Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 10 de octubre, 2015

Facebook cambia botón me gusta por emoticones: Cómo esto afecta a la educación

El nativo digital requiere de una educación distinta, que facilite la participación y que se haga cargo del hecho de que su lenguaje básico es iconográfico y no la palabra.
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Facebook acaba de confirmar que cambiará el botón “me gusta” por emoticones que permiten expresar reacciones frente a los mensajes. Por anecdótico que pueda parecer, esta medida responde a un diseño teórico que se hace cargo de los cambios que han experimentado las audiencias a nivel cognitivo debido a la preponderancia de la tecnología.

Los trabajos de autores como Mark Prensky y Henry Jenkins, en los que han descrito los cambios experimentados por los nativos digitales, han servido de base para el diseño de series de televisión como Game of Thrones, Breaking Bad o Lost.

Una de las características fundamentales de los nativos digitales es que su lenguaje básico es de carácter iconográfico. Las consecuencias de esto son bastante profundas debido a las implicancias que tienen en la forma en que los jóvenes se comunican y cómo adquieren conocimiento.

Una de las principales modificaciones que podemos observar es la forma en como los adolescentes escriben. Basta con que observemos brevemente un chat por Whatsapp para darnos cuenta de que reemplazan frases completas por íconos. Incluso cuando redactan textos largos escriben de manera gráfica. Eso lo podemos corroborar en el hecho de que las mayúsculas las utilizan para darle importancia a una palabra o para gritar.

La alta difusión y la masividad que han adquirido los memes demuestran el rol central que tiene la imagen en el desarrollo cognitivo de los nativos digitales. No sólo es una imagen, sino que es la articulación semiótica de cómo generan significado al momento de comunicarse con otras personas. Es la forma como expresan y comparten sus opiniones con el mundo. Hace un par de meses, un alumno de pregrado me dijo algo muy cierto: “Antes las personas se contaban los chistes, ahora se los muestran desde el teléfono celular”.

El hecho de que el ícono y no la palabra sea el lenguaje básico de los nativos digitales, nos obliga a repensar el concepto mismo de alfabetización. Los bajos niveles de comprensión lectora que han dejado de manifiesto pruebas como el SIMCE o PRISA tienen su raíz en este fenómeno.

Los niños y adolescentes piensan con imágenes y no con palabras, tal como lo hacemos todas las generaciones que nacimos antes de la revolución tecnológica. Esto tiene profundas consecuencias para el mundo educativo porque modifica la forma en cómo se adquiere conocimiento.

Un sistema educativo basado en el pizarrón y la lectura que hace el profesor de los contenidos básicos dictaminados por el Ministerio de Educación, deja de ser efectivo porque no es concordante con la forma en cómo los nativos digitales piensan.

Si tomamos en cuenta lo que planteó Mc Luhan hace casi 50 años, podremos observar que todo el modelo educativo está pensado para un individuo que ya no existe. Este autor canadiense divide los medios de comunicación en fríos y calientes; en donde un medio caliente es aquel que entrega tanta información que no permite que la persona llene espacios o piense por sí mismo. Por lo tanto, un medio caliente no permite la participación. En cambio, los medios fríos, al dar poca información, desarrollan altos índices de participación porque las personas tienen libertad para interpretar a su manera los mensajes.

Claramente, la televisión es un medio caliente, mientras que las redes sociales son frías. La consecuencia fundamental de este hecho es que los niños y adolescentes se sienten extraños en un sistema educativo frontal, que propicia que sean meros receptores de conocimiento y que más encima, deban guardar silencio y no moverse, durante la mayor parte del día.

El nativo digital requiere de una educación distinta, que facilite la participación y que se haga cargo del hecho de que su lenguaje básico es iconográfico y no la palabra. Todo eso es lo que está detrás del cambio del botón me gusta por emoticones que empezará a implementar Facebook.

 

Oscar Jaramillo C., Académico Escuela de Periodismo Universidad Mayor.

 

 

FOTO: PRODUCCION SANDRO BAEZA/AGENCIAUNO.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: