Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 04 de julio, 2020

Francisco Orrego: Interpelación de ex canciller argentino

Teniendo presente su genealogía ideológica y trayectoria política, nuestra Cancillería debe tomar con especial cautela y reflexión la interpelación que el ex canciller Jorge Taiana formulara a los chilenos, en medio de una audiencia progresista, para trabajar en conjunto los intereses antárticos de ambos países.

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Como parte de su rol de Canciller argentino en las sombras, el ex candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami (ME-O) sostuvo recientemente un conversatorio con el ex Ministro de Relaciones Exteriores de Néstor Kirchner y actual senador justicialista, Jorge Taiana, quien asumió dicho cargo en reemplazo de Cristina Fernández. Lo anterior no tendría ninguna significación si no fuera porque el señor Taiana es un acérrimo kirchnerista y porque la pretensión argentina de extender su plataforma continental es de su autoría, mientras que ME-O, por su parte, es ampliamente reconocido por atornillar al revés en la defensa de la soberanía territorial chilena. Muchos recordarán sus llamados a otorgar una salida soberana al mar para Bolivia, mientras Evo Morales nos llevaba a la Corte de La Haya y nuestro Canciller trataba -con éxito- de fijar una posición común como país frente a la demanda boliviana.

No me quiero detener en calificativos para la actitud del ex candidato local, pero tampoco puedo dejar de mencionar lo inoportuno e inapropiado de su intervención. Aunque ME-O está en su pleno derecho -lo que nadie podría discutir- para juntarse y conversar con sus amigos progresistas argentinos y chilenos, resulta, al menos, cuestionable que se desarrollen estas diplomacias paralelas que solo dificultan el trabajo, coordinación y estrategia de la Cancillería chilena. Pero, tal como lo comenté, no debe sorprendernos. Ya lo hizo con Bolivia. En esta ocasión, sale a abrazar la causa argentina. Eso pasa cuando se anteponen los intereses personales por sobre los intereses superiores del país.

Bien sabemos que la estrategia argentina, impulsada bajo los distintos gobiernos kirchneristas, para fortalecer sus pretensiones territoriales marítimas en el Mar Austral y la Antártica, no es reciente. Todo comenzó formalmente el año 2009, ante la pasividad e inacción de la Cancillería chilena, con la presentación de la solicitud de fijación de límites ante la Comisión de Límites de la CONVEMAR (1982), resultando acogida el 2016 en términos tales que fue ampliamente celebrada en el país vecino. No conformes con eso, han querido insistir con una estrategia hostil hacia nuestro país, tal como lo observé en una columna anterior. Solo esa explicación tiene la reciente presentación de sendos proyectos de ley ante el Congreso transandino por parte del gobierno y de una senadora justicialista. Pero eso no significa desconocer, al mismo tiempo, nuestra responsabilidad interna por la omisión o errores cometidos.

A través de esta serie de actos unilaterales, que no tienen efectos jurídicos respecto de Chile, el gobierno argentino ha querido seguir consolidando una posición en el sector, en desmedro de los intereses chilenos, tanto en el Mar Austral como en la Antártica, aunque ello signifique realizar interpretaciones antojadizas y caprichosas sobre el Derecho Internacional y los tratados que nos vinculan. Aun cuando el ex Canciller afirme que estas medidas solo apuntan a consolidar la situación argentina ante el Reino Unido por el reclamo de las Islas Falklands/Malvinas -explicación reiterada en similares términos a nuestra Cancillería y a este humilde columnista por autoridades transandinas-, no podemos soslayar -ingenuamente- los efectos colaterales que dichas medidas tienen sobre nuestros intereses soberanos en la zona austral.

Teniendo presente su genealogía ideológica y trayectoria política, nuestra Cancillería debe tomar con especial cautela y reflexión la interpelación que el ex Canciller Taiana formulara a los chilenos, en medio de una audiencia progresista, para trabajar en conjunto los intereses antárticos de ambos países. Es correcto que tanto Chile, Argentina y Reino Unido se disputan reclamaciones territoriales sobre el Continente Blanco, las mismas que se sobreponen recíproca y parcialmente, pero de ahí a suponer que necesariamente los intereses chilenos solo son compatibles con los argentinos, hay una gran diferencia.

Aún ante la amenaza creciente de que algunas potencias quieran desahuciar el Tratado Antártico, resulta difícil y complejo para nuestro país abrazar la idea de un trabajo conjunto, si en paralelo el gobierno argentino rompe el fair play en la zona. En este contexto, el llamado argentino solo puede verse como una táctica dilatoria para distraer, entorpecer y ralentizar el trabajo de la Cancillería chilena.

Afortunadamente nuestro actual Canciller ha comprendido la prioridad que este sensible tema tiene para nuestro país y de la importancia de pasar de la reacción a la acción. Junto con hacer el trabajo necesario -de carácter multidisciplinario- para retomar rápidamente el ritmo perdido durante una década, nuestro país debe guiarse ante todo por su propia estrategia. Chile tiene una experiencia acumulada en asuntos antárticos por muchos decenios, pero antes de aportarlas a un trabajo conjunto, debe analizarse muy cuidadosamente si están dadas las condiciones para ello.

Así, antes de avanzar y recoger la propuesta de Taiana, debería, al menos, exigirse al gobierno argentino señales y gestos concretos que se traduzcan en un reconocimiento explícito e inequívoco de nuestros intereses soberanos en el Mar Austral. Mientras ello no suceda, su silencio será un elemento adicional y justificado para avanzar por nuestra propia cuenta.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO