerza actual del populismo coincide con la expansión de la democracia a nivel global, robustecido con el tejido instantáneo de internet que ha sido su principal motor de propagación. En otras palabras, el populismo es propio de la democracia, se desenvuelve con los instrumentos y derechos democráticos, aunque también dictadores y déspotas recurren a su retórica para fascinar a los pueblos que los soportan. Ejemplos hay para regalar.

El populismo se nutre de las imperfecciones de la democracia, denuncia sus perversiones y propone sus remedios haciendo caso omiso de la realidad y de los límites (sobre todo económicos) que todo buen político conoce. Como dicho, el populismo sale a la caza de culpables de los males del sistema: los ricos, la élite, las instituciones, la burocracia, los inmigrantes, los diversos, los delincuentes, los marginales, los imperialistas, los países vecinos. En síntesis, los otros. Lo importante es indicar al público los chivos expiatorios. Eso basta y sobra, al populista no le interesa conocer las causas de los males de la democracia, de las injusticias, para proponer soluciones racionales y posibles.

A la demagogia populista tampoco le sirven los análisis sociales, económicos ni culturales; aún menos la búsqueda de la verdad, que suele desaparecer en tiempos de crisis, que hay que buscarla en medio del vértigo de las comunicaciones, de las fake news que se reproducen exponencialmente, como los virus. El fin último es seducir al pueblo para que actúe según sus propias intenciones, lejos del ideal de la demopedia, es decir la educación cívica del pueblo.

El populismo está inserto en la democracia, que así como tolera la presencia de movimientos y partidos antisistema, también convive con el populismo, el cual no sólo se expresa mediante movimientos propiamente populistas: también está presente en los partidos y líderes que obran en la democracia representativa que Chile recuperó hace 30 años. ¿Cómo se manifiesta? En la apresurada obsecuencia y apoyo a las demandas maximalistas, en el inmediato aplauso a la voz de la pancarta, por más irracional que ésta sea. En el silencio ante el eslogan y los lugares comunes que desafían tanto al conocimiento como a la más simple y pura sensatez. En la ceguera ante el oportunismo que florece en época de crisis y padecimiento, sobre todo de los sectores populares.

No somos dados a personificar los males que señalamos en nuestras sencillas reflexiones, al ataque ad hominen preferimos develar los que nos parecen conductas y fenómenos políticos que dañan el sano transcurso de la democracia. Sin embargo, no podemos eludir la invitación a quienes nos lean para que realicen el ejercicio de individuar el populista abierto, el disimulado y también el simulado, practicado por aquellos políticos que en el pasado han mostrado la racionalidad reformista que realmente construye un país.

  1. Sergio Menares dice:

    El Populismo generalmente es irresponsable pues promete cosas sin tener dinero de como financiarlo. El Populismo´´responsable´´ es el que el pueblo quiere y los políticos deben claramente indicar previamente de adonde debe salir el dinero para financiar ese “populismo´´. De lo contrario ese ´´Populismo´´ se transforma en un ´´Populismo demagógico´´ contra los Trabajadores. El Socialismo Democratico es una Filosofia que reune lo mejor del Socialismo (Justicia Social) y lo mejor de la Democracia (Libertad)y es anti-marxista.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO