Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 21 de julio, 2019

Francesca Zaffiri: Seguridad, cuando la magia no basta

Cientista político, investigadora Fundación P!ensa Francesca Zaffiri

Lo importante es no confundir delincuencia con incivilidades a la hora de plantear soluciones para garantizar la seguridad. Porque si por un lado el enfoque real en Las Condes está en disminuir las incivilidades –como menores comprando alcohol o rayando muros–, en la comuna de Valparaíso está en disminuir los homicidios y los asaltos con intimidación.

Francesca Zaffiri Cientista político, investigadora Fundación P!ensa
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

«¡Tendré orden!» fue el gran lema de Dolores Umbridge para mantener la seguridad en la Escuela de Magia y Hechicería en el ficticio mundo de Harry Potter, llegando a medidas tales como la formación de la brigada inquisitorial. Esto es, jóvenes patrullando y sancionando a sus pares en nombre de la seguridad ciudadana. Y aunque esto sólo pasó en el libro de J. K. Rowling, nos expone los límites a los que llega la autoridad con el objetivo de remediar la sensación de inseguridad de las personas.

La seguridad ciudadana es –y seguirá siendo- una responsabilidad del Estado, por lo que es usual que la prioridad principal de los gobiernos sea combatir la delincuencia. El plan de gobierno del Presidente Sebastián Piñera no escapa de esta tendencia. Perfeccionamiento de policías, ley antiportonazos y la reforma a la ley antiterrorista son solo algunas iniciativas legislativas que buscan garantizar el derecho colectivo a tener una vida libre de violencias.

No obstante, el combate a la delincuencia no se circunscribe al poder Legislativo y tampoco a las acciones que lleve a cabo un gobierno. Al ser un problema multidimensional, hay más actores que están a cargo de esta labor y que, en el último tiempo, están cobrando cada vez más protagonismo. Uno de ellos son las municipalidades.

Tomemos por ejemplo algunas comunas de la región Metropolitana, como Peñalolén, Providencia y Las Condes, que implementaron botones de pánico, drones, y una patrulla juvenil. Si bien son herramientas que buscan bajar los niveles de delincuencia en sus comunas, en la práctica lo que realmente hacen es atacar los focos de incivilidades urbanas. Porque a pesar de que uno es penable y el otro no, delincuencia e incivilidades tienen un límite difuso.

Esto permite que distintas autoridades traten de poner orden en sus comunas a través de medidas que, a fin de cuentas, responden más a lo mediático que al problema público. No por nada la excéntrica profesora Umbridge buscó simpatizar –fallidamente- con su comunidad estudiantil a través de la seguridad. Distintas encuestas, como las que se realizamos en Fundación P!ensa, evidencian que la delincuencia es una de las principales preocupaciones de las personas, por lo que ¿por qué no emplear los esfuerzos para visibilizar y mitigar los focos de delincuencia?

Porque surge una oportunidad que no es en materia de gestión, sino electoral. Pues ya no solo los ciudadanos perciben que las soluciones más prontas y rápidas provienen de la figura electa más cercana, sino que otros pretendientes al cargo ven en la seguridad una promesa más bien infalible para ganar la candidatura. Más aún si es que el 2020 tendremos elecciones municipales y de gobernadores regionales.

Y es que enfocar una campaña electoral en materia de seguridad es una opción atractiva. Así lo hemos visto recientemente, por ejemplo, con la academia de seguridad que impartirá Fundación Chile 21 a sus futuros candidatos.

Lo importante es no confundir delincuencia con incivilidades a la hora de plantear soluciones que una municipalidad puede otorgar para garantizar la seguridad. Porque si por un lado el enfoque real en Las Condes está en disminuir las incivilidades –como menores comprando alcohol o rayando muros–, en la comuna de Valparaíso está en disminuir los homicidios y los asaltos con intimidación.

Es debido a esto que uno de los desafíos electorales está en que los candidatos conozcan la realidad de sus territorios. Que no solo observen la magia que ofrecen gobernantes de otras comunas, sino que también den cuenta de que los desafíos en materia de seguridad van de la mano con los límites que tiene una municipalidad para subsanar el nivel de inseguridad de sus ciudadanos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más