Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 06 de noviembre, 2019

Francisco Orrego: Somos capaces

Mientras aún se analizan las causas de la actual crisis y sus soluciones, de una cosa estoy seguro: como chilenos vamos a ser nuevamente capaces de levantar al país y pensar en el Chile de los próximos 40 años. La historia reciente así lo avala.

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Durante los últimos 50 años nuestro país ha sufrido una serie de acontecimientos que, con sus respectivas luces y sombras, han puesto a prueba la capacidad de todos los chilenos para levantarse, superarlos y salir adelante, gracias a la firme voluntad y decidido liderazgo de diversos actores, pero sobre todo gracias a la generosidad y solidaridad de nuestros compatriotas. Son estos niveles de voluntad, liderazgo y generosidad, los que permitieron conducir al país hacia los mayores niveles de prosperidad y paz que ha tenido.

Veamos algunos de estos casos. No es mi intención hacer una defensa o crítica a cada uno de ellos, sino poner algo de perspectiva histórica y destacar que la crisis política y social que vive actualmente el país no ha sido ni la primera ni será la última que vivamos. En todas ellas, el país -como un todo- ha ganado y ha avanzado hacia mayores niveles de libertad, prosperidad y paz. Y no me olvido de los costos y sufrimientos de aquellos compatriotas más perjudicados.

Entre los años 1970 y 1973, vivimos años de división, polarización y dolor. Tan dolorosos, que nos demoramos años en recomponer la unión entre chilenos. A pesar de esta violenta división, fuimos capaces de sacar a Chile adelante. Hoy, parece que se nos olvidó todo lo que nos costó y los más optimistas podríamos pensar que habíamos aprendido la lección de vivir y convivir en los extremos.

En 1978, fuimos capaces de lograr la paz con Argentina en unidad. El intento de algunos sectores de las FF.AA. del país transandino por llevar a ambos países a la guerra fue apaciguado gracias a la intervención de San Juan Pablo II y al amplio apoyo de ambos pueblos que querían la paz. Así, Chile se salvó de la guerra y ganó la paz.

En 1989, fuimos capaces de recuperar la democracia. Luego de haberse cumplido una hoja de ruta constitucional y bajo una nueva institucionalidad, el país recuperaba su larga tradición democrática, a través de elecciones libres, dejando atrás años de desencuentros, confrontación y dolor. Contra la incredulidad de muchos, el país tomaba un rumbo que permitiría desplegar, con perfeccionamientos de por medio, un modelo de desarrollo exitoso en lo político, económico y social, que, entre otras cosas, derrotaba a la pobreza extrema. Así, Chile recuperaba su democracia y ganaba el combate contra la pobreza.

En 2010, fuimos capaces de levantar al país después de un devastador terremoto. En esta oportunidad la naturaleza nos ponía a prueba como país. Y gracias a la generosidad y solidaridad de todos, fuimos capaces de levantarnos con unidad. Así, Chile ganaba la guerra contra la adversidad.

Aunque los contextos en que ocurrieron cada uno de estos acontecimientos -y sus causas y responsables- son diversos, en todos ellos hay ciertos elementos comunes. Desde luego una crisis, ya sea institucional, bélica, política, social o de la naturaleza. Además, en cada una de ellas, han existido lideres capaces y responsables, que han logrado conducir al país para salir de la crisis. Pero por sobre todo han existido chilenos y chilenas que han sido capaces de deponer sus diferencias, sentarse a dialogar y buscar soluciones en unidad. En esta ocasión, es la batalla en contra de la desigualdad o inequidad lo que aparece como el principal desafío.

Mientras aún se analizan las causas de la actual crisis y sus soluciones, de una cosa estoy seguro: como chilenos vamos a ser nuevamente capaces de levantar al país y pensar en el Chile de los próximos 40 años. La historia reciente así lo avala.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: