Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 17 de octubre, 2015

Fin a los desnudos en Play Boy: La crisis de la industria editorial

El cambio de plataforma, desde el papel a lo digital, implica un cambio de paradigma que muchos medios de comunicación no han podido dar.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Play Boy acaba de anunciar que no volverá a publicar fotos de mujeres desnudas para intentar subir las ventas, debido a que la circulación de la revista ha bajado casi en un 80% durante los últimos años.

La medida refleja, en gran medida, la verdadera crisis por la que está atravesando la industria editorial a nivel mundial. Scott Flanders, ejecutivo de Play Boy, reconoció que Internet había derrotado a la publicación de Hugh Hefner. La pornografía está a un click de distancia y, más encima, gratis.

El fin de los desnudos no es más que un manotazo de ahogado, porque lo que cambió es el ecosistema de medios de comunicación, lo cual también ha modificado la forma en que los medios deben relacionarse con su público.

Si uno de los ganchos fundamentales de la revista era la publicación de fotografías de estrellas del cine o la música, la masificación de las redes sociales ha sepultado dicho recurso. En la actualidad, son las mismas artistas las que suben a las redes sociales las imágenes de corte erótico sin necesitar de un intermediario.

También hay que considerar que para la generación de los millennials, o nativos digitales, la lectura en papel se ha convertido en algo prácticamente obsoleto. Si antiguamente los estudiantes universitarios inundaban las bibliotecas al momento de hacer un trabajo de investigación, ahora se dirigen en masa a Google.

El cambio de plataforma, desde el papel a lo digital, implica un cambio de paradigma que muchos medios de comunicación no han podido dar. Las revistas tradicionales se financian a través de la venta de ejemplares y de espacios publicitarios. Además, están acostumbrados a que el contacto con su audiencia sea escaso y esporádico. A eso hay que sumar la necesidad de controlar lo más posible los derechos de autor de los contenidos.

En las publicaciones digitales sucede todo lo contrario. El éxito o el fracaso está determinado por la capacidad para conformar una comunidad, no una audiencia. Eso implica que el medio debe conversar, discutir y responder a las necesidades de sus fans.

A ello debemos sumar que los contenidos deben ser diseñados para que sean compartidos con facilidad a través de las redes sociales. Eso no sólo aumenta el compromiso de los fans, sino que aumenta de manera exponencial la “circulación” de los contenidos de un medio de comunicación.

Los esquemas publicitarios también sufren alteraciones debido a la forma en que se mide la audiencia. En los medios tradicionales el “rating” se mide por ejemplares medidos o televisores prendidos. Mientras que en los medios digitales, la tasa de conversión o el engagement (compromiso) es más importante que el número de visitantes únicos.

La cantidad de comentarios y veces que un artículo ha sido compartido en las redes sociales es más importante que el número total de personas que ingresan a un sitio. De hecho, hay muchos medios digitales que son exitosos que tienen un mayor índice de lectoría desde redes sociales que de forma directa desde el sitio web.

Un grupo de seguidores pequeño, pero activo y comprometido, es más atractivo para un medio digital que una gran audiencia pasiva. Más que sacar o poner desnudos, lo que necesita Play Boy es una reingeniería en la forma en que debe relacionarse con sus lectores y tratarlos como fans, y no como audiencia.

 

Oscar Jaramillo C., Docente Escuela de Periodismo Universidad Mayor.

 

 

FOTO: AGENCIAUNO.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: