Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 22 septiembre, 2020

Francesca Zaffiri: El territorio y el número de parlamentarios

Cientista político, investigadora Fundación P!ensa Francesca Zaffiri

Queda por ver si es que el sistema proporcional mantiene las lógicas distorsionadas del diseño electoral y perpetúa la representación desigual de los territorios en el poder legislativo, pues este es el meollo de la cuestión cuando se propone modificar el número de parlamentarios.

Francesca Zaffiri Cientista político, investigadora Fundación P!ensa
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En el último tiempo de la administración del presidente Sebastián Piñera, hemos sido testigos de una tríada de iniciativas de ley que buscan corregir la crisis política del país. Hasta la fecha, tanto la disminución de la dieta parlamentaria como el límite de la reelección ya se han materializado, por lo que faltaría legislar sobre lo que fue su promesa de campaña y así completar el trío de reformas: la reducción del número de Diputados y Senadores.

Esta propuesta es ciertamente controversial, porque toca un concepto clave para que una democracia funcione bien. Me refiero a la representación. Pues si bien es plausible que existan posiciones a favor —argumentando en provecho de mejorar la calidad del proceso legislativo— y en contra de la medida —sosteniendo que socava a la representación—, los argumentos suelen ser insuficientes para entender lo complejo de la discusión. Simplificar el debate significa invisibilizar los reales problemas que puede traer un sistema electoral y su modificación.

En esta línea, un elemento que suele quedar ausente es el territorial. El sistema actual permite que los Senadores representen a las regiones completas y que los Diputados sean electos en 28 divisiones territoriales a lo largo del país. En teoría, estos distritos son dibujados tomando en cuenta el número de personas que viven en esos lugares, por lo que el resultado debiese ser que cada zona tenga la suficiente cantidad de parlamentarios para representar a la población que vive ahí, cumpliendo el principio de “una persona, un voto”.

El problema es que esto pocas veces se cumple. Los sistemas electorales suelen tener un cierto grado de sesgo y las reformas no siempre logran solucionarlo. Uno de los peligros a la calidad de la representación va de la mano con lo que en la politología conocemos como malapportionment que, en simple, significa que no se cumple el principio de “una persona, un voto”. Porque ocurre que algunos distritos terminan obteniendo más parlamentarios de los que debieran, y otros quedan subrepresentados, haciendo que un territorio tenga más peso que otro en el Poder Legislativo, generando una representación desigual de los territorios.

Esta desigualdad se torna aún mayor cuando el diseño de los distritos es manipulado, juntando territorios y formando zonas en las que, una elección tras otra, salen electos ya sean los mismos partidos políticos o los mismos candidatos. En muchas ocasiones, hablamos de un uso intencionado del sistema electoral para poder perpetuar cierto nivel de poder político. Cuando estas distorsiones están presentes en un sistema electoral, el principio de representación se ve fuertemente socavado, en cuanto el poder político, que proviene del voto ciudadano, termina mal distribuido en los territorios. ¿El resultado? Algunos distritos—y con ello, territorios—más importantes que otros.

Estos fueron algunos de los motivos por los que se buscó cambiar el sistema binominal por el proporcional con el que actualmente elegimos a los parlamentarios. Con la reforma se modificaron los territorios electorales, uniendo zonas para que 155 Diputados representen a 28 distritos y 50 Senadores a las regiones completas. Con este nuevo diseño, los territorios que antiguamente escogían a dos representantes para la Cámara de Diputados, ahora pueden elegir entre 3 a 8 Diputados.

En la práctica, esto significa que, en el actual sistema proporcional que usamos, los distritos son heterogéneos. Porque por un lado tenemos zonas como las regiones de Arica y Parinacota o la de Tarapacá, que tienen a tres diputados en el Congreso y, por otro, tenemos al distrito 7 de la región de Valparaíso, que elige a ocho parlamentarios para la Cámara de Diputados. Ahora, si tomamos en cuenta que esta última tiene dos distritos, la región en su conjunto tiene a catorce representantes en la cámara baja. Esto es ciertamente un beneficio para la representación de la región de Valparaíso en el poder legislativo, porque tiene muchos más parlamentarios que otras zonas. No obstante, este mismo ejemplo plantea dudas de si el diseño electoral actual–la división territorial junto a la cantidad de parlamentarios que tienen- dejó a las zonas extremas en desventaja ante las zonas centro del país.

En simple, queda por ver si es que el sistema proporcional mantiene las lógicas distorsionadas del diseño electoral y perpetúa la representación desigual de los territorios en el poder legislativo, pues este es el meollo de la cuestión cuando se propone modificar el número de parlamentarios. Ciertamente el sistema proporcional requiere modificaciones, sea para aumentar las barreras de entrada y mejorar la gestión parlamentaria, para impedir la propagación de la fragmentación del sistema de partidos, o para optimizar la representación territorial. Al final del día, cabe preguntarnos si es que estamos en condiciones para que el Congreso tenga una discusión de este calibre, en beneficio de generar una corrección integral a la representación democrática.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete