Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 30 octubre, 2021

Francisca Echeverría: La política importa

Centro Estudios e Investigación Social SIGNOS, Universidad de los Andes Francisca Echeverría

La situación actual es como un espejo invertido, que revela la importancia de la política al mostrar hasta qué punto su deterioro tiene consecuencias importantes.

Francisca Echeverría Centro Estudios e Investigación Social SIGNOS, Universidad de los Andes
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Resulta casi vano hacer un recuento de nuestra crisis política, pero bastan unas pinceladas para refrescar el cuadro: parlamentarios que desfondan el sistema previsional con tal de asegurar su reelección, sin la menor preocupación por las pensiones de los chilenos ni por los severos efectos en la economía; un gobierno muerto desde hace dos años, sin liderazgo ni proyecto; convencionales que legitiman la violencia como método de acción política; una discusión presidencial liviana, sembrada de rencillas y lugares comunes y alejada de las causas reales de la crisis social; una nueva izquierda que juega a la refundación voluntarista, a costa de los chilenos de a pie; una derecha enmudecida, incapaz de articular una respuesta a la ruptura de los consensos; una centroizquierda moderada a punto de desaparecer, acomplejada frente a sus hijos revolucionarios… Es mucho lo que está en juego en esta debacle.

Política quiere decir muchas cosas, pero su esencia parece estar en la forma en que se ejerce la autoridad y se elige a los gobernantes. Un escenario como el actual solo puede alimentar el desprestigio de la política así entendida y la desconfianza de los ciudadanos hacia unos representantes que, en muchos casos no parecen representarse más que a sí mismos. Es tal el descrédito de esta actividad, que la misma palabra “política” va adquiriendo un tinte peyorativo, como cuando se indica que una discusión se ha “politizado” o que han primado “razones políticas”, refiriéndose a intereses partidistas. Hasta candidatos presidenciales han intentado presentarse como apolíticos, negándose a sí mismos al pretender ser outsiders del sistema. Así, la crisis podría reavivar la utopía de un mundo sin política: un mundo en que esta actividad llena de limitaciones es prescindible, un mundo regido únicamente por los mecanismos impersonales de la ley, del mercado y de la técnica, donde no haya espacio para la deliberación de individuos falibles. Pero lo que parece mostrarnos la situación actual es precisamente lo contrario, que el deterioro de la política tiene efectos reales y muy nocivos. En otras palabras, que la política importa y que no podemos prescindir de ella.

Atisbar cuáles pueden ser las consecuencias de esta crisis -por ejemplo, en las instituciones, en la situación económica o en la convivencia-, permite reconocer hasta qué punto necesitamos la política. Ni los mejores mecanismos institucionales son eternos si no hay una sana política que los sostenga y los ajuste de acuerdo con las circunstancias de cada momento histórico. Puede costar aceptar ese margen de discrecionalidad, pero lo cierto es que está directamente relacionado con la realidad cambiante de las cosas humanas. No es posible aplicar esquemas únicos e invariables y pretender una sociedad floreciente: la inmovilidad puede ser tan suicida como las rupturas revolucionarias. Necesitamos de la política, del factor humano capaz de dibujar un horizonte, ponderar los distintos bienes en juego según las circunstancias de lugar y de tiempo, y llevar a cabo las reformas necesarias, pensando en el bien de todos y de cada uno. La situación actual es como un espejo invertido, que revela la centralidad de lo político al mostrar hasta qué punto su deterioro tiene consecuencias importantes.

La reconstrucción democrática de Chile -que probablemente tomará años- requerirá una nueva generación de políticos que crean en la política y que estén preparados para ejercerla. Aquí no caben los atajos: el camino es largo, pero imposible de eludir.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO
Cerrar mensaje

En El Líbero. creemos que construir una sociedad libre es posible. Por esta razón, creamos contenidos que te permiten obtener una vision mas amplia del panorama actual, para que tú mismo puedas crear tus opiniones.

Gracias al aporte de los miembros de la Red Líbero nos es posible cumplir con esta labor, que cada día nos permite llevar contenidos periodísticos de calidad a más personas. Queremos invitarte a que seas parte de la red de personas que apoyan el periodismo libre y que quieren informarse a través de un medio en el cual puedan confiar, te invitamos a que formes parte de la Red Líbero

HAZTE MIEMBRO