Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 9 diciembre, 2020

Francisco Orrego: Retiros de AFP: No sólo escasez de billetes

Es en el plano político donde sobresalen las principales muestras de déficit que nos dejan ambos retiros del 10%.

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La primera lección en economía es la escasez: nunca hay suficiente de aquello para satisfacer plenamente a todos aquellos que lo desean. La primera lección de política es ignorar por completo la primera lección de economía”. (Thomas Sowel)

La reciente aprobación del segundo retiro del 10% de los fondos previsionales ha dejado al descubierto una serie de debilidades o falencias de nuestro sistema económico, pero también del político. En el plano económico se destacan, por un lado, la escasez de recursos en las cuentas de capitalización individual (cerca de dos millones de chilenos quedaron con saldo cero tras el primer retiro y se estima que esa cifra puede llegar a los 4 millones de personas con el segundo), lo que implicará un serio problema para financiar las futuras pensiones; y, por otro lado, un alto riesgo de déficit de efectivo, presionado por una mayor demanda por billetes físicos, según ha advertido el Banco Central.

Aunque “los retiros quedarán en los anales como la peor política pública de la que tengamos registro”, en palabras del economista David Bravo, no es sobre esta escasez a la que me quiero referir en esta oportunidad. Es al déficit político. En efecto, es en el plano político donde sobresalen las principales muestras de déficit que nos dejan ambos retiros del 10%. A diferencia de la escasez en economía, en la política la escasez es más difícil de resolver. En todo caso, no existen soluciones mágicas para ninguna de las dos, aunque algunos insistan -irresponsablemente- que la nueva Constitución resolverá todas nuestras carencias. Veamos algunas muestras del déficit político al que me refiero.

En primer lugar, tenemos un seria escasez de autoridad y liderazgo político. Si hay alguna lección que nos dejan ambos retiros del 10%, es que hay una ausencia brutal de liderazgo político en el Ejecutivo, que fue incapaz de alinear a los parlamentarios oficialistas en la discusión del primer retiro. No es casualidad tampoco que haya un déficit de liderazgo a nivel de las directivas de los partidos políticos de Chile Vamos. Por el lado de la oposición, la ausencia de liderazgo también es evidente, al punto que la división entre los partidos de la ex Nueva Mayoría reafirma que no son una opción política viable. La ingobernabilidad existente en el país tiene responsables en ambas veredas políticas.

En segundo lugar, hay un severo déficit de diálogo, acuerdos y amistad cívica. En efecto, en el actual escenario político abunda la soberbia y la pequeñez. La tónica ha sido la burla, la polarización, la obstrucción y la intolerancia. A raíz del atrincheramiento de la oposición, ha sido difícil avanzar en las soluciones que el país requiere con urgencia. La alta política y la política de los acuerdos, que solo trajo progreso a nuestro país, ya es cosa del pasado.

En tercero lugar, existe una ausencia de respeto a la institucionalidad y al Estado de Derecho. Tanto a nivel del Ejecutivo, que se ha resistido o renunciado a ejercer sus atribuciones y potestades cuando ha tenido la oportunidad o conveniencia de hacerlo, como del Congreso Nacional, que ha abusado de sus atribuciones e invadido aquellas del Ejecutivo, transgrediendo principios básicos del Estado de Derecho a través de mecanismos de elusión o fraude constitucional. Durante el último año, hemos sido testigos de atentados permanentes al orden institucional y constitucional. Volvimos a la era de los resquicios, triquiñuelas y cuchufletas constitucionales.

En cuarto lugar, escasean las ideas, convicciones y coherencia. Tristemente observamos la facilidad con que los políticos, de derecha e izquierda, han dejado de lado sus principios y valores, y han optado por la demagogia y el populismo en la formulación de políticas públicas. Se predica, pero no se practica. Se ha optado por legislar para la galería y las redes sociales, sea por temor, ignorancia o simple incoherencia. Hoy la farandulización y el aplauso fácil se apoderaron de la política, generando un enorme vacío en el campo de las ideas. Hay un déficit crónico de ideas.

En quinto y último lugar, hay una grave carencia de sentido de responsabilidad. De nada sirvieron las advertencias que los expertos, técnicos y economistas, sean chilenos o extranjeros, hicieron sobre los efectos adversos de los dos retiros del 10% para el futuro del sistema previsional y las finanzas públicas. Los políticos, de manera transversal, privilegiaron sus  intereses particulares de cara a los próximos desafíos electorales. Olvidaron que la política conlleva responsabilidades. El Congreso queda como uno de los más irresponsables de nuestra historia republicana. Triste legado.

Si ha llegado hasta aquí, leyendo esta columna, es porque desgraciadamente está escaso de panoramas, pero alégrese de que, al menos, no tiene déficit atencional o escasez neuronal, lo que a su edad puede ser un gran alivio. Entonces, ¿cómo solucionamos el déficit político que nos afecta? Muy simple: en la nueva Constitución está la solución a todos nuestros problemas. Ésta deberá reconocer explícitamente que “la política es un asunto demasiado serio como para dejarlo a los políticos(Charles de Gaulle).

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO