Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 24 de septiembre, 2017

¿Farkas al rescate del deporte chileno?

Situaciones como lo que está pasando con la beca Proddar no parecen coherentes con la importancia que debiese tener el deporte para Chile. Ya son varias las penosas y escandalosas noticias en torno a la actividad deportiva nacional.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

“Es mi sueldo, si me lo quitan me retiraré”, decía uno de los 12 deportistas chilenos que esta semana se podrían ver afectados por la descontinuación del Programa de Becas para Deportistas de Alto Rendimiento (Proddar). Esto, por no haber cumplido los objetivos y resultados trazados para ellos en el último año.

El aporte entregado por el Instituto Nacional del Deporte asciende a $6.478.752 anuales para cada deportista, lo que significa $540 mil pesos mensuales. Mi primera reflexión es, ¿puede un atleta de alto rendimiento vivir con este “sueldo”? ¿Es posible tener chilenos talentosos deportivamente dispuestos a dedicarse 100% a vivir su vocación, y seguir su pasión, con este nivel de ingresos mensuales? Una lesión o un mal resultado y se acabó el apoyo. Una difícil y desafiante decisión para nuestros deportistas.

La pregunta es acerca de prioridades. ¿Cuán importante es el deporte para nuestro país? Si uno juzgara por el nivel de unidad y de poleras rojas que han unido grandes momentos deportivos —como el número uno del mundo de Marcelo Ríos, las medallas olímpicas de Massú y González, las dos Copas América de nuestra gran selección de fútbol—, podríamos asumir que debería ser muy importante.

Por lo mismo, situaciones como lo que está pasando con Proddar no parecen coherentes con la importancia que debiese tener el deporte para Chile. Ya son varias las penosas y escandalosas noticias en torno al deporte nacional. El apoyo salvavidas de Leonardo Farkas al gimnasta Tomás González, para que pudiera participar de los Juegos Olímpicos; la vergüenza de no tener canchas idóneas para la Copa Davis; el hacinamiento y filtraciones del hotel del Centro de Alto Rendimiento (CAR), entre varias otras. Hoy, a pasos de quedarnos afuera del Mundial de fútbol Rusia 2018, se evalúa cuál es la próxima generación que tomará la posta de esta gran selección dorada, pero la verdad es que no se ve un recambio muy claro o alentador.

Estos episodios y contexto actual, urge que Chile tenga una mirada de más largo plazo con el deporte. Éste debe ser parte de nuestra cultura y mística como país. Acciones en torno a la integración de las actividades deportivas que se llevan a cabo en escuelas y colegios, en las municipalidades y distintos barrios del país, con lo que ocurre luego en la educación superior y a nivel profesional, son fundamentales. No puede ser que las escuelas y barrios sean semilleros del deporte sólo para que la educación superior termine siendo el cementerio de los deportistas.

Siento que así como tuvimos un reciente debate presidencial de innovación y tecnología, deberíamos tener uno sobre el deporte en nuestro país, donde escuchemos las propuestas de los candidatos. Programas como Elige Vivir Sano, Futbol Mas, el Centro de Alto Rendimiento, y tantas otras iniciativas que están buscando hacer del deporte un estilo de vida, deberían trabajar juntas por hacer de la práctica deportiva una prioridad para nuestro país.

La misma evaluación que puede dejar a estos 12 atletas sin su beca la debería tener la gestión y funciones del Ministerio del Deporte en su totalidad. La gigantesca inversión que se hizo en los estadios para el Mundial de Fútbol femenino, por ejemplo, ¿en qué está hoy? ¿Cómo se ha buscado obtener un retorno en las ciudades donde fueron construidos? ¿Hay también recortes de sueldo a los funcionarios que no obtienen los resultados esperados en sus metas del último año?

La actual situación del Proddar deber ser una nueva oportunidad para dar un salto en la calidad de cómo estamos preparando nuestros deportistas, cómo estamos invirtiendo los pocos recursos que hay y cómo se están fijando los incentivos y metas para hacer de Chile un país más deportista y con logros de nivel internacional. No vaya a ser que nuevamente tengamos que ponernos a gritar “¡Farkas ayuda, por favor!” para poder salvar la participación de nuestros talentos deportivos en alguna competencia de nivel mundial.

 

Felipe Magofke, consultor de Innovación y Emprendimiento

@fmagofke

 

 

FOTO: FRANCISCO FLORES SEGUEL/AGENCIAUNO

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: