Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 29 de enero, 2020

Felipe Álvarez: Destituir a un Presidente

Abogado, MPP, Coordinador Legislativo de Clapes UC Felipe Álvarez G.

Entre los mecanismos que más resuenan para exigir la salida del Mandatario, está el referéndum revocatorio, la declaración de inhabilidad por parte del Senado, una nueva acusación constitucional o su renuncia al cargo.

Felipe Álvarez G. Abogado, MPP, Coordinador Legislativo de Clapes UC
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La encuesta CEP trajo un conjunto de malas noticias para el gobierno del Presidente Piñera. Una de ellas fue su bajo nivel de aprobación ciudadana, que alcanzaría sólo un 6%. Algo mejor le fue con la encuesta CADEM, donde registra un 12% de apoyo. Como era esperable, desde el mundo político y social surgieron voces exigiendo su renuncia o proponiendo mecanismos para su destitución. Entre dichos mecanismos, los que más resuenan son el referéndum revocatorio, la declaración de inhabilidad por parte del Senado, una nueva acusación constitucional o su renuncia al cargo. Por ello, parece interesante analizar la viabilidad de cada uno de ellos.

Partamos por la primera. En sencillo, un referéndum revocatorio es un procedimiento mediante el cual los ciudadanos pueden expresar su voluntad (mediante el voto, recolección de firmas o mecanismos análogos) en el sentido de gatillar la cesación en el cargo de un funcionario electo democráticamente antes del término de su mandato. Esta no es una institución contemplada por nuestra legislación, por lo que, no es una opción útil para destituir al presidente Piñera, hoy. Entonces, para que el presidente fuera destituido por este medio, nuestra constitución tendría que ser reformada con el objetivo de incluir el mecanismo. Para ello parece ineludible reformar su capítulo I (Bases de la Institucionalidad), para lo cual se requiere la conformidad de al menos 2/3 de los diputados y senadores en ejercicio, entre otras reformas necesarias. Vistos estos porcentajes, la reforma constitucional que tendría que impulsarse tiene pocas posibilidades de éxito, pues Chile Vamos y sus afines reúnen más de 1/3 de los diputados y senadores en ejercicio. A modo de “dato rosa”, un proyecto de reforma constitucional para incluir la figura de referendo revocatorio duerme en los laureles de la Cámara desde el año 2009.

Por su parte, la posibilidad de que el Senado declarare inhábil al presidente es simplemente un sinsentido. El artículo 53 de la Constitución, en su numeral 7, efectivamente le otorga a los Senadores dicha facultad, pero exclusivamente cuando un impedimento físico o mental inhabilite al presidente para el ejercicio de sus funciones. Por mucho que a algunos no les guste el presidente, resulta inverosímil afirmar que actualmente esté impedido de desempeñar sus funciones por impedimentos físicos o mentales.

La posibilidad que nuevamente se acuse constitucionalmente al presidente parece más factible. Nuestra Constitución le otorga a la acusación constitucional un carácter esencialmente jurídico, al establecer causales específicas que deben probarse para que esta sea exitosa, pero nadie puede negar que la institución recientemente se ha transformado, en los hechos, en una herramienta esencialmente política para destituir funcionarios de gobierno -lo que es más propio de un régimen parlamentario que de uno presidencial, como el nuestro-.

Dicho lo anterior, de configurarse nuevas acciones u omisiones del presidente que hicieran razonablemente verosímil el fundamento de una acusación, el presidente no sólo podría ser acusado por nuevas causales, sino que también por la que ya fue acusado, respecto de hechos distintos. Entonces, para lograr destituirlo bastaría el voto favorable de la mayoría de los diputados en ejercicio y que uno o más díscolos de Chile Vamos o sus afines hiciera lo suyo en el Senado, lo que ya ocurrió respecto del exministro Chadwick.

Por último, en lo referente a una potencial renuncia de Piñera, el Presidente ha sido claro en señalar que su intención es terminar su mandato. Aun cuando cambiara de opinión, el Senado tendría que admitirla, previo análisis de si los motivos de ésta resultan fundados o no, volviendo a ponerse en el juego el peso de quórums vistas las mayorías relativas ya descritas.

Una potencial destitución del presidente Piñera -o su renuncia- parece improbable, dados los escollos políticos y regulatorios que deben sortearse para lograr activar los mecanismos que lo permitirían. Pero, ante un escenario político como el actual, en que los cambios acontecen día a día, no debemos descartarlo del todo, sobre todo mediante una acusación constitucional. Así, por ejemplo, no deberíamos extrañarnos si quienes evitaron que la acusación constitucional en contra de Piñera siguiera adelante cambien de opinión ante una futura acusación. Sí parece razonable afirmar que los sectores más extremos de la izquierda parlamentaria no le acusarán constitucionalmente nuevamente si no deslumbran los apoyos necesarios, temiendo un nuevo fracaso. Lamentablemente, una aprobación de la acusación constitucional al Intendente Guevara por parte del Senado puede ser el trompetazo que les indique que es hora de liberar a su jinete del apocalipsis.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete